jueves, 24 de diciembre de 2009

Un regalo navideño

Regresé de Cusco con una resolución pequeña, pero significativa: tratarme mejor a mí mismo. Como prueba de ese viraje -y dejando de lado toda humildad y recato- copio estas palabras aparecidas en el Diario de IQT sobre este blog. ¿Describen exactamente lo que se hace aquí? No lo sé, pero si fuese así, no me molesta. No conozco al dueño del blog, así que no es necesario ningún disclosure.

Bloodyhell.- Luis Aguirre tiene algo de loco y de poser, pero hace nuestros momentos bastante divertidos. En ciertas ocasiones, cuando obvia el lado díscolo y corrosivo que lo enmarca como una suerte de francotirador-para-la-galería, sus reflexiones son como taladros que oradan lo políticamente correcto o el tedio. No quiere caer bien, pero en su desesperada búsqueda del cariño blogger, tiene epifánicos episodios de luz. Recomendable como diario de viajes de una mente de eternos – y etéreos – resplandores.

Por eso y muchas cosas más, no seas blogstar esta Navidad.

No hay comentarios: