viernes, 22 de febrero de 2008

¿Quién le teme a Puerto el Hueco?



Hace mucho tiempo atrás, mientras compartíamos un chifa, un buen amigo me emplazó muy seriamente: "Deja de fastidiarme en Puerto el Hueco". Me quedé sorprendido y me tomó casi una hora convencerlo no solo de que no administraba el blog, sino que jamás había enviado un solo comentario y que apenas si le había dado un vistazo un par de veces, aunque ese par de veces hubiese durado largos minutos. Pero la paranoia de esos días hacía difícil cualquier explicación. Antes había tomado Puerto el Hueco como una payasada no muy importante, pero ver a esta persona realmente afectada por el cargamontón verbal del blog me hizo pensar otra cosa.

El debate sobre PEH es el mismo de la libertad de expresión versus la censura. Si PEH comentara descarnadamente solo sobre libros tendría una muy interesante razón de ser, pero en el blog las opiniones no se concentran únicamente en el trabajo público de los escritores, sino en chismes personales, invasiones a la vida privada o en llanas mentiras o calumnias. Al menos mentira era ese comentario que me sindicaba como administrador del blog y que, al parecer, mi amigo se tomó al pie de la letra. PEH parece que no tuviera regla alguna salvo permitir que se publique todo, lo que lo hace, a sus propios ojos, un baluarte de la libre expresión. Pero eso es wishful thinking: nadie sabe a ciencia cierta cómo se administra el blog ni cuántos son los que comentan. Un chiste común que aparece de cuando en cuando en conversaciones entre amigos es decir que PEH en realidad es una sola persona que, enfebrecidamente, escribe comentarios como un esquizofrénico, vengándose anónimamente de sus enemigos, o de los que cree sus enemigos, o incluso hasta de sus amigos. Bien pensado, es completamente posible.

La versión gringa de PEH se llama JuicyCampus. Según una nota de AP, JuicyCampus es un site libre sostenido por publicidad que sirve de conducto para que los usuarios -estudiantes universitarios- posteen chismes. El sitio les asegura el anonimato absoluto y se encuentra actualmente conectado a 50 campuses. Algunos temas: "Top ten freshman sluts" o "The Jews ruin this school". También se discute quién está con quién sentimentalmente, quién es popular o quién está con sobrepeso. Pero una diferencia esencial entre Juicy Campus y PEH es que el fundador sí da la cara: se llama Matt Ivester. Además, en el site se pueden encontrar comentarios en contra de su funcionamiento. Leo justamente el siguiente, que me recuerda el argumento que algunos bloggers locales usaban para criticar a PEH:

Free speech is absolutely necessary for a successful democracy. However, anonymity simply promotes irresponsibility. A brief review of the current postings on this web site confirms this. Overwhelmingly childish, petty postings - very, very junior high school. To the creators/moderators of this site: Promote responsible free speech. Lose the anonymity.

La distinción que se hace entre la opinión anónima y la opinión firmada para distinguir entre prácticas públicas genuinamente democráticas de las que no lo son es interesante. En ese sentido, si PEH ha sido llamado blog-basura por el hecho mismo de ser anónimo (y ser insultante), sería absurdo que se llame de la misma manera a blogs cuyos dueños sí usan su nombre y apellido para colocar una opinión.

Aún así, no es poco frecuente ver cómo algunos bloggers con DNI son víctimas del basureo promovido por sus pares enemigos. ¿Por qué? No es tan complicado sacar la línea: más allá del debate -o guerra, como también se le llama (1)- específico en cada caso, basurear a blogs que no lo merecen parece ser una forma sutil del golpe bajo disfrazado de lucha justa. (2)

La dinámica es mucho más emotiva que racional: lo cierto es que basurear a alguien que opina distinto o que se ocupa de temas supuestamente estúpidos no es una manera muy democrática de disentir si es que se busca ser democrático, por más que el basureo esté amparado por la democracia (3). Porque si el basureo existe como réplica a un acto ilegal hecho con nombre y apellido -injuriar o calumniar-, entonces lo que procede es una denuncia judicial y un ahorro de palabras. Hasta el momento en la blogósfera no he conocido de ninguna denuncia que se haya formalizado, aunque las amenazas hayan calentado mucho el ambiente. (4)

Mientras el debate sobre JuicyCampus sigue en pie, la mejor solución que se ha encontrado -antes que la censura- es buscar que los alumnos no ingresen a la página. No alimentar la inquina, el odio y el ataque cobarde parecería ser suficiente razón. Pero personalmente creo, y siendo consciente de la gran tentación por el morbo del ser humano, que una mejor razón para no visitarlo es la siguiente: JuicyCampus no ofrece entregar la verdad. Porque de lo contrario sería periodismo amarillo universitario. Y lo mismo va para PEH: antes que secretos, datos o chismes confirmados, lo que hay es una gran campo minado de fantasía, imaginación y pésimos copy-pastes. ¿Quién le teme a Puerto el Hueco? Quizás solo la propia paranoia de las víctimas. Lo que en el fondo tiene una pizca de vanidad.

Otro antídoto: Mind Games - John Lennon




(1) Y quizás una guerra biológica: el blog coletivo de corte académico Gran Combo Club -que jamás suscribió el témino- curiosamente tuvo en algún momento una sección denominada "En cuarentena" donde se listaban los blogs con los que posiblemente se pudiera establecer un diálogo en el futuro, es decir, una vez -deduzco- descontaminados.

(2) Si es difícil observar el fenómeno en la blogósfera, es muy fácil verlo y decirlo en la TV en contra de Magaly o en la prensa política escrita en contra de La Razón, porque basurearlos es casi un pensamiento automático de preservación de la higiene mental.

(3) El basureo sistemático sí me parece que linda con la campaña de desprestigio. Es algo que solía hacer Carlos Alvarez en su etapa fujimorista. Lo que me hace pensar que la ironía y el humor también tendrían límites, digamos, los que impondría un adagio como: "no me río de ti, busco reírme contigo".

(4) Con todo, lo anterior se hace humo si es que la firma se torna realmente insuficiente para opinar, lo que ya nos llevaría a otro terreno, a saber, el terreno de quienes están c
alificados o no a dar una opinión. Es imposible calificar a un anónimo. Pero sí es muy posible calificar e indexar a alguien con nombre y apellido.

31 comentarios:

Daniel Salas dijo...

Hola, Luis:

Coincido con muchas cosas excepto con la idea de "basureo". Sería interesante que expliques a qué casos te refieres. Por ejemplo, muchos bloggers han interpretado como "basureo" o "maltrato" lo que es en realidad un ánimo de polémica.

Ocurre que hay bloggers que se consideran irresponsables. Es decir, no se les puede cuestionar nada, no se les puede decir nada. No son capaces de entrar en polémica ni de responder con argumentos.

Yo no me opongo a que escriban lo que quieran. Me parece mal, en cambio, que se consideren agentes de cambio, de revolución mediática, aquellos que no saben sino repetir unos cuantos lugares comunes y unas cuantas actitudes conservadoras.

Desafortunadamente, eso no se puede discutir porque los aludidos se niegan a responder.

schatz67 dijo...

A mi no me molesta que escriban lo que quieran siempre y cuando firmen con nombre y apellido sus "sesudas" aportaciones.Créeme que sucederían dos cosas de inmediato si las cosas fuesen así: la autocensura por temor a juicios o querellas disminuiría la propagación de basura o simplemente la gente dejaría de visitar un espacio cuya autoría ya esta confirmada pues ya no hay más morbo que alimentar.

Saludos

Jorge

Silvio Rendon dijo...

Luis,

Tu post hace una concesión a la lógica de culpar a las víctimas. Éstas serían vanidosas, les faltaría correa pues se los acusa desde páginas de baja calidad, pésimos corta-y-pega, etc. No todos los casos son como pones el de tu buen amigo que te confrontó. La gente tiene sensibilidades muy variadas. Sé de gente que ha sido muy afectada por acusaciones anónimas. Está en su derecho. Es válido que se indigne. La impotencia en combatir estos ataques no les quita que puedan ser devastadores. Mi respuesta a tu pregunta es que sí, hay gente que sí les teme.

Ellos no sólo difaman e insultan, para lo cual, efectivamente, hay leyes que deberían funcionar. Hacen también algo que no comentas y también es ilegal: roban contenido. Por esta razón nunca darán la cara. Se autoinculparían. Ya vimos lo que ocurrió hace poco, el "no dije lo que dije".

Sin embargo, no hay crimen perfecto y al final todo se sabe con el tiempo. Ellos mismos han dado pistas. Dos palabras: Católica y literatura. No estamos hablando de mucha gente. Es un ambiente muy pequeño. El mismo profesor Gonzalo Portocarrero los considera como "crítica literaria" en un enlace en su página web. Están allí. Y claro, eso crea suspicacia, sospecha, errores. Son los mismos autores de los ataques y robos anónimos los que han creado este clima de desconfianza. Gracias a ellos muchos inocentes son sospechosos. Estas cosas son así. Es la culpa de aquellos que en vez de dedicarse a estudiar se dedicaron a esto, y por eso llevan el título PeH, en vez de PhD. De seguro que tuvieron caminos mejores, pero algún tipo de miedo al éxito los hizo estancarse en lo que están.

En realidad parecen personajes sacados de una película de los hermanos Cohen, de esos que se creen muy vivos, pero en realidad son muy tontos y acaban por autodestruirse por su propia codicia.

Roberto dijo...

Estimado Hell Master:

Comparto esa idea final del ego de las víctimas.

Responsabilidad o no, demasiado ego, demasiado fácil convertirse en una suerte de mono con megáfono en la sociedad red. La replicabilidad del mensaje llega a niveles no vistos previamente. No es la replicabilidad de la sociedad de masas. Es algo nuevo.

Ahora, para entrar a discutir con Salas, es cuando ese "pedido de responsabilidad" se mezcla con una moralina, a mi juicio, inaceptable.

También, claro sería interesante que Salas diga quiénes deberían sentirse aludidos. Que yo sepa para armar debates serios uno debe decir: tú, nombre y apellido. Digo, para que haya conversa.

En todo caso, Salas, te dejo la pregunta (para saber si debo responder), ¿me debo sentir aludido? Si la respuesta es afirmativa, ¿En qué parte me he considerado yo un agente de cambio o revolución mediática?

Ojo: Otro tema es confundir anonimato con seudonimato. Han habido casos recientes muy entretenidos de bloggers seudónimos (cuando no en la historia periodística y política).

Daniel Salas dijo...

Se ha producido largas discusiones sobre el impacto de los blogs y su diferencia respecto del periodismo. Hay incluso un tedioso video al respecto, en donde se dicen un par de perogrulladas.

Uno de los debates se refirió a la tontería publicada por Time sobre "La persona del año". Hubo un intento de utilizar esa nominación para afirmar que "algo estaba pasando" algo importante, pocierto. Si quieren nombres, recuerdo que en los blogs de Bustamante, de Sifuentes, de Godoy se comentó con ánimo celebratorio al respecto. Se trataba de una mega-corporación realizando una evidente y grosera maniobra publicitaria: en vez de criticarla, la celebraron contentos. Si eso no es auto-retratarse como agentes de una revolución mediática, díganme qué lo es. Que me disculpen el recurso siempre peligroso a "tiempos mejores" pero si leen el último post de Rocío Silva Santisteban sobre los ochentas, comprenderán que hace 20 años esto hubiera sido inimaginable para alguien formado en un campus universitario.

Bustamante vuelve a utilizar el concepto de "moralina" que suelen usar los que renuncian a cualquier responsabilidad. Haría bien en aclararlo, a fin de distinguir entonces qué es moral y qué es moralina. ¿Desde cuándo, en todo caso, el pedir responsabilidad por lo que se dice y lo que se hace es "moralina"? Observen que no estoy diciendo que hay que comportarse de tal o cual manera, ni me escandalizo porque se vean una o varias partes del cuerpo humano (vivo en un pueblo en donde todos los años un grupo de ciclistas desnudos realiza una carrera por las calles principales). Simplemente sostengo que hay que ser capaz de responder.

ocraM dijo...

he sido convocado.

SILVIO: entonces, según tú, ¿la relación de Portocarrero con PEH es de...?

DANIEL: una cosa es que me haya parecido bacán lo de Time (¡¡horror, parte de una megacorporación...!! como tu cuenta de Blogger, DUH) reconociendo lúdicamente al ciudadano común que contribuye creando contenido en la red (¿todavía te acuerdas de eso? memoria de elefante). otra cosa es que yo me crea agente de nada (no sé de donde lo sacas, yo soy tan blogger como tú y como dintilako y como 20 mil más). y otra cosa es que tu manchita me crea agente de algo (lo que me resisto a creer a pesar de las constantes alusiones a mis posts).

en fin. esas son tres cosas distintas. uno podría suponer que alguien con la paciencia para descifrar textos medievales tendría el discernimiento suficiente como para distinguir entre esas tres situaciones. pero, bueno, el Quijote también terminó confundiendo molinos con gigantes.

siempre es un placer conversar contigo. ba bai.

Roberto dijo...

¿En qué momento el alma de Jesús Cossío ocupó el alma de Daniel Salas?

La lógica de Salas es que como las corporaciones son malas, todo es manipulación.

Claro, Gustavo Faverón (te convocamos) dijo en su momento: "En verdad, sólo están dando el primer paso en un proceso que (recuérdenlo) va a conducir sin duda a un esfuerzo de Time Warner por comprar Google."

Todavía lo recordamos y la compra no se ha realizado y más bien Google compró Youtube.

Yo con el tiempo incluso he matizado todo esto del protagonismo blogger, y más bien me he preocupado por esto de lo que le he llamado "mono con megáfono". (Para que luego no digas que hemos rehuido el debate):

Cuando los bloggers adquieren protagonismo y una voz privilegiada. Sí, hay responsabilidad en lo que se dice.

Ahora, nunca estuvimos de acuerdo con la lógica que imperó en GCC sobre eso que llamaron "código de ética blogger". (Dicho sea de paso, la metáfora de la cuarentena habla mucho sobre esta suerte de idea de que "la blogósfera está enferma" y que hay gente más sana que otra).

Por ese lado viene la moralina. Hay una idea de que algo está mal, enfermo, sucio. Y que frente a ello hay algo bueno, sano, limpio. Implica un discurso construido desde un lugar privilegiado, vertical, de arriba hacia abajo.

¿Rehuyo el tema de la responsabilidad? No. Lo resumo en una sola frase:

Vigila tu ego, por favor. (No es personal, va a todos, incluyéndome).

Silvio Rendon dijo...

Sr. Sifuentes,

Si ha "sido convocado", no lo ha sido por mí. Si quiero aludirlo, lo hago con nombre propio y, si procede, pongo un enlace.

No he escrito sobre relación alguna. La pregunta que Vd. hace se la tendría que hacer directamente a él. Por mi parte, no creo que haya relación alguna. Es sólo que los considera como gente de literatura. Él sabrá por qué lo hace. Es un dato interesante, pues las pistas sobre los autores del blog en cuestión conducen a Literatura en la Universidad Católica.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Luis Aguirre:

En Puerto el Hueco se dicen no decenas sino centenares de mentiras sobre mí. De todo tipo: personales y públicas. Se me inventa una vida ajena, relaciones con mujeres a las que no conozco o apenas conozco, parentescos que no tengo; se dicen mentiras sobre mis amistades, se alude falsamente a mi trabajo intelectual, a mi trabajo profesional, etc. Según tú, no debería importarme mucho. Y si me importa es por mi "paranoia" o por mi exceso de "vanidad".

Bien.

Yo vivo y trabajo en Estados Unidos desde hace ocho años y soy profesor universitario de literatura latinoamericana, de modo que la mayor parte de la gente con la que trato son profesionales y estudiantes universitarios norteamericanos que hablan y leen español.

Muchos de ellos, además, son lectores de mi blog, que está enlazado desde la página de la universidad.

DECENAS de veces, esas personas se han encontrado con los textos de Puerto el Hueco y de otros blogs y me han preguntado por ellos. DECENAS de veces he tenido que explicarles qué cosa es Puerto El Hueco (y otros blogs similares), y he tenido que explicarles que las firmas que aparecen allí son falsas; que los textos que se me atribuyen son frecuentemente recortados o se les añaden palabras y frases enteras o son simplemente escritos por otra personas y falsamente atribuidos a mí; que a pesar de la cantidad de veces que aparece el aviso "gustavo faverón says", la verdad es que yo jamás he dejado un comentario allí; etc, etc.

Tú estás comentando la situación como si en efecto todo el universo supiera qué cosa es un blog peruano, y en particular un blog peruano basura, cuál es el ambiente de la blogósfera peruana, qué crédito merecen esos blogs, etc, etc. Y además estás asumiendo que lo único que interesa es quién EN LIMA --y más aun, quién en Lima y en el ambiente literario-- le puede dar crédito a lo que lea en PeH.

Pues deberías tener en cuenta que Lima no es todo el universo.

MUCHíSIMA gente que no sabe NADA sobre el origen de los blogs basura y su naturaleza puede leer esas cosas y empezar a cuestionarse la figura de las personas que son insultadas en esos blogs. ¿Y qué encontrarán cuando los lean? Bueno, supongo que esa parte no necesito explicártela: supongo que el "par de veces" en que le has dado un "vistazo" a PeH habrá sido suficiente para ilustrarte sobre el tema, así como ha sido suficiente para que te formes una opinión sobre la "vanidad" y la "paranoia" de quienes se sienten insultados por las cosas que allí se dicen.

Te hago una pregunta obvia:

¿Acaso es casualidad que las personas que con más frecuencia expresan su incomodidad ante los blogs basura seamos personas que vivimos en el extranjero?

Obviamente no es casual: esa gente puede ser seriamente afectada en su vida diaria por las estupideces que esos blogs basura publican día a día. En mi caso, algún blog basura ha llegado hasta el extremo de atribuir (por medio de un comentario anónimo, como siemrpe) hechos criminales a parientes míos. ¿Tengo que ser un paranoico vanidoso para indignarme?

La última vez que estuve en Lima, en la presentación de "Toda la sangre", tuve que explicarle a una tía mía, una señora muy anciana, que mi hermano no había sido jamás un criminal de guerra porque nunca había siquiera estado en ninguna unidad de la Marina que interviniera en la guerra y que no vivía exiliado en Canadá, sino que vivía y trabajaba allí por su voluntad como cualquier otro migrante. ¿Por qué tuve que explicarle tal cosa? Porque un sobrino de ella le había contado que había leído en internet que mi hermano era un acusado de delitos contra la humanidad. No tengo que decirte en qué tipo de blog lo leyó. Tampoco tengo que decirte que el texto era un comentaro anónimo. Según tú, si eso me indgina es porque soy vanidoso y paranoico. Te invito a que me expliques eso claramente y lo antes posible, porque no lo entiendo.

(Por cierto, si quieres comprender cómo es que los blogs basura pueden dañar a una persona mucho más allá del ámbito cerrado de la blogósfera, considera esto: unos cuantos meses después de que ese rumor falso sobre mi hermano apareciera en comments anónimos en blogs, el paladín del periodismo peruano, César Hildebrandt, escribió en una columna suya en la prensa que YO era un ex oficial de la Marina. Obviamente, Hildebrandt quería colgarse del rumor anterior y endilgármelo a mí, ya no a mi hermano: quería que se me indentificara a mí como el supuesto ex criminal de guerra. Ah, pero yo tengo que ser un "paranoico" y un "vanidoso" para indignarme con esas cosas).

Pero no quiero que este mensaje sea sólo una defensa de mi caso (porque en el Perú, por lo visto, quien recibe insultos tiene que defenderse de las acusaciones adicionales de vanidad y paranoia si es que reacciona), sino que quiero dejar clara, una vez más, que mi posición es general: cada uno de los mensajes mentirosos que se ha dejado en esos blogs anónimamente sobre cualquier persona representa un delito; el anonimato no es lo que los convierte en delito; el anonimato simplemente los hace delitos impunes.

Restarle importancia a eso y subrayar el ego, la "vanidad" y la "paranoia" de quienes son víctimas de esos delitos es, por decirlo con inmerecida suavidad, una reflexión increíblemente torcida.

Luis Aguirre dijo...

hola a todos, recien leo los comments

respondo rápido algunas cosas.

daniel: defino "basurear" al acto de denominar blog-basura al blog de Fulano o de Mengano. nada más. creo que hay un consenso -me uno a él- en definir a PEH como blog-basura (mix de mentiras, calumnias y medias verdades anónimas), y esa es la medida que estoy usando. de acuerdo contigo en esto: polemizar no es maltratar, aunque no todos los polemizantes tengan el mismo grado de susceptibilidad o aguante.

silvio: si alguien se está tomando la molestia de perseguir a los autores de PEH para denunciarlos judicialmente pues perfecto. pero mi postura es más escéptica: dudo que se logre dar con ellos en esta vida (y con pruebas). más bien trato de verlo del otro lado: estas mentiras solo tendrían un efecto devastador si es que alguien las cree. cómo podría alguien -con dos dedos de frente- creerle a PEH o citarlo como fuente fidedigna de información? de ahi venia mi pregunta. de otro lado, que gonzalo portocarrero linkee PEH como crítica literaria rebasa mi comprensión. en lo que sí no estoy de acuerdo contigo es en esta idea de que ser PhD te vuelva inmune a los traspiés éticos o a la envidia desmedida por el éxito ajeno. detrás de PEH puede estar realmente cualquiera.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Luis:

Los diarios chicha tampoco eran las instituciones más prestigiosas del mundo y destruyeron por completo la imagen pública de cientos de personas cuya honras maltrataron.

El mecanismo del chisme y la táctica de la repetición de la injuria funcionan y siempre han funcionado; no es necesario que los lectores tengan menos de "dos dedos de frente", como dices.

Y una forma de validar a ese blog y las infamias que se publican en él es, precisamente, que un profesor universitario lo enlace como "crítica literaria" o que otros blogs, no anónimos, lo mencionen como uno de los "mejores blogs literarios" del año pasado. ¿Te parece o no?

Jose Alejandro Godoy dijo...

Una atingencia y dos comentarios sobre el tema de fondo.

La atingencia: En ningun momento he escrito algo sobre el ya mencionado numero de Time de Person of the Year 2006. Ahi está el archivo de mi blog para mayores detalles.

Comentario 1:
vuelvo a repetir algo que siempre he dicho en relación con este tipo de debates. Yo no haría mayor caso de una página que se dedíca únicamente a hacer infundios sobre mi. Esa es mi política. Si otras personas optan por demandarlos, denunciarlos públicamente u otro tipo de acciones, están en su perfecto derecho de hacerlo. Y coincido con Luis Aguirre cuando menciona que lo peor sería darles a estas personas un grado de atención mayor de la que realmente merecen. Ese es justamente lo que desean conseguir.

Comentario 2:
A que vamos con moral y moralina? Pues es simple: no creo que nadie deba convertirse en una suerte de "comisario" de lo que se haga en la blogósfera. La crítica me parece válida y sana y de hecho, varios de mis amigos bloggers me dan con palo y recibo sus comentarios de buen grado. Publico a quienes opinan diferente a mi y de hecho, varias de las personas que han intervenido en este debate lo han hecho en diversas ocasiones. Lo que no tolero es que me digan que debo hacer o no con mi blog. Esa decisión solo me compete a mi. Si Marco Sifuentes, Daniel Salas o Luis Aguirre ponen lo que desean en su blog es su problema y su responsabilidad. No deseo que ellos hagan lo mismo que yo ni yo hacer lo mismo que ellos. Son estilos distintos y esa diversidad es la que enriquece. ¿No se trata de eso la democracia?

Luis Aguirre dijo...

estimado gustavo:

quizás hayamos llegado a un punto inmovil de discusion.

no niego que lo de PEH sea un delito, claro que lo es, aunque sólo en algunos casos.

pero por más que consignemos ese delito es imposible dar el siguiente paso: denunciar a ese fantasma o buscar censurarlo. porque si PEH desaparece, aparecerá otro. y aún así Blogger decida eliminarlo, aparecerá un punto.com con el mismo contenido. y así hasta la eternidad. usar un solo baygon para matar a todas las cucarachas es imposible.

entonces que hacer? por un lado el que busca informarse debe entender que hay sitios confiables en internet y sitios que no lo son. suena a perogrullada, pero no lo es. y en esto lima y usa juegan las mismas reglas, sobre todo si eres estudiante universitario. porque el fenómeno PEH no es único del perú, sino, creo, universal. reemplaza escritores o intelectuales con una vida pública -tener un blog es tener una vida pública- y en su lugar coloca a estrellas de la farándula y estaremos frente a lo mismo. por mi lado, jamás me atrevería a preguntarte sobre un aspecto de tu vida personal que apareció en un sitio X firmado por nadie.

sobre la paranoia y la vanidad. paranoia es la que sintió mi amigo del post en discusión y la que subraya silvio rendon en su comentario: los inocentes empiezan a parecer culpables. la vanidad viene porque mi amigo no dejaba de consultar PEH para ver si hablaban o no de él. o porque estaba muy atento a lo que otros le decían que aparecía en PEH. la cadena de distorsiones aquí es interminable y lo sé porque yo también he tenido que dar explicaciones. pero estar al tanto de cada una de las cosas que se dicen de uno por todos lados -y no solo en la www- es condenarse a una vida de amargura insostenible.

la validación que hace portocarrero de PEH es incomprensible. pero habría que preguntársela a él. eso lo hace complice de un delito? no lo creo.

en todo caso, en tanto sí creo, como tú, que algunos aspectos de PEH sí constituyen delitos, hay otros que no. por ejemplo: opinar sobre otras opiniones. o interpretarlas "erróneamente", o ser burlón con ciertos libros o autores o bloggers. en este punto anónimos y no anónimos están en su pleno derecho de decir lo que les plazca.

Roberto dijo...

En todos los lugares se cuecen habas. La comunidad de arqueólogos tienen también su Puerto El Hueco:

arqueologosperuanos2

Igual, me acuerdo que de mi se decía cada cosa, que vivía en Asia, que mi casa con piscina, etc.

Bah.

Y claro, de acuerdo con Luis. Seguro si se cerraba iba a aparecer otro blog.

Parte de las contradicciones del sistema.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Saludos de nuevo.

¿Sabe alguno de los aquí presentes si el J. A. Godoy que firma ese comentario es el mismo que, hace apenas una semana, sacó una cuenta de correo electrónico con el nombre "Quipu" y se propuso a sí mismo como "notario" para brindar "transparencia" a un proyecto en el que trabajan desinteresadamente otros 25 bloggers?

Ahora escribe:

"No creo que nadie deba convertirse en una suerte de "comisario" de lo que se haga en la blogósfera".

Y también:

"Lo que no tolero es que me digan qu[é] debo hacer o no con mi blog".

Eso es lo que se llama una rápida evolución ideológica.

Silvio Rendon dijo...

Luis,

Lo de PeH en vez de PhD era una ironía: se han inventado un nuevo "grado académico" llamado PeH. Nada más. No es que un PhD sea inimputable.

Ya que el Sr. Bustamente lo recuerda, tocaré el tema de la cuarentena que tocaste primero tú. Había un grupo de autores de bitácoras que se quejaron mucho por haber sido "censurados" en el Gran Combo Club. Ellos sí borraban comentarios, vetaban gente y cosas por el estilo. Nadie les podía decir nada. Era su prerrogativa. Pero cuando les aplicamos una política parecida protestaron y comenzaron a lanzarnos acusaciones diversas. No aplicaron los principios que dicen defender. En cierto momento levantamos el veto y admitimos sus comentarios. Fue en el contexto de una broma sobre una supuesta e inverosímil división y pelea en el GCC. Algunos cayeron en la broma y tomaron partido, en forma muy instrumental, por cierto. Pero no fue más que una broma. Creo que para todo lo que dijeron y cómo se expresaron y se siguen expresando de nosotros, bien hubieran podido tomárselo no tan a la tremenda. Es curioso que tú, Luis, y el Sr. Bustamente sólo recuerden lo de "En Cuarentena", pues después ese rótulo quedó cambiado por "Abriendo puertas" y luego desapareció. Eso no lo recuerdan. Si "cuarentena" es sucio, vertical, etc., entonces "abriendo puertas" y eliminar cualquier rótulo, ya me dirán lo que es. Por mi parte lo doy como un intento fallido de recuperar una buena relación.

Como bien dices, en el GCC no hemos aceptado para nada el concepto de "guerra de blogs". Ésta sólo existió en algunas pocas cabezas. Si hablabas de vanidad, egocentrismo, pues he ahí un ejemplo. Tampoco hubo "paz". Un grupo decidió que hubo "guerra" y luego decidió que hubo "fin de la guerra", etc., etc. Como un mal chiste, este "fin de la guerra" consistió en la creación de un blog donde se mezclaban anónimos con no anónimos.

Y a todo esto, nadie en el GCC le quiso imponer al Sr. Bustamente ni a sus co-bloggers un código de ética. Eso ya lo aclaré en una respuesta al Sr. Sifuentes. Siguen repitiendo acusaciones infundadas. Tendrían que sustentar cómo fue que les quisimos imponer la censura. Es algo que no pueden hacer porque simplemente no ocurrió. Pero bueno, si les hace felices pensar que libraron una batalla por la libertad de expresión, contra la imposición, etc., están en todo su derecho de fantasear.

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Luis:

¿O sea que la idea es que sólo hay que denunciar la comisión de un delito cuando se sepa que, una vez denunciado, nadie más sobre la faz de la tierra va a ser capaz de cometer un delito similar?

Perfecto. Entonces hay que tirar al tacho todos los códigos legales de este planeta. ¿Total? Denunciar a un ladrón no evita los robos de otro; denunciar a un estafador no nos hace inmunes a la aparición del siguiente. ¿Y para qué combatir a un funcionario malversador si sabemos que siempre habrá otro más?

Te puedo apostar todo lo que quieras a que la mafia fujomontesinista no será la última que nos gobierne dictatorialmente. Entonces, mejor dejamos libre a Fujimori y dejamos de investigarlo y dejamos de intentar descubrir al criminal que hay detrás de cada crimen.

No pues. El hecho de que un mal sea endémico no significa que debamos dejarnos consumir por él pasivamente, sin reaccionar. Y si vamos a comenzar a atacar a quienes reaccionan, estamos realmente mal.

Por otro lado, te he puesto ejemplos claros de cómo el daño que causan los blogs basura puede sobrepasar las fronteras de la blogósfera. Lo de Hildebrandt tomando y manipulando conscientemente mentiras leídas en un blog-basura es un ejemplo sencillo y evidente. ¿Me vas a decir que la gente que lee a Hildebrandt tendría que ser idiota para creerle? Obviamente no. Porque por algún motivo incomprensible, aunque todo el mundo en el Perú sepa que Hildebrandt es capaz de decir cualquier barbaridad acerca de cualquier persona sin que le importe en lo más mínimo la veracidad de lo que dice, de todas maneras la gente siempre está dispuesta a creer cualquier infamia que salga firmada por ese sujeto, que es el ejemplo, el padre y el espejo de los blogs-basura.

No veo cómo es que ese punto de la discusión pueda haber llegado a un punto muerto, porque, simplemente, nadie me ha respondido nada al respecto. Y eso que en esta conversación hay quien difundió y publicitó las injurias, las calumnias y las difamaciones de Hildebrandt, y jamás escribió una línea para hacer notar que eran mentiras.

Digamos: en un blog basura se dice mentirosamente que Luis Aguirre es hermano de un oficial de la Marina, criminal de guerra. Un famoso periodista escribe en un diario que el oficial de Marina no es el hermano de Luis Aguirre, sino Luis Aguirre mismo. Una serie de blogs que saben positivamente que el dato es falso republican y enlazan el artículo una y otra vez y nunca hacen notar su falsedad. ¿Todavía puedes decir que no tiene sentido reaccionar contra todo eso?

Polietileno dijo...

A ver, el que fue más optimista con lo de Times creo que fui yo; creo que ahí se han confundido con Godoy.
Por otro lado, yo cuando hago un post, no me preocupo si voy a rebotar en 200 mil puertos-el-hueco, sino en que el post sea algo de lo que quiera hablar y que tengan un estandar y etc, etc. Igual cuando ingreso un comentario. Yo se lo que es que le creen mentiras y le inventen cosas por todos lados; también se lo que es crear desconcierto a mi alrededor para que no sepan en que ando, crear leyenda. Ahora, si una persona está pendiente de lo que se le dice, y más aún en lugares anónimos (tipo el baño de una universidad) creo que debería o ir a un psiquiatra, o aumentar la medicación, porque eso no es normal; es un signo de paranoía. Y la paranoía es peor cuando se pretende institucionalizarla mediante grandes cruzadas o vigilantes de la frontera entre lo moral y lo inmoral.

Jose Alejandro Godoy dijo...

Gustavo:

Si, soy yo. Siempre comento con mi nombre y apellido, pues no me oculto detrás de un seudónimo para decir las cosas que quiero decir.

A ver, veamos y aclaremos lo que tu llamas una contradicción. Yo me ofrecí de manera libre a colaborar con el proyecto que tu has formado pues consideraba que alguien de fuera del ámbito literario podía ayudar a que una propuesta interesante y colectiva pudiera tener una mejor percepción. Lamentablemente, sea por rumores o por actitudes que otras personas puedan haber interpretado bien o mal, existe aun la imagen de que existen argollas literarias o que no se publica a alguien porque no es del agrado personal de quien hace la propuesta. Por ello es que me ofrecí a colaborar. Y una vez que rechazaste la propuesta, no insistí en la misma, respetando tu posición sobre el tema.

Finalmente, coincido con Aguirre en lo que menciona en su último comentario, que es algo que tratamos de manera abierta hace varios meses: la imposibilidad de censurar contenidos en Internet. Eso solo es propio de dictaduras como China o Venezuela, que ambos rechazamos. Y tampoco se puede pedir a todos que piensen de la misma manera o que actuen con la misma responsabilidad que nosotros. Tus estándares, como los mios, son enteramente personales y aplicables a quien los propuso. Si otra persona los acepta, genial. Ello no implica caer en relativismos, pues creo que todas las personas que hemos intervenido en esta discusión sabemos perfectamente que está bien y que está mal.

Y, en mi caso, si no comparto esta vocación de buscar censurar a PEH no es porque sea partícipe o barrista de este tipo de páginas. Simplemente mi política es otra, ignorarlos.

Christian Manrique dijo...

Hola Luis, gracias por la "alusión" en tu blog.

He leido atentamente los comentarios y francamente me ha parecido un gran flashback a febrero del 2007. ¿No habíamos discutido esto antes?

Bueno, al parecer - mientras la discusión se mantenía de manera alturada hasta el famoso evento de Juan Pérez - no avanzamos mucho. Es bueno que haya polémica y dos puntos de vista distintos sobre un mismo hecho, ya que eso hace rica la discusión; sin embargo, hay un bando que llegó al desmerecimiento ... hasta ahora.

Recuerdo bien el concepto de "en cuarentena". ¿En cuarentena de qué? ¿Acaso los blogs que estaban ahí eran "infecciosos"? ¿Y más que uno de ellos no tenía NADA QUE VER con el tema?

Por otro lado, mucha gente no conoce el concepto de "blog". Lo leen y piensan que es una página web, por ende su contenido tiene veracidad porque "no muchos saben cómo hacerlo". Por ello pasa lo que le pasa a Faverón y de eso también adolecece Salas cuando dice que cuando se entra en polémica no se responde con argumentos. Que no respondamos - mejor hablo en primera -... Que no responda con argumentos que citen a Wittensberg, Hume o Schevchenko no significa que lo que yo diga está mal, ni tampoco bien. Es mi opinión y como tal debe respetarse.

Y Silvio también me alude con lo que "no dije lo que dije". Me da un poco de pena que con tantos lauros académicos se hayan olvidado de la riqueza del lenguaje y que éste se interpreta de varias maneras. Si bien cometí un horror, por lo menos soy hidalgo en aceptarlo. Claro, luego salió Favi diciendo que ese es el tipo de periodistas que salen de la PUCP, con cierta sonrisa cachacienta y musitando "ultrajojoy". Sin embargo, moral authority, casualmente no se acordó de su brother Juan Pérez. Digo, y así decía que ejercía el periodismo.

Además, Daniel ... con lo del tema de Time, creo que te faltó "leer" el artículo. Pero, sobre eso ya te respondió Ocram.

Un blog es un blog. Sin embargo, hay bloggers que aspiran a ser el canon bloguero. Y eso es una especie de dictadura en un medio - diferénciese medio de "vía" de "medio" de "medio" - simplemente es una perogrullada más. Y provocarán este tipo de discusiones. Otra vez.

Pero no me cierro al diálogo. Me entretengo participando en el, aunque me hayan llamado poco menos que neófito. El día en el que aprendan que el blog no es un "medio" tal como ustedes lo conocen, ese día podremos conversar.

Arcano de Manrique

Roberto dijo...

Rondón, pero si yo no lo tomo como que "nos quisieron imponer" (a mi, a quién sea) como algo personal. Es más trato de evitar las cosas que se dicen aquí como cuestiones personales.

Ahora, a lo que viene:

1. No me quejé de haber sido censurado en GCC. Pero si pregunté por qué ocurrió. Incluso dije, bueno, algo habré hecho y a otra cosa mariposa. Pero sí me preocupó que otras personas que no tenían nada que ver fueran censuradas.

2. ¿Yo censurar o borrar comentarios? Mi blog tenía una opción de comentarios abiertos hasta que, oh funesto día, hablé sobre Roncagliolo. Entró la mancha de PeH y luego la hecatombe, la debacle total. Tuve que activar una opción de moderación de comentarios. Nada fue igual desde entonces.

3. Quizá sería bueno que expliques lo de Cuarentena, que a nadie le queda claro. Luego, claro dices que las puertas se abrieron: ¿Las puertas del hospital? ¿Nos estaban dando de alta?

4. Si alguien se toma en serio esto de la blog war, es que se cree Fox Mulder. Creo que a estas alturas del partido, nadie tiene el monopolio del humor.

5. Nah, no lo tomo personal. Pero sí creo que se buscó imponer un código de conducta (se habló inclusive que la antítesis de este código era algo llamado "pensamiento sifuentes"). Si además hay todo este contexto de la cuarentena, de la limpieza, etc., es mi opinión que sí, que sí hubo un intento de imponer una suerte de "blogósfera moral" o "blogósfera limpia", donde no hay calatas, sensacionalismo y todos son serios y suave camay.

PS. Gustavo, nadie te responde porque se está hablando de otra cosa. Cuando uno entra a una conversación lo normal es que se entre educadamente y se articule a lo que el resto habla. Ahora bien, estoy de acuerdo contigo (lo estuve desde el inicio, aunque no lo recuerdes, yo estoy de tu lado), es horrible todo eso de los anónimos, qué feo es que hagan creer a la gente que eres hermano de un asesino, que estuviste en la marina, etc.

Pero también, en ánimo del diálogo, hay cosas inevitables. Te pasé el ejemplo del blog sobre arqueología. Seguro si lo borran (y hay esa opción en blogger de poner un flag, por contenido malo) aparecerá otro y otro y otro. ¿Vale la pena vivir amargado?

Ahora, lo que cuentas de que tus alumnos que saben leer español, que crean todo lo que encuentran en internet, habla mucho sobre su inteligencia. Tampoco tampoco.

Saluditos

Reaño dijo...

http://bastafaveron.blogspot.com

Gustavo Faverón Patriau dijo...

Estimado Luis,

Agradezco la oportunidad que me has dado de comentar en tu blog. Como podrás ver, cualquier diálogo sobre el tema se vuelve ridículamente improductivo cuando aparecen personajes más interesados en los apodos y las ironías que en los argumentos.

Y claro, para cada ironia y para cada apodo habría una respuesta: para cada "Pérez" que escribe desde Maine hay un "Hidalgo" que escribe desde la misma computadora de Bustamante.

Pero no me interesa continuar con esa tontería, porque, precisamente, el objetivo de esos apodos es que esto no sea una conversación sobre los temas que has plateado, sino una nueva guerrita infantil de esas sobre las cuales estos señores han llenado no sólo posts, sino hasta blogs enteros. "Guerra" es lo que ven aquellos que no saben percibir una polémica ni conducirse dentro de ella.

Roberto Bustamante acaba de llamar idiotas a decenas de estudiantes de Bowdoin College, del mismo modo en que Aldo Mariátegui se refirió a dicha universidad, en una columna suya, con un menosprecio increíble. En ambos casos la motivación del ataque es la misma: Bustamante y Mariátegui no saben nada sobre Bowdoin College, excepto una cosa: que yo trabajo allí. Sólo quieren insultarme a mí, pero, incapaces de decir algo coherente, agreden a mis colegas, a mis alumnos y a la institución en la que trabajo. No les importa el honor de nadie ni tienen consideración por nadie si pueden ensuciarme un poco. Es exactamente la misma táctica del que insulta a mi hermano o a mi esposa o a mis primos, como se ha hecho más de una vez en varios otros blogs. Que unos lo hagan con firma sólo me permite saber quién es el que, falto de recursos, en vez de objetarme algo a mí decide escupir alrededor mío.

¿Soy conserje de colegio o soy criminal de guerra? Soy lo que esta gente quiera que sea, porque ese es su nivel de diálogo.

Esa es la relación que existe entre los blogs que se desinteresan de la ética y la prensa amarilla; esa es la forma en que la basura de los blogs-basura se desborda a otros blogs y luego a otros escenarios.

La razón por la que ninguna de estas personas responde ninguna de mis interrogantes no es que "ese no sea el tema". Es que no tendrían por dónde empezar a justificar con cierta coherencia y cierta claridad los motivos por los cuales les parece justo que sus amigos, esos a los que jamás criticarán, propalen, enlacen y publiciten textos que están enteramente constituidos por infamias, injuras y difamaciones, y no tengan siquiera la decencia, por una vez, de alertar a sus lectores acerca de lo obvio: que las cosas que esos textos dicen son mentiras muy fáciles de comprobar. Sifuentes, sin ir más lejos, sabiendo que es mentira, ¿recuerdan cómo tituló su enlace a aquella "noticia" de Hildebrandt? Esto es lo que escribió: "Hildebrandt REVELA que el capo Tavito ha sido cadete de Marina". Estupendo, ¿no? Suena muy inocente. ¿No? Ingeniosísimo, graciocísimo. Difícil imaginarse todas las miasmas que se esconden detrás de ese tipo de inocente "noticia". ¿No?

Te agradezco nuevamente, Luis. Sigue adelante con tu blog, que seguiré leyendo.

Silvio Rendon dijo...

Sr. Manrique,

El "no dije lo que dije" no iba para Vd., sino para la gente que se autoinculpa de ser anónimo y después lo niega. No es su caso. Relea Vd. mi comentario con atención y comprobará que es así.

Y sobre la "cuarentena" era simplemente una expresión que aludía a una etapa de transición hacia otra posible, de mayor reciprocidad y diálogo. Repetir lo de "cuarentena" como arma arrojadiza es tan ocioso como si yo me pusiera a hacer un recuento y le pida explicaciones por las alusiones, varias muy destempladas, que hemos recibido y seguimos recibiendo de parte suya y de sus co-bloggers. No se sorprenda que su credibilidad con nosotros sea muy baja y que por lo tanto estuviéramos al tanto de su reacción. Esa fue su "cuarentena". ¿Mal? No lo creo. Fue un paso... que lamentablemente se quedó en unilateral. Observo que siguen con la lógica y los términos de hace un año. Su "guerra" continúa. Es su prerrogativa estancarse. Desde luego que el tema queda ahí para mí.

Y sobre el Sr. Bustamante, le iba a comentar algo, pero veo que se dirige a otra persona.

Daniel Salas dijo...

Tengo varias cosas que decir antes de terminar con mi aporte en esta discusión que, nuevamente, no puede estar dirigida a quienes me insultan o insultan a otros sino a quienes leen y, si bien no se animan a comentar, pueden distinguir en cuál de las partes están los argumentos y en cuál los golpes bajos, los apodos y la cachita adolescente.

En primer lugar, no se ha destacado lo suficiente el comentario de Schatz76. En efecto, si das la cara, el aspecto de tus opiniones cambia radicalmente. Yo estoy dando la cara, ofreciendo argumentos. Y la única respuesta la obtengo de Luis Aguirre. Muy bien. Discrepamos pero podemos conversar. Si más personas tomaran la misma actitud, habría un avance.

Hay blogs que se complacen en la basura, en el rumor, en las calumnias y en taras como el sexismo y el racismo. Son ellos los que se autobasurean, Luis, son ellos los que se colocan la etiqueta de cómicos patéticos con sensibilidad fujimorista.

Hay blogs que recurren a los conceptos más reaccionarios y que, a la vez, se precian de ser parte de un movimiento renovado de opinión. Nuevamente, son ellos los que se auto-basurean y ponen el nivel de la discusión en el escalón más abyecto, los que niegan el aporte de la democracia, la discusión racional y el respeto a las diferencias. Su conservadurismo es notorio, su complacencia con el sistema de ideas predominante es sin reservas.

Tengo que repetir, porque parece que no se termina de entender, que jamás hemos pedido censura. Simplemente hemos afirmado que hay que salvar la blogósfera de la mediocridad introduciendo nuevas y mejores alternativas de discusión. Si quieres entrar a un debate con quienes preferimos referirnos a las ideas, asúmelo con consecuencia, no involuciones regresando a las bromas de mala calidad, al cochineo propio del que se cree el bacán del barrio.

El fujimorismo nos ha hecho mucho daño. Ha degradado el debate público y sus consecuencias perversas se ven una vez más aquí. Es una sensibilidad hedonística, ególatra, que procesa perversamente la cultura postmoderna y la convierte en un "todo vale" o "el que se pica pierde", dejando de lado la esperanza de fortalecer la vida pública y la comunidad ciudadana.

En fin, no se puede prohibir a nadie que se comporte como un patán pero se puede salvar a quienes perciben que algo anda mal. Para ello, necesitamos construir alternativas. Es allí que el forjamiento de ideas y de conocimiento es crucial. Lo que propongo no es más ego, sino más canales de investigación y de crítica. Propongo también que el mundo académico salga un poquito de los muros de los campus y muestre lo que sabe y lo que puede hacer bien. Esto no se logra insultando a los estudiantes de aquí o de allá, sino explicando, observando y ofreciendo opciones que vayan más allá de los lugares comunes y las calatas. Les aseguro que más intelecutales se atreverían a participar en la blogósfera si vieran que el terreno es propicio para el diálogo y que sus ideas pueden producir efectos. La basura, la exhibición desenfadada de abuso de la ignorancia, desanima a muchos.

Para terminar, quiero hacer notar la discreción con la que Gustavo ha estado manejando los efectos de las calumnias a las que se ha referido. Conozco a Gustavo desde hace muchos años y, pese a que conversamos casi todos los días, desconocía las historias que aquí ha contado. Me acabo de enterar gracias a su comentario. Quiero hacer notar entonces el estoicismo con el que ha estado asumiendo las consecuencias de dar su opinión y de no conceder. Puedo dar fe que se su parte no hay ningún ánimo conspirativo ni de venganza y que lo que más lo anima a salir a expresar sus ideas es el interés por promover un ambiente intelectual más crítico y más disidente. Esto ha tenido un precio pero ya sabemos que esa es la consecuencia de ir a contracorriente. Es una pena que los que aquí lo atacan hayan perdido la oportunidad de mostrar su caballerosidad y condenar estas infamias. Si Roberto Bustamante es también víctima de hechos parecidos, tengo que decir que las repudio que, precisamente, el propósito final de las discusiones que promuevo es aportar a la lucidez y al bien. No estoy diciendo que yo sea perfectamente coherente ni, mucho menos, perfecto; espero al menos ser lo más crítico posible y que algunas de mis ideas y de mis trabajos contribuyan a aclarar el sentido de lo bueno y de lo esperable.

Luis Aguirre dijo...

de acuerdo, daniel, la discrepancia no significa el fin del diálogo, al contrario.

y si más puentes se pueden construir entre los intelectuales y el ciudadano no especializado, pues bienvenidos sean. yo soy muy optimista con la web, realmente ha hecho las distancias más cortas. las ideas ahora viajan a una velocidad asombrosa. a tus colegas y amigos intelectuales cabría decirles, entonces, que compartir las ideas fuera de los muros del campus sería muy valioso y hasta esencial. seguramente habrá discrepancias, pero no dudo que mucha gente estará dispuesta e interesada en escuchar. deberían animarse. el ambiente podrá ser difícil, pero ¿qué ambiente no lo es?

segun he leido creo que todos los comentaristas quieren o desean el bien y lo civilizado. pero para que haya al menos diálogo algunas formas tienen que respetarse. dejemos atras los apodos y las sonseras. la discusión tampoco tiene que irse por las ramas: es mejor concentrarse en las ideas que en la persona o en los enconos personales, reales o imaginados. por lo tanto, seré más prolijo para moderar este blog, porque a mí realmente me desanima que los que quieren debatir se retiren.

supongo que este no será el ultimo post sobre el tema. pero bueno, fin por el momento. gracias a todos por su tiempo.

Daniel Salas dijo...

Estimado Luis:

Me alegra y anima tu ánimo constructivo, el cual, déjame decirte, lo he venido percibiendo desde que comenzaste este blog.

Aclaro que no he dicho que voy a dejar de comentar en este espacio, sino que creo que la discusión de este post está agotada. Ojalá haya otra oportunidad más productiva.

También quiero disculparme con Godoy por mencionar su blog entre los que se refirieron con alegría al anuncio de Time. He comprobado que no es verdad lo que dije, en efecto, y me retracto.

Daniel Samanez dijo...

Estimado Luis,

Polemizar, genial. Pero cuando los miembros del Gran Combo Club comienza a quedarse atrás en la polémica, lo que hacen es censurar e insultar a quienes no piensan como ellos; borran comentarios, luego incluso de que han sido respondidos por miembros de su grupo; y mienten, acusando a la otra parte de insultar.

Entonces, ¿cuales son finalmente los blogs donde se miente, difama e insulta? Con la violencia que promueven y con la que ellos actúan, ¿que pueden esperar si no hacerse estrellas de publicaciones como puerto el hueco? ¿Piensan que pueden insultar, mentir y difamar y además jugar con la buena fe de sus lectores haciéndoles bromas pesadas sin que haya consecuencias? ¿No resulta entonces que Puerto el Hueco sea lo más natural de mundo?

Nadie se mete sistemáticamente con Tanaka, con Portocarrero, etc. No porque no toquen temas controversiales. Es porque son respetuosos y porque no recurren a insultos ni a basurear a otros blogers.

Es increíble el resentimiento que estas personas albergan, a partir además de situaciones que su conducta origina.

Silvio Rendon dijo...

Para aclarar.

1. Efectivamente, el Sr. Samanez no es bienvenido en el GCC. Oportunamente hemos explicado por qué.

2. Todos en el GCC damos la cara. Hasta ahora estoy esperando su denuncia judicial por difamación. El Sr. Samanez no tiene caso. Simplemente no hay difamación alguna pues no nos ocupamos de él, como él sí se ocupa de nosotros.

3. No sabía que el Sr. Samanez polemizaba sobre temas controversiales con el Sr. Portocarrero y el Sr. Tanaka. Creo que si fuera cierto duraría mucho menos en esos blogs de lo que ha durado en el GCC. Ojalá que lo intente y se le pase la obsesión con el GCC.

Daniel Samanez dijo...

Para aclarar a Rendon:
1. La explicación de Rendon es que me banea “por los repetidos insultos que había dedicado a varios contribuyentes”. A la única persona cuyos insultos respondí con insultos en GCC es a Faveron. Lo que Rendon dice es falso. Recordemos mi última intervención:

http://www.haloscan.com/comments/silviore/4299551019045817493/
En ella no insulto a nadie. Pero igual, por la ideas y no por insultos, primero se elimina un comentario mío, que fue primero aprobado por Rendon, luego respondido soezmente por Faveron, para ser luego eliminando por Rendon.

2. La difamación de Rendon es decir que he insultado repetidamente a miembros del GCC, eso es falso. Faveron por su lado se mando con un post difamador sobre un plagio mio. Esa acusación está totalmente fuera de lugar.

3. En este punto Rendon, mejor suponer que sin darse cuenta, cae en una de esas falacias argumentativas del tipo que le gusta tanto señalarle a otras personas. A ver si el mismo se da cuenta y procede a hacer la corrección respectiva.
Si vamos a hablar de obsesiones, creo que sería mejor hablar de la que el GCC tiene con una serie de blogs, llamémoslos alternativos. Cuantitativamente, lo que yo he escrito sobre GCC es una fracción muy pequeña de lo que el GCC ha escrito sobre estos blogs alternativos.

Luis Aguirre dijo...

hola daniel

(en primer lugar. ¿eres el mismo daniel samanez con el que alguna vez con un grupo de amigos cruzamos un desierto en paracas? si es así, otro gran saludo, a los años)

ahora al asunto: la verdad no sé los detalles de la pelea entre GCC y tú. pero sí leí el post en puente aereo sobre el plagio y creo que todo quedó explicado con tu comentario. si gustavo faveron presentó el caso de la mejor manera o no, bueno, eso ya queda a criterio de cada uno. cada quien es responsable de su blog. en todo caso, ahí están las dos versiones.

sobre el tema de los plagios, y siguendo tu comentario en puente aereo, estoy de acuerdo contigo en que el de cueto lo fue. no estoy de acuerdo en que alguien esté necesariamente obligado a comentarlo. mi principio es uno solo: somos libres y ejerzamos esa libertad. de la misma forma, si alguien no desea que una persona específica participe en su blog, también está en su derecho de negarle el paso. y eso no creo que invalide lo que postee.

todo lo que dices me hace pensar que mucha de la discusión sobre blogs se queda en los prolegómenos de la discusión en sí, es decir, en códigos de comportamiento, en cómo dirigirse a alguien educadamente, cómo no ser insultante, hiriente, etc. etc. no me parece un mal tema de debate, pero sí puede ser interminable. como dijo daniel salas en su primer comentario, polemizar no es maltratar. pero aún así hay personas que se sienten maltratadas. quién demarca la linea?

yo veo las cosas un poco más simples. en el hipotético caso de que un blogger maltrate comentaristas o los censure, corre el riesgo de perder en el futuro comentarios interesantes de ese comentarista o de otros. pero es un riesgo que corre por sí solo, porque al fin y al cabo cada blog es personal. es ya chamba de cada blogger ver de qué manera capitaliza su propio trabajo frente a los lectores.

por mi parte, aquí intentare ser buena onda en la medida de lo posible. y si hay alguna ironia de por medio, con seguridad será dirigida a las ideas y no a las personas. no me gustaría pedirle lo mismo a los demás, pero si piensan igual, estupendo. de todas formas, todos aquí sin distinción pueden comentar, incluido tú, por supuesto.

saludos