lunes, 19 de mayo de 2008

La muerte del álbum


El álbum-concepto ha muerto o da sus últimos coletazos. Y con él también la carátula y el arte que acompaña la música. Al menos, eso parece. Soy de los que, en la era del mp3, apenas si repara en las carátulas de los nuevos discos. Peor aún: me tomó un par de meses saber qué cara tenía el cantante de Arcade Fire, Win Butler, lo que me lleva a pensar que existe un nuevo fenómeno: la procrastinación en el Google, que es más maleada que en la vida real: no tienes ganas de mover ni siquiera el dedo índice. El vicio tiene como consecuencia un acto acaso más puro: escuchar notas sin otra cosa más que la imaginería que mana de tu propia biografía. Por ejemplo: yo imaginaba que el cantante de Elbow (grupo que acaba de lanzar The Seldom Seen Kid, que no está nada mal) no eran tan viejo.

Quizás el único camino que queda sea revisitar las antiguas portadas, esas que sí han quedado en la memoria en su tamaño original y no en esas reducciones ridículas del CD. Algunos lo han hecho, como muestra un post de la Revista69: portadas de Pink Floyd, Moby, Beatles o U2 sufren algunos retoques con photoshop y despliegan lo que la imaginación escondió por años. Demasiado floro: en realidad los retoques son un mate de risa. La operación original se llama "Extending Album Art" y apareció aquí.

A pesar de la admirable exquisitez de los coleccionistas de vinilo, el cover-art se difumina como un bonito recuerdo. O será un gusto secreto como la poesía.

6 comentarios:

EL ADVERSARIO dijo...

¿Que pasa cuando ves la forma sobre el fondo? Salen post señalando cosas como las que dices.

Luis Aguirre dijo...

Hola

Me ayudarías más si desarrollaras un poco la idea.

saludos

El Chato Heston dijo...

Que tal, local,

Un cague de risa las fotos, la de Oasis es maestra.

El album concepto ha muerto? Hummm, no creo. De hecho que la idea me ha rondado la cabeza, que la distribución digital de la música es revolucionaria, y que traerá cambios, de eso no tengo dudas...

En iTunes, los singles se venden x un dolar; bajar 'la veintiúnica' que vale la pena demora 3 minutos en soulseek. Sin embargo, creo que la gente que acostumbra hacer esto ya lo hacía desde la época del cassette; esto moldeó por los tardíos 80's, una industria que prediseñaba los cuatro/cinco singles con videos. Incluso, las hair bands estandarizaban 2 'power-ballads' por álbum.

Los medios de reproducción de la obra de arte tienen una influencia a menudo subestimada. Y acá es donde quizas no estemos de acuerdo: la reproducción digital te permite acceder a información antes poco accesible: Críticas, fotos, foros, videos. Y con ello, la metacrítica.

De ahí que, en última, se trate de re-pensar la comercialización del álbum. Radiohead lo hizo; Trent Reznor lo mejoró. El álbum como formato se convierte en el álbum como objeto de culto, a distintos niveles. En última, la fotografía no mató al lienzo, ni la fotocopia a la imprenta.

Dejo el comment abierto a la discusión, pero permíteme sugerir www.shareminer.com para bajar albums enteros, leaks, etc., y un update a tu media player, las portadas de los albums en un ripeo decente vienen en metadata. El id3v2 es informacion adjunta (tags) que ha generado comunidades de intercambio como ubernet, con reglas estrictas sobre la información del disco.

Saludos.

Luis Aguirre dijo...

Hola Chato Heston:

Bacán el comentario y los datos. Ahora, creo que yo me refería básicamente a la portada de un álbum y a la unidad de lo que ya casi metafóricamente denominamos "disco". No dudo de que haya gente muy preocupada -diría que son los especialistas- en obtener la información extra sobre un album, en "leer" una portada o en respetar el concepto de un trabajo musical, es decir, apreciarlo como una narrativa que tiene un principio (primer corte) y un final (ultimo corte). Pero la gran masa, tengo la impresión, está tendiendo a ignorarlos. De otra manera no se explica que en itunes, a petición de algunos artistas, no se permita comprar un solo track, sino la totalidad del disco. Sí, son unos cuantos valientes o románticos que quedan, pero son la excepción. El consumo se ha vuelto distinto. El shuffle nos gobierna. Y la jerarquía del “primer single” (en relación a un ranking) como insignia de un álbum también se está diluyendo, lo que me parece genial. Por ejemplo, en itunes se puede votar por cada track como una singularidad. Las usuales joyas perdidas ahora sí tienen más opción de ser desentarradas de la posición 6 o 7 u 8 o 9 a la que eran condenadas históricamente. Es más, no es en el mejor interés de la banda que haya uno o dos singles. Le interesa que todos sus cortes sean singles: una gira es mucho más provechosa de esa manera.

Como bien dices la fotografía no mató al lienzo. Pero sí transformó sus técnicas o sus temáticas. Igual con esto. Si aceptamos que las portadas de los álbumes están muriendo, podemos de la misma manera declarar el nacimiento de otros tipos de arte que acompañan la música (que sigue más viva que nunca). Por ejemplo, las webs. Esos intros en flash –a veces- son tanto o más interesantes que una portada. Es más, el juego interactivo lo vuelve mucho más fascinante. Aún no se estandariza –estamos en medio de una crisis gigante y nadie sabe dónde está parado- pero en comparación la portada de un álbum se queda como una modesta viñeta congelada en el tiempo. El futuro, en todo caso, es una incertidumbre.

Otras preguntas que quedan en el aire son: ¿realmente existió el álbum-concepto en el pop? ¿O es finalmente una entelequia forzada de los que querían ver en un arte popular un arte de verdad? Creo que lo que más ha habido es una unidad de estilo como norma. Pero no más. Más allá del rock progresivo, y salvo quizás el hip-hop, con esas transiciones usualmente habladas o actuadas entre canción y canción, con sus discos de más veinte tracks, nadie más se ha tomado muy en serio lo de la narrativa en la música, lo de transformar un conjunto de canciones en una especie de opereta. Claro que hay excepciones, pero son eso: excepciones. Y el mp3 los está exterminando. Al final quizás lo que quede en el futuro para los aventureros sea el “single-concepto” (¿Jesus of Suburbia de Green Day?). Algo que en el pop más o menos ya hizo Miles Davis con Bitches Brew (porque la música clásica hace rato que ya pasó por ahí).

Saludos

hipomanco dijo...

y si hacemos un top ten arbitrario de las mejores portadas del los ultimos 5 años? a que mola! yo si extraño los discos como discos, y me encantaria tener todos en vinilo, pero la verdad es que azureus gana. es mas rapido, mas barato y lamentablemente aca no llega nada. eso si, tengo un libro con los mejores artes del rock and roll. ya ni recuerdo de donde salio. pero te lo presto cuando quieras.

Bruno Ysla Heredia dijo...

¿Todavía no se ha mandado nadie con su "The mp3 album" con una única pieza que duraría más de 5 horas sin interrupciones (comprimida al menos a 192kbps)? También podría ser "The Ogg album" o "The FLAC album" (que duraría menos que los anteriores pero un poco más que los WAV albums normales). ¿Estamos hablando de música pop, no? Donde todos creen que están inventando la pólvora (con lo que quiero decir que ya sé que "El anillo de los nibelungos" de Wagner dura 8 horas y que se dice que LaMonte Young tocaba "cosas" con su gente que duraban más de 24)

Creí que lo único relacionado con el disco que le interesó alguna vez al populorum era la música disco.