lunes, 31 de agosto de 2009

5 blogs que leo

Y llegó el día esperado. Aquí no hay rifas, ni premios, ni votos, ni publicidad encaletada. No hay paterías, no hay amigos, no hay mentiras flagrantes pasadas como interés espontáneo. No hay blogstars. No hay seudoblogstars. Tampoco amigos de blogstars que, en particular simbiosis, parece que se dedicaran hoy en la blogósfera local a limpiarles las muelas a éstos tal cual la historia del pajarito y el rinoceronte. Nada de eso.

Mi mecánica es simple. Solo he ido a mi reader y he pasado revista a esos blogs a los que siempre les hago click. Nada más. Sin misterios ni cálculos. A ver qué se puede concluir de lo que me gusta leer. Empiezo:

El Blog de Roger Ebert (Roger Ebert's Journal): El conocido crítico de cine no habla solo de cine. Habla de todo. Su última entrada es sobre La Plaga de las Trivias y por qué estos juegos no son solo una pérdida de tiempo sino un rasgo distintivo de los amateurs. Simple y directo, lo que más me gusta de Ebert es que puede razonar muy inteligentemente sobre asuntos de la cultura pop sin discriminación alguna: las listas Top 100, el concurso de leyendas de caricaturas del New Yorker -la versión, quizás original, del Concurso Canalla de Caretas-, por qué el cine americano está entrando a una edad oscura y hasta cómo dejó de ser un alcohólico. A pesar de ser personal, el autor nunca deja de subrayar su condición de profesional. Y eso se nota: logra hacer interesante casi cualquier cosa. "El fatal defecto de las trivias es que confunde información con conocimiento", dice. Dedicado a los monses de Facebook.

Niemen Journalism Lab: ¿Cansado de ver a un blogstar sentado en una mesa de Patagonia disertando sobre el futuro de la prensa en la era de internet? Aunque la noticia no haya salido aún en el Twitter de Peru21, hay antídoto para semejante virus. Este blog es un estupendo ejemplo de sitio colaborativo con editor. Su objetivo es pensar y discutir con optimismo sobre cómo la prensa de calidad puede sobrevivir entre tanta cacofonía y malos horizontes de negocio en la red. No esperan tener todas las respuestas, pero, como dicen, "conocen a un montón de personas inteligentes que pueden colaborar con ellas". Una última idea en la que insisten mucho es en lo "hyperlocal", concepto que me ha encendido algunos focos preguntones y de lo cual quizás postee próximamente. Es un proyecto de la fundación Nieman de la Universidad de Harvard.

Save The Media: Una periodista interesada en que el periodismo sobreviva, pero también que se reinvente. La estuve siguiendo hasta que, de pronto, fue llamada a colaborar con el blog anterior. Pero la más grande diferencia es que Gina Chen, su autora, prefiere dedicarse a los asuntos más prácticos. Por ejemplo: ¿cómo puede un periodista darle el mejor uso a Twitter? ¿Qué tal si los periódicos online se vuelven medios sin publicidad, pero con suscripción? ¿Qué pueden aprender los diarios de hoy de crisis pasadas como la aparición de la imprenta? Tiene un estupendo post sobre "el giro artesanal a las noticias" que también me hizo pensar mucho sobre la dirección que podría tener este blog renegón, pesimista, oscuro, gris y antiblogstar. Lo mejor: la Chen es el tipo de periodista que en el Perú sería de ciencia ficción: toda vez que hace un link menciona, de ser necesario, si tiene alguna relación con el linkeado. La buena costumbre del "full disclosure". 

The Greater Good Blog: Después de empacharse con Richard Dawkins uno tiene la sensación de que el ser humano es este cúmulo de moléculas que come, tira y caga sin que nada ni nadie pueda detenerlo. Para tener una visión algo más feliz existe The Greater Good Magazine que, a su vez, tiene un blog. Lo que intenta resaltar la publicación son investigaciones y hallazgos científicos que nos delineen un versión altruista, compasiva e inspiradora del ser humano. ¿Es posible el amor que dure años de años? ¿Por qué abandonamos las dietas y los ejercicios y qué hacer para que no suceda? ¿Sabía usted, lector de Somos, que a más diversidad racial y cultural en las universidades menos prejuicios existen? No siempre me convencen, pero me gusta la idea de expertos conectándose con la comunidad y su vida cotidiana. ¿Qué otra cosa buscamos que no sea, finalmente, mejorar nuestra calidad de vida y la de los demás? 

La caza del corazón: Esta elección es mi única concesión a la categoría "blogs personales", si es que acaso podemos hacernos los ciegos frente a esa redundancia. Este blog es un estreno, luego de que el fenecido "Hija de puto" dejara de actualizar y se despidiera. Las razones por las cuales leo a Elisa Fuenzalida no las podría definir del todo. Solo sé que la onda posporno me dio muchísima curiosidad, me exasperó, casi la entiendo, volví a no entender nada, la acepté y al final me dejó la sensación de una utopía difícil -si no imposible- de coronar. El blog no es orgánico ni temático: en general está hecho de retazos, pero todos respetan esa ley escurridiza y ciertamente subjetiva de la "buena pluma". Para mí significa escribir teniendo algo qué decir y, si es para corregir el mundo, mejor. Me ganó su post a Michael Jackson: "Que nadie se moleste en enviar mensajitos diciendo que era un pederasta que no los pienso publicar. Se ha ido uno que realmente era demasiado ángel en una tierra de alimañas."

Y ahí están. No soy amigo ni de Robert Ebert, ni de nadie de Harvard, ni de la Chen, ni de nadie de Berkeley, ni de Elisa Fuenzalida (aunque sí coincidí con ella muy brevemente en Correo). Con este post recuperamos el desinterés y cierta vocación de servicio venida menos por tanto vendedor de pulseras magnéticas comandando blogs "informativos". Lamento la anglofilia, pero sin esa necesaria dieta lingüística me sería imposible después leer libros que necesito leer y que solo se pueden conseguir en ese idioma. Véase tal inclinación con sentido práctico, no diglósico.















1 comentario:

Elisa dijo...

Muchas gracias Luis. Mi datera la Wiener me dijo que mencionabas mi blog, pero la verdad he vuelto al domini de Hija de Puto..Una cuestión de fomodidad...Besos!