viernes, 19 de febrero de 2010

LC Burneo y el conflicto de interés

Ayer en mi FB -muy bobamente- elogié un pequeño clip de Luis Carlos Burneo en el que contaba un extraño caso de atención al cliente que le ocurrió con la empresa Telefónica, más precisamente con su servicio de internet. Al parecer, el que tuviese cierta fama en la red o en la TV lo volvía un cliente de privilegio. Lo pueden ver aquí abajo:



Elogié el video, antes que por su contenido, por su forma. Era la primera vez que veía a Burneo tan articulado, muy fluido para contar su anécdota. Hoy, Roberto Bustamante, rebota el caso, añadiendo un capítulo más. Telefónica supuestamente se comunicó con Burneo para reunirse con él para “una estrategia de ingreso a redes sociales”. Burneo y Bustamente manejan el caso como una "denuncia", aunque exactamente no sabría explicar por qué. ¿Una empresa que busca llevar a su redil a personajes conocidos o que han sabido granjearse cierta popularidad en la red? Me suena a negocio normal y justo. Quizás Burneo debería sentirse bien por tener la posibilidad de tener más trabajo y no sorprendido.

Pero lo que evitó decir fue que su página es auspiciada por Nextel Internet, aquella que se publicita con el "orientalista" personaje, turbante en la cabeza, llamado "El Gurú". Es decir, la competencia. Abajo coloco la imagen:



Fue un comentario en el post de Bustamante que llamó la atención sobre el auspicio, detalle que volvía la "denuncia" de Burneo, no diré poco creíble, pero sí poco ética. El conflicto de interés es obvio.

¿Internet entonces es más transparente? ¿Más honesto? ¿Más democrático? Con este caso se ve claramente que no. Internet no es el reino donde los humanos ya no juegan con las reglas del mundo normal o ven transformados sus ADNs. Es el reino de siempre, de gente con ganas de trabajar,de ganar dinero y recursearse. Y de vender gato por liebre si es necesario.

Por supuesto, si Burneo lo hizo a propósito o si su cabeza es similar a la de Homero Simpson al punto que no se da cuenta de nada, quedará como materia de estudio para sus amigos del Twitter. Es imposible saberlo. Por mi lado, la moraleja es la siguiente: si eres blogstar y una empresa quiere hacer negocios contigo, pues en buena hora. Te envidio por completo. Pero una vez que firmes no te pongas la camiseta de los empleadores o auspiciadores al punto de vender tu opinión, tu firma, o de echar barro a los rivales y a la competencia, ya sea por obligación o porque te nace de buena gente. No la hagas de líder de opinión cuando tu opinión en realidad es un comercial.

Y la verdad es que ya harta decir siempre lo mismo, pero los gurúes sin turbante nunca hablan de estas cosas. Ni siquiera por un mínimo de curiosidad. Cuando lo hagan los linkeo.

ACT 1: Esta historia tiene más aristas. Ver aqui y aqui.

ACT: 23 de febrero: Desapareció la publicidad de Nextel del blog de Burneo.

4 comentarios:

Roberto dijo...

Pero, Luis, ¿no te parece que al final lo que tú estás diciendo es falaz? Hay un mensaje concreto y simple, además, apoyado en evidencia concreta... ¿dónde está el engaño? Y, ojo, lo de Burneo le pasa a muchas personas más por una cuestión también concreta: el servicio al cliente de Telefónica es muy malo.

Invalidar el mensaje por el mensajero es ciertamente falaz.

Y es una denuncia porque Telefónica brinda un servicio público, regulado por ley, blablabla. (Denunciar, según la RAE, "Participar o declarar oficialmente el estado ilegal, irregular o inconveniente de algo").

Saludos

Luis Aguirre dijo...

Hola Roberto:

¿Cuál evidencia concreta? Es el testimonio de Burneo y nada mas.

No hay falacia alguna. No he dicho que el mensaje sea falso. Pero en realidad es imposible saberlo. ¿Por qué? Porque Burneo muy probablemente no podría hacer el mismo tipo de "denuncia" con Nextel.

Lo concreto es el problema ético, eso sí, que no es nuevo, porque ocurre en muchos lados de la blogósfera. El punto es ése. Si te ves metido en un fuego cruzado donde por razones comerciales o compromisos personales tu opinión podría no ser creíble o tiene un sesgo, es mejor que te abstengas. Todos tienen derecho al silencio.

Y en este caso no cabe que la "línea editorial" va por un lado y lo comercial va por otro. El lío fue un asunto netamente comercial (no comprar otro router), además de abrir comentarios al maleteo de Telefonica. Vamos, no me digas que no ves lo problemático del asunto.

saludos y gracias por el comentario (siempre que te menciono respondes, lo que me parece siempre bueno)

Juan Alberto dijo...

El conflicto de interés es evidente. Más allá de que todos coincidamos que el servicio de telefónica y speedy son malos, debemos ver el bosque y no sólo el árbol. Quizás todo hubiese estado bien si los ataques se hubiesen centrado en la empresa, y no en su asesor, al punto de prácticamente hacerle un linchamiento social mediático. ¿Para qué? la respuesta es simple: Negocios. Juan Carlos se viene haciendo de cuentas importantes en redes sociales, no me sorprendería que en breve lo vuelvan a atacar aprovechando algun error de Buzz, tomando en cuenta que el asesora a Google en Perú. Más allá de si Juan Carlos, Spencer o Marco me caigan bien o mal, si estoy en contra de la competencia desleal.

El Observador dijo...

La política de Telefónica es muy sencilla, sólo corrigen el "error" cuando los llamas y les fundamentas tu reclamo de una manera sencilla para que el teleoperador del call center entienda que te has dado cuenta del "error". Pero como no todos reclaman con fundamento, te mandan al desvio y muchos terminan convencidos que Telefónica tiene razón y pagan nomás o ni siquiera chequean su recibo cuidadosamente y pagan nomas o tienen "débito automático".
Yo no sé si el sr, Burneo se "alucine" un lider de opinión como para que Telefónica le de tanta importancia, ya que sus 2 minutos en 90 segundos son tan intrascendentes como los "polizontes" del canal 6.
Al menos la gente común y corriente como yo creia que el Sr. Burneo era un "pastrulito con pinta de pituco gringuito" y que algún tio buena gente que trabaja en el 2 le habia dado 2 minutos en el noticiero, para que se gane alguito y deje la vagancia, pero que equivocado estaba, resulta que era un ilustre intelectual 2.0.
Atentamente,
Jaime Serra