miércoles, 3 de febrero de 2010

Sangrecitas interneteras

Rock stars contra los piratas Hace una década Metallica lideró la lucha contra la piratería -su persecución a Napster generó varios titulares- gesto que los volvió impopulares. Iban en la dirección correcta, pero dejaron las supuestas majaderías para acomodarse a los tiempos y seguir cobrando por todo lo que se pueda: videojuegos y downloads de sus conciertos -incluido el de San Marcos- a precios moderados.

Rock stars contra los piratas II: Henry Spencer tuvo el buen olfato de jorobar a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis preguntándoles sobre Napster cuando vinieron a Lima. Frente a la pregunta el jinete Lars Ulrich reculó y solo respondió que quería dejar el episodio atrás como un "mal sueño".

Rock stars contra los piratas III Diez años después del lío Metallica vs. Napster quienes planean ponerse el chaleco antibalas en la lucha contra la piratería son los de U2. Bono ya pinceló algunas líneas en una columna de opinión en el NYT y el mánager de la banda -ver dos posts atrás- acaba de proponer una estrategia a seguir. Se esperan reacciones, insultos, tweets faltosos y alguna campaña en Facebook del tipo "ya no quiero que U2 venga a Lima".

Por la libertad, sí, pero ¿cuál de todas? Los usos y abusos de la palabra libertad suelen confundirme. La semana pasada Tony Blair recobró su estatura confiada de cuando fue primer ministro en las más de seis horas de preguntas sobre la legalidad de la participación británica en la guerra en Irak que se le hicieron en su país. Dejó un pasaje memorable por su indubitabilidad:

Esto no es sobre una mentira, o una conspiración, o una trampa o un engaño. Es una decisión. Y la decisión que tuve que tomar fue, dados los antecedentes de Saddam, dado su uso de armas químicas, dada la muerte de más de un millón de personas que provocó, dados sus diez años de incumplimiento de resoluciones de Naciones Unidas, ¿podíamos tomar el riesgo de que este hombre reanudara su programa armamentístico o es ese un riesgo que es reponsable asumir?

Años antes, Bush, al lado de Blair, justificó la guerra contra el terror diciendo:

Ellos son capaces de decirle a la gente 'no vengan a molestarnos porque los vamos a matar'. Y mi actitud es la de reafirmarnos. Y tenemos un gran arma de nuestro lado y es la libertad. Y ese concepto tiene la capacidad de derrotar ideologías de odio.

Por la libertad, sí, pero ¿cuál de todas? II De vuelta a nuestros días. El discurso que Hillary Clinton, Secretaria de Estado en EEUU, dio sobre la libertad en la red tiene tantas menciones al concepto "libre" como al concepto "terror". Terror musulmán, esto es. Unos cachitos:

Las mismas redes que ayudan a organizar movimientos por la libertad también permiten a Al Qaeda diseminar odio e incitar a la violencia contra los inocentes. Tecnologías con el potencial de abrir el acceso al gobierno y promover la transparencia también pueden ser secuestradas por los gobiernos para aplastar la disensión y negar los derechos humanos.

(...)

Por sí mismas, estas tecnologías no se ponen de parte de nadie en la lucha por la libertad y el progreso, pero Estados Unidos si lo hace. Estamos de parte de un Internet único en el que toda la humanidad tenga acceso al conocimiento y las ideas.

(...)

Ahora bien, todas las sociedades reconocen que la libertad de expresión tiene sus límites. No toleramos a aquellos que incitan a otros a la violencia, tal como los agentes de Al Qaeda, que en estos momentos están utilizando Internet para fomentar el asesinato en masa de personas inocentes en todo el mundo.

Por la libertad, sí, pero ¿cuál de todas? ¿Es la libertad en la red la misma libertad de la que hablaba Bush o de la que suele hablar EEUU políticamente? ¿Cómo se pasa del candidato 2.0 por excelencia, del presidente adorado por todo geek, nativo digital y libertario del mundo, al líder de la ofensiva contra el terror en la red? ¿Así como hay atentados en el mundo real, habrá ciberatentados en la red? ¿Así como hubo guerra preventiva en el mundo real, la habrá en la red? ¿De qué lado estaremos?

Por la libertad, sí, pero en dónde IV Especialista Maite Vizcarra comenta sobre el discurso de Hillary Clinton y su diplomacia del s.XXI en La Hora N. A ver si hallamos las luces que en este blog no están:

No hay comentarios: