martes, 26 de mayo de 2009

La vida cotidiana

La grasa de Hoffa de nuevo hace que las flexiones de mi rodilla izquierda sean dolorosas. ¿Más inyecciones? Trataré de que no exigirme tanto en ciertos ejercicios. El fin de semana salí a correr y aunque el frío era maligno terminé mi ruta sin problemas. Con el ipod en las orejas correr se hace sin duda más placentero. La música funciona como un energético del ánimo: te infunde más fuerzas, las zancadas se hacen más firmes y el cansancio no se hace tan evidente en el cuerpo. Las relaciones entre la música y el cuerpo no son pocas, aunque tal tema quizás merezca un post aparte. ¿Qué escuchaba? Kings of Leon, último álbum, muy distinto del Kings of Leon, primer álbum. Si U2 muere, Kings of Leon asumirá el trono. Tengo debilidad por este pop de "arrastre épico", como dirían los críticos anglosajones, una especie de mutación del power-pop (ese de "More than a feeling" de Boston) más un ego hipertrofiado. ¿Por qué me gusta esta música? Debe ser porque tengo internalizada muy fuertemente cierta narrativa heroica, quizás mamada de esa gran historia que es la de Jesucristo. Seré ateo, pero mi imaginario es muy cristiano. Kings of Leon tiene algo de eso con sus orígenes religiosos. Pero al final todo es más simple, música que pone de buen humor. Gran disco Only By The Night. Va completo en orden de tracks:


























No hay comentarios: