viernes, 1 de mayo de 2009

Sangrecitas sin mascarilla

Nunca compré mascarilla porque desde la semana pasada expertos afirman que no está comprobada su eficiencia. Aquí se venden, según he escuchado, hasta quince soles la unidad frente a la escasez. Qué tal negocio. Lo que sí busqué y no encontré ayer fue "gel antibacterial", muy útil para limpiarse las manos fuera de casa, sobre todo considerando con los baños públicos son un asco. Después del concierto de Oasis me dirigí a un local de Bembos para recuperar las energías y prácticamente usé mis codos para todo.

***

Gran concierto el de Oasis. El estadio estuvo repleto y el sonido perfecto. Los Gallagher no son el tipo de rock stars que se comunican o juegan con el público. Eficientes, distantes y, a veces, hasta de espaldas a la muchedumbre. Pero igual se les tiene cariño. Noel se cuidó de hablar con lentitud. Liam, a veces, intraducible. "You're fucking top", eso sí escuché.

***

¿Por qué mueren los mexicanos de la nueva gripe? En esta nota del NYT se afirma que lo importante para una recuperación es el tratamiento a tiempo. Pero al parecer, la idiosincracia del mexicano, como la de los latinos en general, lo conmina a ir a la clínica solo si se está mal o pésimo. Frente a un cuadro de fiebres altas automedicación con antibióticos y confianza en la homeopatía son lo primero. La ciencia es el último recurso.

***

En mi zona era esperable que la gente no supiera muy bien las canciones del último disco. Imagino que en Wonderwall otra debe haber sido la situación. "The Shock of the Lightning", gran canción, solo me tuvo a mí como animoso saltarín. Casi me zafa el cuello. Y tengo la impresión que la gente confundió "Slide Away" con "Don't look back in anger".

***

Pero la misma nota del NYT menciona que hay otros elementos a tomar en cuenta. La primera víctima mexicana en Oaxaca, uno de los estados más pobres de México, fue a una pequeña clínica -lo que imagino aquí sería una posta médica- tres días después y no dieron con el diagnóstico correcto. "Infección a la garganta", le dijeron y le prescribieron antibióticos. Siguió mal, pero aún así no fue al hospital. En su tercera consulta con otros médicos le dijeron neumonía. La derivaron recién ahí a un hospital.

***

Fue algo bueno olvidar por dos horas de concierto la tensión psicológica de la nueva gripe. Se nota que la gente está confundida, malinformada, desubicada, sin saber exactamente qué modificar o qué dejar inalterado en su estilo de vida. Las autoridades hasta el momento se han comportado al borde del papelón. Entre confirmaciones al "80%", respuestas algo difusas sobre qué tan preparados estamos y mal manejo de la informacion, el público tiene la impresión que las cosas no se están manejando con el liderazgo necesario. Aún con el peligro de sonar como ese virus intelectual del análisis político llamado J. A. Godoy, digo: ¡más coordinación, caracho! Pero anoche solo queríamos más rock sin mascarillas. Hasta el final tuve la esperanza de un "Some might say" o "Live forever", opus oportunísimo para alejar los malos espíritus.

***

En el hospital se actuó con relativa rapidez para tratar de salvar a la futura primera víctima. Las pruebas indicaron que se estaba tratando con un virus inusual. No respondió al tratamiento y murió al cabo de poco tiempo. Se temió incluso que tuviese SARS. Lo escurridizo de su caso ha dejado los médicos hasta ahora completamente intrigados. Porque ninguna de las personas que tuvo contacto con esta primera víctima se contagió de la nueva gripe. ¿Qué está sucediendo?

***

A diferencia de esta gripe sorpresiva, ir a un concierto masivo hoy es ir a un show que, en el 99% de los casos, no tiene sorpresas. Todo empieza muy puntualmente -llegué veinte minutos antes que empezara sin contratiempos-, se sabe el setlist por adelantado y hasta algunos discursos están bastante ensayados. Es un tipo de ritual con una liturgia en cuya repetición está el éxtasis. Tal momento llegó con "Champagne Supernova", casi finalizando el concierto. Pero este hit imprescindible, como "Wonderwall" o "Don't look back in anger", son, me atrevo decir, canciones atípicas oasianas. Lo normal es ese rockerismo adrenalínico mezcla de T.Rex con Sex Pistols notablemente distintivo. Liam es una de las más grandes voces de la historia del pop. Y es, a estas alturas del partido, todo un ícono. Gran concierto.

***

Hasta ahora la mejor recomendación es lavarse las manos y no ir a trabajar si estás con síntomas. Por ahí se lee que algunos bloggers incitan a la automedicación, receta incluida. Es el pánico que va reptando. Con el caso de la argentina que al final no tuvo la nueva gripe, se pudo leer algunos comentarios que prácticamente pedían que a la pobre mujer se la lanzara del avión en pleno vuelo. Es otra las cosas para las que el internet anónimo sirve: para las demostraciones libres de inhumanidad. Una pandemia no solo significa que el virus no respeta fronteras. Sino que, para efectos de tratamiento, cura y solidaridad, las fronteras también se disuelven. ¿Para qué se han cancelado los vuelos desde y hacia México? Ah, no, ahora parece que siguen llegando por la puerta trasera. Qué país.

1 comentario:

aversh dijo...

hum... ¿por qué cambiaste la configuración de tu bandeja de comentarios? nunca vi ese mensaje de "salir" antes, en fin, no es importante

pues de algo vamos a tener que morirnos, ¿no? y si nos preguntamos por qué se murieron los mexicanos mientras que en otros sitios se están tratando con posibilidades de recuperación, es igual que tratar de dar respuesta a las preguntas que nos hacen sobre los muertos que tuvimos durante la crisis del cólera de hace algunos años. simplemente la falta de recursos, la lejanía y la pobreza de algunos sectores, hace que la ayuda no llegue a tiempo o no llegue del todo

me alegra que estés sicoseado -como casi todos- pero que no llegues al extremo de no asistir a un concierto, por mucho que las probabilidades de contagio sean mayores en sitios así; asustados no ganamos, al contrario, la recesión nos va a pegar mucho más duro

y cómo es eso de usar los codos para todo? hum... me imagino que habrás salido del baño apestando a diablo, ¡vade retro!