miércoles, 9 de septiembre de 2009

Una entrevista a Jonny Greenwood de Radiohead


Me he tomado el trabajo de traducir una entrevista del periodista y crítico Sasha Frere-Jones (New Yorker) a Jonny Greenwood de Radiohead acerca de los mp3s y la calidad de sonido de la música. Es realmente interesante. La preocupación de Frere-Jones sobre qué cosa significa escuchar música hoy en día lo ha llevado a postear una serie de entradas que propiciarán en el melómano algunos pensamientos meta que, se espera, lo lleven a entender mejor su afición. A mí me parece un gran tema, aunque probablemente a la mayoría le produzca un gran bostezo. Este blog no ha sido ajeno a los temas musicales y hasta ha pensado en olvidar y eludir cualquier otro de urgente actualidad para solo encerrarse en ese mundo. Quizás lo haga.

Pude haber simplemente linkeado el post, pero me he dado cuenta de que la gente se muestra muy reacia a leer links, sobre todo si vienen en otro idioma. Una reciente experiencia con un grupo de estudio en el que varios de sus miembros mostraban mucha dificultad para leer textos en inglés también llamó mi atención. A pesar de que el inglés flota entre nosotros a diario en la vida cotidiana -desde el cable hasta los tics refraneros y seudoglamorosos del blogstar- al parecer no se practica, tal como si se desconociera que practicándolo se mejora.

Por otro lado, me encanta traducir. Sin ser un as ni en inglés ni en castellano me fascina esa dinámica de trasponer sentidos y significados. Así que escribir este post también ha tenido su cuota de placer. Los errores, si los hubiera, son míos. Para los más enterados, remitirse por favor al original.

SASHA FRERE-JONES: ¿Son los mp3 un medio satisfactorio para tu música?

JONNY GREENWOOD: A mí me suenan bien. Incluso ayudan agregándole punche a algunas grabaciones. Escuchamos mucho hip-hop de los noventa durante nuestro último álbum, todo en mp3, todo via AirTunes. Sonaban muy bien, a pesar de toda la tecnología metida en medio. Los mp3s pierden en comparación con un CD, digamos, de un cuarteto de cuerdas, pero hay que tomar en cuenta que su objetivo realmente no es ése.

SFJ: ¿Escuchan a sus fans hablar sobre fidelidad de audio?

JG: Nos llegaron algunas quejas acerca de que los MP3s de nuestro último disco no estaban codificados con un rate suficientemente alto [nota del traductor: 160kbps]. Algunos incluso sugirieron que debimos usar FLAC. Pero si sabes lo que es un FLAC, y no tienes una buena opinión del formato, es porque ya te ahogaste en el mundo de la alta fidelidad y probablemente has gastado demasiado dinero en los soportes de tus parlantes.

SFJ: ¿Crees que alguno de la generación MP3 -10 a 25 años de edad- busca una experiencia de más alta calidad?

JG: No. Eso viene después. Son los treintañeros -hombres- los que husmean en las tiendas de artículos hi-fi, los que discuten sobre la pureza de la señal, cables libres de oxígeno y FLACs. Lo sé, porque casi fui uno de ellos.

SFJ: ¿Qué piensas sobre los distintos formatos de audio?

JG: La calidad del sonido es importante. Me sentiría frustrado si no pudiésemos lanzar CDs como una banda. Y, sin embargo, solo cuesta sacrificar un poco la calidad de sonido para obtener la conveniencia del mp3. Es como terminar aceptando el siseo de un cassette. Yo era feliz usando cassettes cuando tenía quince, pero estoy seguro de que eran vistos con desprecio en su momento por los audiófilos. Si estoy en un tren con audífonos, los MP3s son geniales. En casa, prefiero CDs o vinilos, en parte porque suenan un poco mejor en ambientes silenciosos y en parte porque son finitos en longitud y son cosas separadas, muy distinto de los interminables días y días de música almacenada en mi laptop.

SFJ: ¿Graban distinto ahora sabiendo que el resultado final probablemente será un MP3?

JG: No, pero fue interesante comprobar cómo algunos tracks soportaban la conversión a MP3 mejor que otros. En ningún caso fue malo.

SFJ: ¿Cuáles aspectos de la era MP3 son los más que te gustan? ¿Cuáles te digustan?

JG: El lado malo es que las personas están motivándose a conseguir mucho más música de la que pueden escuchar prestándole total atención. La gente tiene MP3s de todos los discos de Miles Davis, pero nunca pensarán en escuchar dos de ellos seguidos. Simplemente hay demasiado que repasar. Estás pensando: "tengo Sketches of Spain y Bitches Brew, ok, pongamos eso mientras termino de escribir este e-mail". Esa abundancia puede lanzar cualquier música al nivel de música de fondo, de mueble.

SFG: Respuesta estilo libre aquí. Inyecta cualquier pensamiento relevante o candente.

JG: Este asunto de la calidad de sonido me parece al mismo tiempo fascinante y ridículo. Es como la resolución de pixeles en las cámaras digitales. Los números más altos son mejores, pero esa discusión siempre aparta a un lado, de alguna manera, la fotografía en sí.

Greenwood da en el clavo con varios temas. Cada formato de audio tiene su momento y su espacio. Si estás esperando en el consultorio del dentista un MP3 te puede mantener muy bien enterado del último disco de Cerati. Pero, ¿qué tipo de experiencia será? ¿Será esa experiencia una realmente fiel? Es decir, ¿un crítico X debería sustentar sus opiniones a partir de un MP3?

A pesar de que el MP3 sale bien parado en el balance de Greenwood hay el reconocimiento de una diferencia: un CD no es igual a un MP3. En otras palabras, la fidelidad -ese concepto gaseoso y hasta quizás metafísico- sí importa. Pero, ¿de qué consiste esa diferencia? ¿Qué información se está perdiendo? ¿La información del "placer"? ¿La información de las intenciones artísticas de grabación y mezcla? ¿La experiencia que convierte un ruido en un "evento musical"? ¿Qué significa para el ser humano experimentar un evento musical?

Por otro lado, el MP3 es muy superior al cassette. La relación de ambos formatos no es antojadiza. El cassette es pariente anterior y muy cercano del mp3 en cuanto a su portabilidad, su facilidad para la copia y su alta facilidad para ser prestado y compartido. El "mixtape" idiosincrásico de antes se ha vuelto la norma hoy para escuchar música popular.

Como bien dice Greenwood hay algo de ridículo en el tema de la fidelidad. Pero, a la vez, hay algo de ridículo en el crítico de cine que quiere ver películas en su formato original, algo de ridículo en el lector que odia los libros electrónicos, algo de ridículo en el guitarrista que compra un instrumento de miles de dólares para terminar encerrado en un mp3, algo de ridículo en leer poemas, algo de ridículo en entregarse al ocio creativo cuando hay tantas personas que necesitan ayuda de vida o muerte. Hay algo bien ridículo en el amor.

Cuando Radiohead lanzó su disco In Rainbows en 160kbps me decepcioné. Esperaba al menos 192. Esta idiotez de lorna musical se vio reparada -y confirmada- para mi placer cuando compré el CD: fue otra experiencia. Ripeé el disco luego a 320 y esa es ahora mi versión portátil.

Hoy es 09-09-09. El día del lanzamiento -como seguro ya se sabe- de todo el catálogo completo de Los Beatles en versiones finalmente remasterizadas. Según las notas que he leído el lanzamiento ha sido todo un evento. Y, es curioso, porque es un evento comercial motivado llanamente por la calidad del sonido. ¿Alguien ripearía esos discos para escucharlos en su ipod? ¿A cuántos kbps mínimo? En esta nota del New York Times se termina con una reflexión medio en broma, medio en serio: la próxima parada en esta vida eterna de las grabaciones de los Beatles será el Blu-Ray o lo 5.1. De nunca acabar.





10 comentarios:

Alfredo dijo...

El CD siempre será mejor pero un mp3 a 256 o 320 kbps está casi casi por ahí. Y su portabilidad es la gran ventaja. También influye mucho el equipo de sonido que se emplee. Podré tener un CD pero si lo escucho en un equipo malo, la diferencia no se siente.

Hoy me bajé los mp3 del Revolver "remastered" y sonaba casi igual que la versión anterior. No sé si la diferencia es casi imperceptible, si la conversión a mp3 afectó mucho el sonido o (lo más probable) que se trata de un fake.

La versión remasterizada que venía con "Love" era bastante buena (aún en mp3) y se notaba claramente la diferencia respecto de la versión de 1987.

Luis Aguirre dijo...

Hola Alfredo:

Sin duda. Escuchar un CD con mal equipo es como ver un blu-ray en una tele de tubo: no tiene sentido. Y basicamente el equipo esencial para escuchar bien un CD son los parlantes y/o los audifonos.

El Love fue un experimento que no solo fue remasterizado, fue remezclado, y eso hace que cada elemento suene con una claridad alucinante. Pero los puristas imagino que detestan ese tipo de experimentos. El otro experimento remezclado fue Yellow Submarine.

El "1" (2000) ya contenia tracks remasterizados con la tecnologia de hoy. Sin duda, era una gran diferencia con respecto a los CDs anteriores. Ahora, no se si esas remasterizaciones son distintas a las que acaban de salir o son parte del mismo proceso. Me arriesgo a pensar que son otras remasterizaciones.

No le hago ascos a los experimentos de remezcla. He escuchado las remezclas de The Doors y suenan increíble. Otra remezcla alucinante fue la de Pet Sounds, prácticamente otro disco, y para mi gusto, muy superior a la version en "mono" original que los puristas consideran una joya, la verdad no sé por qué. Hay tantos elementos en cada track del Pet Sounds que en mono suenan apiñadísimos (recordemos que Brian Wilson era sordo de un oído). En la remezcla la creatividad de Wilson se admira en toda su amplitud.

saludos

Roberto dijo...

El tema no es tanto el sampling del MP3 (aunque lo mejor sería tener el image del CD y escuchar esa versión).

Ahora, esta es otra remasterización con respecto a la del "1". Y le hace justicia a la batería de Ringo y al desempeño de McCartney como bajista, de lo que he podido escuchar (ojo, ellos han estado observando la remasterización estos últimos cuatros años).

Lo que no tengo claro es la diferencia entre remezcla y remasterización. Alguna vez me dijeron qué era qué. Pero lo olvidé.

Saludos.

Luis Aguirre dijo...

Hola Roberto:

Bacan si es otra remasterizacion. Y eso que las de 1 suenan bastante bien.

En mi caso, comprare las versiones stereo de los cuatro primeros discos.
Lo demás, segun testimonios, no representa un gran salto de las versiones 1987 o de los vinilos.

Sobre remezcla y remasterizacion. Definicion rapida con un ejemplo simple:

Digamos que grabas una cancion en 4 tracks:

Track 1: voz
Track 2: guitarra
Track 3: bajo
Track 4: bateria

Y digamos que grabas cada elemento por separado en momentos distintos. Al final tienes cuatro pistas con cuatro elementos separados. Lo siguiente es juntarlos en un todo para que tu cancion suene justamente a cancion. Ahi empieza el arte del mezclador o los mezcladores. Puedes decidir que la voz sea muy fuerte o no. Puedes decidir que la guitarra esté oculta, que no interrumpa tanto. O tambien que el bajo -como en los discos de Macca- sea lo más protagónico. Hay multiples opciones con solo manejar las perillas del volumen. Pero hay muchas mas: puedes decidir en qué lugar del espectro stereo (Left -Right )estén, e incluso, la profundidad. Una voz sin reverbs sonará super cercana; una voz con reverbs sonará lejana, etc. Lo importante de la mezcla es que debes terminar con un producto que suene realmente emocionante y con punche (si haces pop). De la mezcla depende que elementos dispersos se vuelvan un todo vivo. Pero, claro, una mezcla jamas ocultará los defectos de grabacion. Para mezclar bien, primero hay que grabar bien.

(luego sin con la masterizacion, que es el siguiente proceso luego de la mezcla...)

saludos

Alfredo dijo...

Ya llegaron los box sets a Phantom. La versión stereo a 999 soles y la mono a 1140, si mal no recuerdo. Más caro que en otros países, como gritándole a todos que pirateen.

De todas maneras creo que romperé el chanchito. Ahora bien, ¿qué versión comprar, la stereo o la mono?

Dicen que la versión mono refleja mejor el sonido original, pero en realidad la remasterización se notará mejor en la stereo, o no? Como que la versión mono no hace la gran diferencia.

Efectivamente, he leído por ahí que no hay mucha diferencia en las nuevas versiones de los álbumes posteriores al Beatles for Sale, pero el fanatismo me dice que tengo que tener la cajita con todos los discos y documentales extras. Y también es cierto que varias opiniones se han dado sin haber escuchado los CDs sino algunas ripping que se ha subido a la red (sin diferenciar si es mono o stereo).

De otro lado, pese a que disfruto mucho de las grabaciones "clásicas" de los Beatles, siempre pensé que algunas canciones quedarían mejor si se modificara la radical separación de instrumentos y voz que se da algunas veces. Por ejemplo, Lady Madonna o Magical Mistery Tour, donde la voz va sólo de un lado del parlante. Algo de esto se "corrigió" en el Love, seguramente debido a la remezcla que mencionas (gracias por el dato).

Luis Aguirre dijo...

Buena con el dato, Alfredo. Pero repregunto: ¿tambien venden los CDs por separado en version stereo?

Son buenas las preguntas que haces y no hay una respuesta sencilla. George Martin trabajó mucho más las versiones en mono de las canciones. ¿Por qué? Porque el sonido stereo estaba en pañales y porque la mayoria de fans iba a escuchar los discos en mono.

Es por eso que esas primeras mezclas en stereo suenan tan extrañas, con los paneos radicales a izquierda y derecha (voz o bateria o guitarras) que molesta a tanta gente. ¿Que se gana en stereo? Para mi gusto, una mayor claridad de lo que estan haciendo los instrumentos. Hay una particularidad del oido humano que ayuda mucho a escuchar musica: es la selectividad, la capacidad de aislar algunas frecuencias (seguir una guitarra, un piano o un bajo). En stereo esta capacidad esta facilitada, en mono no, a pesar de que como un todo, algunas canciones de los Beatles suenen mas "afiatadas" y "pegadas" en mono. Depende del oyente, entonces, qué prefiere oir, cuales son sus necesidades.

Ahora, lo que me parece una pena, es que solo las versiones en mono vengan empacadas en imitaciones tipo vinilo. Esas "replicas" de vinilo en tamaño de CD me parecen las mejores presentaciones que podria tener un disco hoy, mucho mejor que el horroroso plastico. Lastima que el mismo criterio no haya sido aplicado para las versiones en stereo.

Ahora, ¿por qué han decidido lanzar el stereo para la gran masa y el mono para los coleccionistas? Supongo que están pensando en el público más joven, que ya está acostumbrado al stereo. Además, también este publico esta acostumbrado a mezclas extrañas. Por ejemplo, Radiohead no teme hacer estos paneos radicales en algunas de sus canciones, sin que eso signifique un gran drama. Es más, eso hace las canciones a veces mucho más interesantes.

Pero justamente porque las mezclas en stereo fueron hechas sin mayor interés en ellas es porque la idea de la remezcla es tentadora. Una mezcla -ya sea en mono o en stereo- es hija de su tiempo, de compromisos que tuvieron que hacerse en su momento a veces con el tiempo sobre el cuello, de gustos establecidos, de un publico que esperaba ciertas cosas. Revisitar las pistas con otros paradigmas musicales en la cabeza -como se hizo en el Love- no suena del todo descabellado, aunque para algunos suene a sacrilegio, convencidos por ese mítica ley divina de la "originalidad".

saludos

Alfredo dijo...

Chévere el intercambio de datos.

He averiguado un poco más al respecto, dado que en Phantom me dicen que por el momento no pueden permitirme escuchar los discos para compararlos (y después se quejan de la piratería).

La diferencia más saltante entre las versiones stereo y mono es que en esta última no se aprecian precisamente esos cambios "left - right" que son claros cuando uno escucha con audífonos. Volviendo al ejemplo anterior, en Lady Madonna ya no sonaría la voz a la derecha y la sección rítmica a la izquierda, sino todo junto en ambos parlantes. Así, mientras que la versión stereo sería la misma mezcla de 1987 con una mejora de calidad de sonido, la versión mono es simplemente distinta.

Acá lo explican mejor que yo:

http://www.examiner.com/x-1274-Boston-Music-Examiner~y2009m9d10-The-Beatles-box-set-Mono-or-Stereo

Particularmente, me interesa escuchar primero la versión mono porque me permitirá escuchar a los Beatles como nunca antes lo había hecho (empecé a escucharlos en CD y en cassete, no en vinilo). Sin embargo, el mejor sonido de la versión stereo también me llama: en muchos casos esos paneos izquierda - derecha sí son muy logrados y le dan su gracia a la canción (por ejemplo, me gusta el juego que se da entre voz principal y coros en "Rain", una de mis favoritas).

He leído algunas críticas, sobre todo las de los compradores en Amazon (algunos críticos de diarios o revistas escriben sin haber escuchado nada o modificando notas de prensa), y hay para todos los gustos. Desde los que dicen que la versión mono se siente más "punche" y fiel al sonido original sesentero, hasta los que se maravillan con la diferencia entre el stereo de 1987 y el de 2009 (hay otros que dicen que es casi igual, cuestión de oído). También hay los que recomiendan algunos discos en mono (como el Sgt. Pepper) y otros en stereo (White Album).

Algunos datos curiosos: en la versión mono no se incluye el "I got blisters on my fingers!" de Ringo al final de Helter Skelter (fue agregado después por George Martin). Pero sí se incluye un "grito" de Paul al final del reprise de Sgt Pepper que no aparece en la versión stereo. Al parecer la mayor diferencia se puede apreciar en She's Leaving Home, que tiene una versión más acelerada en mono.

Ya en cuanto a la composición de los box sets en sí, la diferencia principal es que la versión mono no incluye el Let It Be, el Abbey Road ni el Yellow Submarine (porque fueron grabados en stereo). Tampoco viene el Past Masters (pero sí un equivalente, el "Mono Masters 1962-1969") ni el DVD con documentales.

Los discos de la versión en stereo se venden por separado y serán reeditados, mientras la versión mono sale en paquete y al parecer por única vez, lo cual los hace más atractivos para los coleccionistas.

Qué vendrá después? Quizás lanzar lo mismo en vinilo (para sacarle el jugo a las carátulas) o algo más de lo mucho que ha quedado en el baúl beatle. De lo que sí estoy convencido claro es que si esto hubiera salido hace unos 5 años se hubieran vendido varios millones más (aunque de todas maneras se venderán muchísimos). Por tratar de sacar más plata a los fans (Anthology, BBC, 1, Love, etc.) se demoraron mucho en la remasterización que era lo principal.

En mi caso, será quizás el último box set que compre. Teniendo en cuenta el declive de la industria musical tradicional algunos ya opinan que este la reedición del catálogo beatle marcará la muerte del CD, pues sería la última vez que el lanzamiento de un "CD - objeto" llame tanto la atención del mundo.

Roberto dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Dm5vBl1cQ30

la mezcla mono del sgt pepper reprise...

Luis Aguirre dijo...

A propósito de reseñas de estos remasters, aquí una divertidisima en clave de parodia de Chuck Klosterman.

http://www.avclub.com/articles/chuck-klosterman-repeats-the-beatles,32560/

Enrique Patriau dijo...

Saludos.
Para que escuchen cómo suenan todas las canciones:
http://www.elmundo.es/especiales/2009/09/cultura/beatles_remastered/index.html

No sé ustedes, pero a mí se me cae la baba.