sábado, 26 de julio de 2008

A esos comentaristas de El Comercio

Por esas cosas del destino he hablado con algún parablogger de El Comercio y siempre llego a la misma incómoda verdad: en algunos posts escritos en esa sección del diario virtual a veces aparecen más de cien comentarios, lo que me deja a mí con una aburrida sensación de inconmensurabilidad. Pregunta: ¿quién en su sano juicio lee más de cien comentarios? El enjambre opiniológico no da pie a ninguna discusión. Al contrario: son más de cien voces hablando al mismo tiempo, cada una más anónima que la siguiente por más que firme, a veces una completamente indistinta de la otra. Si la idea es que a través del comment se generen más ideas, la verdad es que lo generado es la sordera. Pero es un fénomeno habitual de los grandes portales: a más comentaristas, más insignificancia de la réplica: Yahoo y sus textos con más de 2,000 comentarios o YouTube con más cifras de escalofrío no producen diálogo alguno. Porque si lo deseable es discutir, ¿a quién le replicas? ¿Al que escribió el comment 5 o al comment 1345? 

El fenómeno blogger de círculo más pequeño y diríase exclusivista es algo más razonable: una -a veces- provechosa mesa redonda. Poner más trabas al comentario -que no sea anónimo y exigir una cuenta de gmail- es una buena criba para asegurar el ingreso de los que sí pensaron bien lo escrito. Nuevo dato para odiar la democracia "del todos al mismo tiempo" y elogiar la democracia "de unos cuantos". Sí, huele a aristocracia -numérica al menos- pero tiene la virtud de desarrollar ideas. Un punto adicional en contra, claro, de la web 2.0.

Otra cosa más: esta pluralidad del manchón tiene un byproduct que ya había visto antes en blogs norteamericanos. La preocupación existencial que no sé si llamar oligofrénica por ser el primer comentario.  Esta marea del espíritu se concreta en preguntas y exclamaciones subhamletianas del tipo: "¿Soy el primero/ra?", "¿Primero/ra?", "Soy el primero/ra!!!!! [sic]". Pero jamás son los primeros o primeras por la sencilla razón que lo que ven en pantalla no es un blog actualizado en tiempo real. Ocioso explicarlo: esa posibilidad es demasiado profunda para alguien que usa el blog como un pinball . No se tiene nada que decir porque no se ha leído nada: hacer bulto es en sí mismo una proeza  de la  "democratización" en internet.

Por supuesto, hoy amanecí de pésimo humor. El pronóstico del día afirma que habrá más nubarrones.

2 comentarios:

Carlos del Carpio dijo...

¿punto para Andrew Keen también?

No sabía de él hasta que leí un reciente post tuyo. Me llamo mucho la atención la siguiente frase suya (tomada de wikipedia):

"In The Weekly Standard, Keen wrote that Web 2.0 is a "grand utopian movement" similar to "communist society" as described by Karl Marx. He stated it "worships the creative amateur: the self-taught filmmaker, the dorm-room musician, the unpublished writer. It suggests that everyone — even the most poorly educated and inarticulate amongst us — can and should use digital media to express and realize themselves. Web 2.0 'empowers' our creativity, it 'democratizes' media, it 'levels the playing field' between experts and amateurs. The enemy of Web 2.0 is 'elitist' traditional media."

Veo mucha verdad en sus palabras pero igual, siento que algo le falta...

Andrea Naranjo dijo...

Sí , a Keen me deja sabor también a que le falta algo.
Con Keen siento que hablara alguien que acaba de conocer la internet y que con lo primero que se topó es con la moda de la web 2.0. sin leer a Paul Otlet
(Tratado de documentación 1932) o Vannevar_Bush ( la proto WWW 1945) y sin tlmar en cuenta las decenas de años que tomó el forjamiento de los medios de comunicación entre los miembros de lan especia humana.
Y creo que no dice nada muy nuevo de los lados negativos de la masificación de Internet y que todo quienes estén familiarizados unos 15 años con ella podrían decir lo mismo.

No sé de dónde puede ver una sociedad comunista o una sociedad utópica en la Internet, es solo un medio de comunicación más que da protagonismo a sus usuarios, sí ,pero nada más.
La cultura humana se hace normalmente por todos los miembros de la especie, no por especialistas ( que parece que es lo que Keen reclama)
Supongo que la Television, la radio y el teléfono tuvieron sus Andrew Keen, personas que hacen "críticas" con poca prudencia que se basan muy por encima en datos biológicos para hablar de "evolución" y "era digital".
como dice un comentario en barrapunto sobre su libro
el culto al aficionado
http://libros.barrapunto.com/comments.pl?sid=72229&cid=945650

"No me había dado cuenta de ese detalle: ahora las empresas pueden tratar de dirigir nuestra opinión a través de blogs, no como antes, donde los medios de comunicación eran independientes y no se casaban con nadie.

Anda queeee..."