lunes, 7 de julio de 2008

La generación más estúpida


Hay cosas que siempre hay que explicar cuando se conversa con los entusiastas de la Web y uno intenta delimitar sus gustos: por ejemplo, creo que Facebook es una de las más grandes y estúpidas pérdidas de tiempo que se han creado, pero eso no hace necesariamente a sus usuarios unos estúpidos. Me inscribí porque alguien me dijo que era "mostro" -la versión peruana de "cool"-, pero a la semana me percaté de su manifiesta idiotez. Y, aún así, el que un usuario haga algo estúpido no lo hace incapaz de hacer cosas interesantes y con talento en otros rubros. Lamentablemente, con explicación y todo, la gente siempre se toma los comentarios personalmente. Y la réplica final es "será estúpido para ti", con lo que la discusión se termina echando mano a la seudofilosofía del relativismo en los gustos.

¿Pero no será lo anterior finalmente un síntoma de adolescencia? "El culto al amateur" de Andrew Keen debería cruzarse con "el culto al adolescente" para tener un cuadro más exacto de la vida online: el adolescente que es picón, que difícilmente suele ponerse en el lugar de la posición antagónica, el de los impulsos irreflexivos, el que tira la puerta cuando le dicen algo que no le gusta. Todos hemos pasado por ahí, y algunos, como yo, lamentando profundamente haber sido lo que alguna vez fuimos; lamentando, en suma, que la adolescencia sea este pésimo lugar mental donde se reclaman derechos sin levantarse de la cama, ni bañarse, ni siendo económicamente activos. Pero dejemos que el adolescente sea adolescente. Lo fregado es cuando al adulto no le parece una mala idea seguir portándose igual. No hay necesidad de lanzar la piedra: yo también he pasado por ahí, he puesto el freno de emergencia y he dado media vuelta. Unos lo llamarán con vigor y felicidad de no contagiados "conservadurismo". Yo prefiero llamarlo simplemente ser racional.

Aclaro un poco más el párrafo anterior: más fregado aún que un adulto que busca comportarse como adolescente, es un adulto apañador de la sinrazón de la adolescencia, un adulto que celebra, aplaude y felicita la estupidez. ¿Es que el avance de este coolness de la web 2.0 se debe a que menos adultos se sienten capaces de una buena réplica sin sentirse "autoritarios" o "reaccionarios? Algo de eso hay. Y si algún adolescente se ha sentido ofendido con este post porque siente que él hace rato que ha tomado el camino de la razón, pues vayan a él, lunar sorprendente, mis disculpas. Pero a los adultos les cabe siempre esa responsabilidad: señalar, replicar, responder, comentar y adjetivar cuando sea necesario. Es lo que hay que hacer luego de quedarse admirados de lo creativos, entusiastas y fanáticos que son los "chicos" mientras se va al cajero para pagar las cuentas de internet, su educación y, seguramente, esa fiesta de cumpleaños con la que siempre soñó. Qué frescos.

Post inspirado en esta reseña: The Dumbest Generation

Me pasaron esta notita. Es el tipo de noticia que inspira a los celebradores de la web 2.0. Para mí es una mutación bien extraña de la democracia. 

7 comentarios:

ocraM dijo...

el internet no se paga en el cajero. el internet se paga por internet.

Luis Aguirre dijo...

gracias por la informacion.

Bruno Ysla Heredia dijo...

Mostro era la versión peruana de cool hace veinte años (o más) cuando estabas entrando a tu adolescencia supongo. Ahora imagino que se dice ¡alucinante! aunque ese término tiene varias acepciones; por ejemplo, también puede ser una expresión de desconcierto, verbigracia (me siento RGV cuando digo eso), uno de los últimos "posts" de Marco Sifuentes relacionado con la publicidad en la que aparece Fratasino, dice "a-lu-ci-nan-te"; no es que esté diciendo que es chevere, mostro, paja, full verídico, pajita, pulenta, bacán, bravazo o bacanazo sino que está diciendo "desconcertante".

Cuando dices "el que un usuario haga algo estúpido no lo hace incapaz de hacer cosas interesantes y con talento en otros rubros" estás definiendo perfectamente a alguien que tiene un blog. JA, JA (ahora me siento como Nelson de los Simpsons... además me siento como Roberto Bustamante por citar a los Simpsons al final de cualquier cosa que escriba... y ahora como Marco Sifuentes por citar a Roberto Bustamante... y otra vez como Roberto Bustamante o como José Alejandro Godoy por mencionar a Marco Sifuientes y como ¡Silvio Rendón! por hablar de todos ellos (menos de Nelson, por supuesto)... WAU! ¿hasta dónde podría llegar? ¡alucinante!)

Dices que en la discusión se termina haciendo uso de la pseudofilosofía del relativismo de los gustos pero tú empezaste con la pseudociencia del "más" o el "mejor"; vamos, que una cosa es que digas que es una gran perdida de tiempo y otra cosa es que digas que es "una de las más grandes", ¡no hay forma de comprobar eso!

Tuviste suerte con tu adolescencia, yo me la pasé haciendo cosas que no quería hacer; de hecho sigo haciendo lo mismo aunque por suerte ya no son las mismas cosas.

Hablando de adolescencia, sigo esperando de parte de la blogósfera el boicot contra el comercial de la Telefónica por la imagen representada de las quinceañeras a las que pintan como seres todo el tiempo pendientes del teléfono y de las que por poco y ese aparato es un "anexo" del cuerpo. ¡Qué vergüenza, Sres. de Telefónica, las quinceañeras también hacen otras cosas! Muy pronto: el cargamontón de la blogósfera peruana contra esa "malvada" publicidad de Telefónica.

Luis Aguirre dijo...

Sí, es verdad, "mostro" es una palabra vieja (pero seguramente quien me dio ese comentario era alguien cercano a mi generación). Pero no de hace tanto tampoco -que se pronuncien los expertos- y creo que es netamente peruana (aunque recuerdo a Luis Jaime Cisneros describiendo la genealogía de la palabra, que se remontaba hasta los romanos). Tanto éxito tuvo que hasta un chocolate salió con el nombre (y creo que se sigue vendiendo). "Paja" es mucho más vieja, al menos según mi experiencia. La recuerdo de niño. "Mostro" es más de adolescente y de la juventud temprana. ¿Hoy qué se usa? Nuestra versión de cool actual debe ser "chévere", que no es una palabra nueva. Es más, yo la relaciono más con el lenguaje que usaba la generación de mis padres o con alguna canción del Puma. Siempre me sonó fatal y no la uso. "Alucinante" tiene una doble modalidad, porque es una palabra perfectamente normal que significa "asombroso". No necesariamente indica pertenencia a alguna generación, salvo quizás por el tono en que se usa. Un "alucinante!" dicho con felicidad es muy de adolescente. El uso que le da Ocram en cambio es más adulto, con el énfasis en cada sílaba. "Bacán" es una palabra que usaba mi padre y que yo he evitado siempre para diferenciarme, uno de los usos de la jerga. A veces se me sale un "bravazo", pero con cierta verguenza. ¿De dónde viene esta palabra? También significa "cool".

Aún así, "cool" es mucho más que todos los sentidos de arriba y yo también la he escuchado usada tal cual en inglés. Por ejemplo, "vestirse cool" no es reemplazable ni por mostro, ni bacán, ni chévere, ni bravazo. Se interpretaría rápidamente como "vestirse alucinantemente bien -lo que no tiene nada que ver con la elegancia, sino obviamente con lo cool- sin que se sienta el peso del esfuerzo". ¿Lo cool está en la mirada? ¿Uno puede ser cool sin saberlo? ¿La idea es que nadie sepa que estás pensando en ser cool? Son las inmensas preguntas celestes.

Biyu dijo...

Mejor pregúntale a alguien qe tenga 16 años y salga harto e_e

"Amigo, qe palabra usan ustedes para decir chévere?"

"Chévere e_e"

Bruno Ysla Heredia dijo...

es verdad, no recuerdo una palabra exacta en "peruano" para cool; ser cool (así sin comillas) significaría para mí tener o vivir con "estilo" (éste si lo pongo entre comillas porque el término es subjetivo). No sé si chévere la estén volviendo a usar los adolescentes, yo se la escuché decir a gente contemporánea a mí hace algunos años. Pero podría ser. La canción que dices de "El Puma" José Luis Rodríguez es "Pavo real" (es una gran canción, salvo por sus arreglos desfasados y... bueno, la letra es medio críptica, ¿es a favor de la integración racial o es racista solapada? no sé), fuera de eso, el término lo identifico con Venezuela y los países del Caribe. Hace un par de años trabajé en un colegio y algunos niños decían bacanazo, pero no sé si era de uso extendido. Con bacán me sucede casi lo mismo; para mí es como la cerveza, no me gusta para nada, sólo la tomo en algún contexto social, si no me queda otra. Con lo del chocolate de envoltura blanca mostro me has hecho acordar de ¡maldito! que no había mencionado. La primera vez que vi o leí que alguien peruano usó la palabra cool fue Carla Barzotti en una entrevista en la página final del fenecido semanario TV+; le preguntaron cómo estaba y ella respondió: "yo, super cool, super fresh", esa frase se volvió célebre, ja. Me parece que Gustavo Rodríguez trató de hacer una encuesta como la que dice Biyu aunque no llegó a nada por lo que recuerdo. En cuanto a ¡Bravazo!, popularizada por la publicidad de un centro de estudios de computación, pues, no habría imaginado eso de tí, ja, eso no es cool.

schatz67 dijo...

Creo que el rol rector que le asignas a los adultos esta más ligado a una época anterior (o a la que nos tocó vivir a los que ya estamos en la base 4)que a la generación actual.Puede que uno no este de acuerdo con los modos y medios que las nuevas generaciones usan para interactuar socialmente, más que desacuerdo, creo que es una sana envidia (te imaginas todo lo que uno podría haber hecho en los 80´s con el messenger?)y un abierto desconocimiento de los nuevos códigos de comunicación y conducta social que muchos de estos espacios generan en todo el mundo.

Yo me ando con mucho cuidado cuando veo a los adolescentes y jóvenes caminando y maquinando su vida.Creo, sin temor a equivocarme,que es una generación más desenfandada,proactiva,desprejuiciada y despreocupada lo cual de por sí ya es un cambio radical respecto a la que nos tocó vivir en su debido momento.Podemos criticar la falta de solidez en la formación intelectual,el desapego a la lectura,la inmediatez de sus fronteras, etc.etc.etc. pero no debemos señalarlos con el dedo subestimando sus conductas y capacidades.Son diferentes y punto.

Mi generación es la sobreviviente de las dictauras militares, la hiperinflación,el terrorismo y las crisis económicas.Siento una sana envidia por el país que les toca vivir a los adolescentes (y a mi hijo que se encamina velozmente a la adolescencia)y el mundo que de la mano de la revolución tecnológica nos esta llevando a escenarios que ni el más delirante de los literatos podía escribir.

Saludos

Jorge