viernes, 4 de julio de 2008

Una denuncia más de racismo: Andrés Mendoza


Y esta sí muy clara y con todas sus letras. El reclamo viene de Andrés Mendoza, el único jugador al que no se le redujo la pena en esta última perla de disciplina de los que manejan la selección peruana. De ser cierta -y no cabría pensar que no lo es- la denuncia es realmente valiente y debería traer cola. A ver si los periodistas deportivos -que en cada transmisión se ríen con apellidos que no pueden pronunciar y que siguen hablando de "morenos", jalados, etc. cuando comentan- se ponen los chimpunes con esta. Y otro tanto le puede ir a la FIFA, asociación que no permite que ni un mosquito entre a sus dominios, pero que podría reaccionar un poco al ver cómo sus autoridades afiliadas hacen caso omiso de un mensaje que, como se vio en esta última Eurocopa, ella misma se encarga de transmitir y divulgar: no al racismo.

Los jugadores contra el racismo:




Actualización 5 de julio: Uno ya no sabe si llamarlo incompetencia en su más puro estado o corrupción del más alto nivel. Uno de los comisionados, Norbert Lind, ahora señala que Pizarro es realmente inocente en el caso de indisciplina y que se lo marginó de la resolución de la Sala de Revisión de la Comisión de Justicia de la FPF. Como para cerrar el kiosko y olvidarse de la selección por un buen tiempo. 

Otrosí: Otra de las cosas alucinantes es que RPP, de cobertura nacional, mantenga en el aire a esos tres fatídicos comediantes -no tengo idea por qué los han celebrado tanto de arriba a abajo, de izquierda a derecha por tanto tiempo- llamados Guillermo Rossini, Hernán Vidaurre y Fernando Armas. El grupo tuvo la genial idea de hacer la parodia del caso de discriminación arriba expuesto. "Negrito", "comegato", "dilo de tu propia bemba", "muy difícil que sea usted claro". Es simplemente a-lu-ci-nan-te la imitación que le hacen a Andrés Mendoza. "Yo seré negrito, pero soy decente". "¿Orgía? No sé qué es "orgía"? (aludiendo a la infeliz frase de uno de los dirigentes dirigida a Mendoza). "Te necesitamos, negrito, ah", dice Rossini mientras al fondo suenan maullidos de gato (!). Jamás los escucho, salvo cuando subo a un taxi y el conductor tiene la pésima idea de tenerlos sintonizados. Pero para comentar hay que escuchar (no sé como linkear el programa grabado, pero si buscan en la página de RPP es posible hallarlo). Cuando Ocram citaba el caso de un comercial que mostraba un blackface, ¿qué debemos pensar de un imitador que no intenta imitar a Andrés Mendoza sino que reproduce el habla estereotipada asociada a los afroperuanos? "Andrés Mendoza al estilo de Los Chistosos", dice el aviso de RPP, pero escribiendo esto a la 1am, lo único que se puede decir es que el tan mentado estilo es tristemente imbécil. "Control de calidad y control ético, ambos en el humor son indisociables", escribía Fernando Vivas hace un par de días. Ahí va otro caso de disociación.

1950 Blackface Performance: Vernon & Ryan


6 comentarios:

Renato Constantino dijo...

Yo creo que lo que han hecho es, de forma pendeja, limpiar a los que podrían ser titulares en el siguiente ¿proceso?
Obviamente, Mendoza no encaja en esa descripición. Sin embargo, si él logra sustentar su posición a través de las declaraciones de Giacarini... podríamos vernos en serios problemas.

Bruno Ysla Heredia dijo...

¿estás seguro que el de la publicidad es una "cara pintada"? me parece que alguno de los comentarios aclaró que no lo es; a mí tampoco me lo parece.

Una de dos: O realmente sí sabes que tienen de gracioso los chistosos pero no te atreves a decirlo porque en momentos como estos no es "cool" o efectivamente no lo sabes porque como dices JAMAS LOS HAS ESCUCHADO. ¿En qué quedamos? Si jamas los has escuchado y no sabes qué tienen de gracioso, entonces tampoco sabes por qué no habrian de ser graciosos ¿o no?

Es cierto, pueden decir bestialidades mayúsculas como las que dices pero fuera de eso también tienen cosas graciosas. Eso sí, si me dicen que no se trata de ningunos paladines de la democracia, no lo discuto porque recuerdo alguno de los programas de 24 minutos donde salió Rossini caracterizado como su personaje de "Don Toribio" (una variación de su imitación de Alfonso Grados Bertorini) a decir que los congresistas de la oposición se pongan a trabajar en lugar de investigar a "Fratasino". Supongo que fue una recomendación de Schutz. Paladines a medias, entonces.

Luis Aguirre dijo...

Bacán ese último dato que pones, pero la frase que me resaltas es en realidad un golpe retórico. "Jamás los escucho" quiere decir más precisamente "no es parte de mi menú de aficiones porque, HABIENDOLOS ESCUCHADO, me parecieron absolutamente estúpidos". No enciendo la radio para ver "que dicen los chistosos" todos los días. Hay gente que sí.

No sé si es cool o no cool NO ser fan de los chistosos. No lo pongo en esos términos. Prefiero discutir los límites del humor y cuándo no tiene nada de "cool" ser tolerante con algunas cosas. Creo que Los Chistosos no serían tan insoportables si no contaran con el aval de muchas opiniones que, como dices, los pusieron como paladines de la democracia en algún momento (recuerdo una columna de Jorge Bruce sobre ellos). Además, aparecen en una radio que tiene un extenso staff de periodistas y especialistas en muchos campos, siempre dirigido al análisis, a la orientación, etc. Me parece absolutamente incongruente.

Bruno Ysla Heredia dijo...

Es verdad, leí lo que quise leer, no lo hice a propósito.

Fuera de eso, yo decía que era "cool" ser intolerante en este caso porque son de gusto masivo, por eso escribí eso pero ahora que mencionas que tienen el aval de cierta "intelligentsia" (a falta de otro término, pongo ése), pues, eso lo hace más "cool".

Curiosamente no encuentro la incongruencia porque RPP es también la radio del Doctor Maestre y de la Doctora Cachetada (no estoy 100% seguro de esto último, 95%, digamos), especialistas, sí, pero con ciertos handicaps (digo "ciertos" porque no me atrevo a decir GRANDES)... y radio de otras "cosillas", digo, es un decir; yo no me tomo muy en serio a RPP más que para saber la hora.

Igual, siempre me ha llamado la atención el que nunca nadie haya mencionado lo que yo vi ¿amnesia masiva? Igual, las "parodias" de homosexuales que hacen Armas y Vidaurre me dejan pensando: Armas, más que Vidaurre en ese sentido, me parece gracioso pero ¿está bien que lo encuentre gracioso? No sé la respuesta.

Luis Aguirre dijo...

Me parece un buen tema y es algo en lo que habría que pensar mejor: el humor.

schatz67 dijo...

Creo que el paradigma más inconsistente del que hacemos gala los peruanos es nuestro supuesto conocimiento del fútbol peruano.Encima contamos con la prensa deportiva más inmunda e infecta del continente lo cual contribuye a generar más desinformación y falsas expectativas en la gente.

A que voy con esto? Al triste papel que la prensa ha jugado en todo este escandalete barato.Cuando se hizo público el tema de la juerga la prensa pidió la cabeza de todos.Luego , ante la pobreza de resultados , comenzó a pedir que se vaya el técnico.Y luego de la goleada arreció la campaña para perdonar a los juergueros.Racismo contra Mendoza? No jodan pues, preguntenle a cualquiera que este medianamente inolucrado en el ambiente del fútbol y les sabrá decir que es lo único que Andlé tiene en la cabeza:sexo y juerga.Al igual que los otros sancionados y muchos más que no terminaron involucrados en el escándalo.

Al final se salieron con su gusto, perdonaron a todos menos a Andlé...y porque justo a él? Por el gol que se falló contra Ecuador, porque es el jugador más resistido por la hinchada y por la actitud displicente que siempre tiene respecto a todo.

Por supuesto que todas las razones esgrimidas no justifican el estúpido actuar de la Federación y su Comisión de Justicia.Menos las barbaridades de los peloteros.Las saco a colación para que no caigamos en el cuento barato de "a mi me dejan sancionado porque soy negro". No Andlé, por borracho y por maleta, por eso te han dejado en la lona.

En cuanto a los chistosos a mí siempre me han parecido un excelente termómetro de nuestra delirante realidad.Que si se burlan del negro, de los homosexuales etc.etc.etc.a mi me importa poco pues la tengo muy clara: no es una sátira de un personaje en particular, al fin y al cabo es una sátira de la sociedad que estigmatiza a diario a los personajes mencionados.Una burla de nuestros estúpidos lastres y prejuicios, aquellos que nos resistimos a abandonar.

Saludos

Jorge