viernes, 26 de diciembre de 2008

Canciones del 2008


A contracorriente del ipodismo de 30,000 canciones portátiles y disponibles en un artefacto mínimo, posteo solo diez canciones que me acompañaron en repeticiones constantes el 2008. No habrá nada de Fleet Foxes, Portishead ni TV on The Radio, bandas que, aunque esforzadas y mencionadas en cada ránking que veo, me produjeron o aburrimiento, o indiferencia o exasperación (considero probable que Portishead se lleve las tres sensaciones de un solo cocacho). Diez es el número mágico: no se necesitan más de diez canciones por año, diez discos por año, diez libros por año, diez películas por año, etc. Lo demás es, creo, gula. Las críticas en los comments.

1 Skinny Love - Bon Iver
Algunos consideran el disco de Bon Iver del 2007. Bueno, aquí es del 2008. Comienzo trémulo y acústico. Después de un desengaño solo queda decir que el amor de ella fue "debilucho". Truco para que una canción folkie suba el voltaje de su intensidad rencorosa: doblar la voz. Nunca falla.

2 Mirrorball - Elbow
Nadie se ha enterado de que el mejor grupo del mundo después de Radiohead es Elbow. La noticia se da, en primicia, en este blog. Everything has changed dice el estribillo de esta elegía derrotada que parece el soundtrack a "Intimacy" de Kureishi. Pero confieso que mi mayor atención está en el sonido: es casi adulto contemporánea, sin serlo; es casi Sting en su casa de campo, sin serlo. Hay algo más oscuro en Elbow de lo que ellos mismos podrían admitir.

3 Where Will I Be - Daniel Lanois
Daniel Lanois recupera la canción que Emmylou Harris convirtió en desastre en 1995 (con ayuda, claro, del propio Lanois). Pero la experiencia da distancia crítica y así "Where Will I Be" se transforma en una joya brotada de un mundo sin contornos, ni bordes, y sin diferencias entre el recuerdo vivido o el presente inventado. La canción empieza en el minuto 2 + 30 segundos. El semirrasgueo del canadiense es una lección de economía: menos es más.

4 Many Shades of Black - The Raconteurs
Creo que solo los británicos captaron que Consolers of the lonely fue uno de los discos del año. No importa. Balada R&B con barniz rocanrolero, esta canción parte de la idea de que, incluso en el rompimiento y el fracaso sentimental, hay muchas formas de terminar hasta las patas. Ergo, many shades of black. Momento cumbre: el solo de Jack White. Es Brian May perdiendo su estado zen.

5 Chelsea Hotel 78 - Alejandro Escovedo
No lo vi en ninguna lista de lo mejor del 2008, lo que es un gran pecado. El veterano Escovedo da una lección de furia sobre el escenario: puede volver amenazantes un violín y un violonchelo. Escuchándolo, también se aprenderá a gritar, a comprender que no hay necesidad de cincuenta acordes para rockear y que, para ser memorable, todo hit necesita algo de tensión interna. Y también a ser correctamente influido por Bowie. 

6 I'm Outta Time - Oasis
Una conspiración mundial dejó a Oasis relegado en los recuentos anuales. Muy mal. Su último álbum, Dig Out Your Soul, está tan bueno como los primeros, lo que en el mejor de los casos quiere decir que la inspiración volvió y, en el peor, que las canciones de los hermanos Gallagher son indistintas e intercambiables. Esta canción es un "homenaje" a Lennon. Seguir la corriente, prender el encendedor y disfrutar este remake de "Free as a Bird".

7 Cómo eran las cosas - Babasónicos
Única mención en castellano, lo que quizás hable mal de mí. Mucho es uno de los discos del año. Simple, emotivo y con unas letras de bolero que no se sabe si son cursis o inolvidables (qué ridículo es que pienses/ que todo es tuyo inclusive yo/ Todo eso tuyo puede ser /Pero esta noche es para los dos). Este grupo es tan melódico que después de cinco pasadas se secretará azúcar por las orejas. Pero qué bueno que es. 

8 Say You Will - Kanye West
La pelea Kanye West vs. Stephen Colbert terminó dizque a favor del segundo. Colbert me cae pésimo y me hace reír, contradicción que no se resolverá en los márgenes de este post. Como venganza pongo el gran primer corte del último disco del envanecido West, no tan bueno -el álbum- en términos generales. En términos particulares, este track posee un loop hipnótico que ayuda a la concentración. No hay mucho más que decir.

9 Death and all his friends - Coldplay
El gran problema de Coldplay es Chris Martin: es muy antipático sobre el escenario, escribe letras muy malas y busca proyectar una imagen de vulnerabilidad algo inverosímil. Pero lo terrible para el detractor es no poder negar que tiene en catálogo muy buenas melodías. Es fácil imaginarse a Martin escarbando en el cerebro hasta la última gota creativa. La espontaneidad es cosa de chamanes: Coldplay lo piensa diez veces antes de moverse. Este track es un collage de todos sus movimientos posibles: balada de piano, coro celestial, balada otra vez.

10 Sing the Changes - The Fireman
Paul McCartney, incansable, saca otro hit de los que no se rotarán nunca en el MTV adolescente. Sigue demostrando que puede cantar en la parte alta de la escala con una facilidad demoníaca. Y que aún es capaz de repartir buena onda. "Sing the changes" es la manera en que Macca comprendió "Ray of Light" de Madonna.

Bonus Track
Su disco salió a fines del año pasado, pero yo recién me intoxiqué con ella éste. Visitante ilustre de Cusco en el 2008, Alicia Keys es objeto del único tipo de amor que soy capaz de dar: el incorrespondido. Esta versión en vivo de "No One" derretirá hasta al más duro. Dale al play.



3 comentarios:

guilleten dijo...

escogiste una gran canción de babasónicos, fue también una de mis favoritas este año. Yo tampoco tengo tan clara la devoción por Portishead, no me termina de enganchar. Fleet Foxes es apasionante

hipomanco dijo...

"Creo que solo los británicos captaron que Consolers of the lonely fue uno de los discos del año. No importa". pues mentira. dedomedio tambien lo considero como uno de los mejores. solo que nunca nos lees, jajajaja. kiss, v. (vuelvo el martes!)

HECTOR dijo...

¡Excelente! No coincidimos en ninguna.
Zarita