miércoles, 3 de diciembre de 2008

Este blogger no se va

¿Cómo exactamente cierra un blogger un blog? ¿Escribe la contraseña en un papel y la lanza al inodoro para siempre?  ¿Deja de sentir la infeliz debilidad de releerse de rato en rato admirando su prosa filuda y haciendo click en "favoritos" porque es obvio que su blog es uno de sus favoritos? ¿No vuelve a conectarse a internet?

¿Dejar de postear significa dejar de comentar? ¿Dejar de comentar implica dejar de chatear sobre posts y comments ajenos? ¿Hay que también, junto con el blog, despedirse del chat y de los emails? ¿Cómo combatir esas arengas amigas -o, bien pensado, enemigas- que instan a seguir descargando palabras en un blog porque "escribes cosas bien pajas y dices lo que nadie dice"? ¿Cómo evitar responder "tengo algo mostro preparado para el 2009, espera no más"? ¿A quién le importa?

En vista de las anteriores imposibilidades este blogger declara que ni se va ni cierra. Este es un blog sempiterno, con inicio pero sin final. La culpa es de los lectores sempiternos.

No hay comentarios: