lunes, 6 de abril de 2009

6 de abril - 2009

El fin de una era: la era de los posts articulados. Ahora me es imposible pensar temáticamente. Mi cabeza es un ping-pong. Debe ser porque se me han acumulado muchas lecturas. Estoy metido en un comportamiento de lector que, aunque usual, detesto: tener una lectura principal importante que, con el paso de las páginas, se ve interrumpida por lecturas laterales o tangenciales, de modo que uno tiene que multiplicar la atención en varios compartamientos cerebrales, con la consiguiente angustia de temer que la lectura principal termine siendo secundaria o terciaria o, en el peor de los casos, que no se termine nunca. Mucho desorden, pero es un desorden inevitable. No se puede tener interés en todo, me repito, sin embargo...  En este post iba a ir originalmente un comentario sobre el Otorongo, último número, pero no pude escanear la página pertinente. Es una lista de políticos "feos" con sus chapas, casi todas referidas a aspectos físicos o raciales. Leídas todas las chapas de un zopetón -publicadas en una columna en la segunda página y del lado izquierdo- es imposible no ver una forma de violencia bastante desagradable: "mapache", "min pao", "carapulcra", etc. El efecto de los insultos acumulados hace que la gracia escolar se convierta en otra cosa: matonería. Mi ping-pong cerebral me llevó a otra cosa: a pensar que los humoristas del Otorongo tienen una agenda política, como sin duda es legítimo. Pero, ¿cómo así pueden reclamar a los políticos cosas como museos o reconciliaciones con ese humor de estercolero? Cosas del orinoco. Intentaré escanear esa página... Anoche soñé que mataba a alguien. No recuerdo a quién. Pero tenía un cómplice con el que iba en un auto escapando de la escena del crimen y llevando en la mano la camisa verde que, no sé por qué, le arrebaté a la víctima. En un acto poco inteligente abrí la ventana y arrojé la camisa a la calle. Mi cómplice me increpó: la policía sin duda hallaría la prenda, muy probablemente nuestras huellas. Seríamos fácilmente capturados. Intenté desdramatizar mi error y seguimos adelante. Luego soñé una serie de escenas que apenas si recuerdo. Lo importante, en realidad, viene al despertar: la muy gratificante sensación de saber que no se ha matado a nadie. Aunque la angustia de la pesadilla es terrible, el despertar es maravilloso. Salté de la cama con ganas de cantar I'm singing in the rain... Ayer Keiko Fujimori donde Bayly. Extraña entrevista. Bayly haciendo loas a su candidatura y poniéndose el polo naranja de Fuerza 2011. ¿Por qué? Dos hipótesis. Hipótesis A: Bayly es un honesto convencido de la alternativa fujimorista. Hipótesis B: boicoteo a la candidatura de Keiko, tal como sucedió con la entrevista a Lourdes Flores. Me río de mi hipótesis B. Bayly estuvo distraído, volado, como resignado en su programa. Es probable que el embarazo de Keiko le haya bajado las revoluciones. En todo caso no hay que olvidar que el Francotirador es un programa de humor. Lo único que me quedó claro es que Keiko es un completo desastre como político. Qué poco inteligente para mostrar sus cálculos con tan poco recato. La pregunta es si eso realmente le importa al votante.

Lecturas recomendadas: 

Mirko Lauer sobre los imitadores y su sentido del humor. 

Vi Gran Torino: estupenda. Muy buena reseña en el NYT. Las películas de Eastwood casi nunca son perfectas. Pero pegan duro. En este caso, como actor, la leyenda sobresale muy por encima de las muy discretas actuaciones secundarias. Pero se entiende el punto. 


1 comentario:

aversh dijo...

ya lo condenaron a 25 años, Luis

en nuestro país también se hace justicia, hay esperanzas después de todo

¡salud por eso!