sábado, 4 de abril de 2009

Pensamientos sabatinos con Pezziduri

  • El caso de los helados sigue siendo para mi un caso interesante, no tanto por si D'Onofrio hizo bien o mal con su promoción, sino por el uso de internet. Lo que me parece curioso es que ambas compañías rivales -D'Oonofrio y Lamborgini- han desmentido lo que, según la red, es una verdad incontrovertible. En primer lugar, D'Oonofrio insiste en que la campaña fue un éxito, lo que quiere decir que las quejas en Twitter, Facebook y blogs son una minoría dentro del universo absoluto de consumidores. Por otro lado, la supuesta contracampaña de Lamborgini -quienes, según flyer virtual que empezó a circular, iría a tomar la idea de "helados por 1 sol"- resultó falsa. No tenían en mente a hacer ninguna contracampaña ni planeaban o planean vender helados a 1 sol. Pero estoy seguro de que los que viven informados solo a través del cyber boca a boca intentarán comprar helados rojos a un sol de todos modos. A ver cómo les va.
  • Una cosa que no pensé -y me resulta tan obvio ahora que realmente fue una estupidez no pensarlo- es que la mayoría de comentarios sobre la supuesta "estafa" de D'Onofrio son anónimos. Si se sabe que las encuestas por internet -por poner un ejemplo- no son estadísticamente válidas, ¿por qué esta marea de comentarios virtuales de pronto sí lo son o, al menos, merecen la atención de algunos medios? ¿Quién asegura que gran parte de estos comentarios no son de gente ligada a la competencia? Nadie lo puede asegurar.
  • De la misma manera, ¿quién puede negar que el flyer falso no salió de la compañía rival o de alguien relacionado a la compañía rival con ánimo travieso? Nadie.
  • Es más o menos evidente, entonces, que es casi imposible distinguir entre opinión pública honesta y malas artes publicitarias.
  • ¿Por qué los medios le hacen caso a Facebook o Twitter? La respuesta más fácil y directa es porque esos medios -o sus colaboradores- tienen cuentas en Twitter o Facebook. La estrategia de rebotar ideas ingeniosas (6-0, del partido Brasil-Perú), campañas o curiosidades de los usuarios de las redes sociales tiene como misión dar la sensación de que "te hacen caso", de que ahora "sí tienes voz". Pero, en realidad, ese rebote es enteramente publicitario, una forma de premiar el consumo. "Sigue la historia que tú mismo creaste ahora en nuestro Twitter y pronto te brindaremos excelentes ofertas de nuestros auspiciadores. Gracias por tu preferencia". Algo así.
  • Para los que llegados a este punto ya están resoplando y diciendo: "otra vez este h... con la misma cantaleta" cabe resaltar que lo importante en el debate público es estar bien informado. ¿Qué es estar bien informado? Saber la verdad o, al menos, acercarse a ella.
  • ¿Por qué hay gente que relativiza la verdad? Porque, como dice el refrán, la verdad duele. Sobre todo le duele a sus amigos.
  • ¿Eso quiere decir que todo en internet es falso? No seamos radicales. Pero cada vez estoy más convencido de la inevitabilidad de un DNI virtual. Al diablo: si quieres participar en el debate público ayudaría mucho que dijeras quién eres. 
  • Hasta ahora ningún medio explica bien lo que sucedió con D'Onofrio.




5 comentarios:

Biyu dijo...

DNI virtual, pero con eso consigues que la red sea prácticamente lo mismo que la vida real: La esencia de la basura hermosa que es Internet está en el anonimato.

aversh dijo...

¡ouch! osea que ya no puedo opinar sobre D"onofrio porque soy un aversh anónimo, ay contigo... ya pues, ya me voy. no digo nada, chau

aversh dijo...

asi es que me baneaste por anónimo. OK

Luis Aguirre dijo...

Calma, Aversh. Solo es una idea basada en esta ultima e incierta experiencia en internet. Tus comentarios son bienvenidos.

saludos

aversh dijo...

(: