domingo, 19 de julio de 2009

Ministro de Salud, decídase

Hace semanas, cuando lo de la gripe recién salía en las noticias mundiales, dijo que el Perú estaba preparado y que nadie se preocupara. Luego, tuvo que confesar que los reactivos no habían llegado y que el Perú no podía confirmar ni descartar casos de gripe AH1N1. Luego, con los reactivos ya en Lima, admitió que había mucho desorden y que por eso a algunas personas se les informaba que tenían la nueva gripe, para luego decirles que no. Luego, canceló los vuelos de y hacia México. Luego, al darse cuenta que la gente podía llegar de México por otras rutas, dio marcha atrás. Luego, mientras los casos seguían reportándose, que solo se iba a dar prioridad a los grupos de riesgo. Luego, tuvo que morir una persona con sindrome de Down para que también avisara que los afectados con el sindrome eran un grupo de riesgo. Luego, pidió que los padres de familia no entraran en pánico. Luego, pidió que si los chicos estaban con gripe no los enviaran al colegio. Luego, que los colegios adelantaran mejor sus vacaciones. Luego, que si los colegios no adelantaban vacaciones se los iba a denunciar. Luego, que solo el MINSA podía descartar o confirmar casos y que los laboratorios privados no se metieran. Luego, que mejor los laboratorios privados colaboraran porque, bueno, eso descongestionaría las pruebas. Luego, que mejor se cancelara las marchas escolares de Fiestas Patrias. Luego, que también se cancelara la Parada Militar. Y hoy, en un rapto de iluminación divina, nuestro ministro Óscar Ugarte dice filosófico:


"No podemos paralizar el país por la gripe AH1N1"


La nota de Peru21, sobre una entrevista en RPP, trae otras perlas hamletianas del ministro más confuso del que tenga memoria. Con razón dijo que si se iba Simon él también se iba. Pero me pregunto, ¿qué otro personaje hubiese aceptado un ministerio con una plaga encima? Más citas citables:


Ugarte Ubilluz descartó que se vayan a suspender los eventos públicos en los que se congregue gran cantidad de público como una medida para prevenir la propagación del (sic) la llamada ‘gripe porcina’, con lo que dejó sin piso al viceministro del sector, Melitón Arce, quien por la mañana había dicho que las autorizaciones para los espectáculos por Fiestas Patrias, como circos, ferias y conciertos deberían restringirse o suspenderse.


Imponiendo autoridad. Pero, luego, dice lo siguiente:

[El ministro] Explicó que las actividades públicas gestionadas por el Estado sí serán suspendidas porque “sería ilógico que prediquemos sin el ejemplo”


Perdón, acabo de soltar la risa. ¿En qué quedamos? ¿Paralizamos o no al país? Parece que el asunto es que los eventos privados son más difíciles de cancelar porque, dice el ministro, "nadie quiere perder su dinero".

Yanto. Pero lo más absurdo viene en este párrafo:

Explicó [el ministro] que en esta segunda etapa, llamada ‘de trasnmisión comunitaria’, ya no importa detectar el virus, ya que es obvio que este está dentro del país. Dijo que lo fundamental es tratarse ante cualquier síntoma de gripe, “debido a que importa que el virus se detenga y no llegue a lugares donde aún no está”.

Entonces, ¿para qué diablos tanto problema al inicio por saber si alguien tenía o no tenía la bendita gripe? ¿Para qué miéchica el conteo de casos? ¿Para qué la sintomatología enseñada una y otra y otra vez?

A los especialistas esto quizás les haga mucho sentido, pero a todas las personas comunes y corrientes que han visto sus actividades habituales dar un giro de 180 grados -sobre todo las escolares- creo que el laberinto no tiene salida. Los casos irán en aumento cuando los alumnos regresen a clases, pero dudo que el ministro diga que no regresen a clases, con lo que el adelanto de vacaciones quedaría totalmente en el aire.

Necesitamos buen liderazgo, coordinación y declaraciones escritas con todos los puntos y comas en su lugar, no esta improvisación constante para salir del paso y dar la impresión de estar "preparados".

Exijo que se instale una mesa de diálogo entre el ministro y el virus. El Perú avanza.

1 comentario:

Bruno Ysla Heredia dijo...

Lo que deberían hacer es enseñarnos a estornudar cubriendo la nariz con el brazo, decirnos que si nos llevamos las manos a la nariz que estén limpias y, sobre todo, que los cubre bocas no sirven para nada.
saludos