viernes, 27 de junio de 2008

Los periodistas expertos


Los críticos de la Web 2.0 no hablan desde una nostalgia pre-tecnológica: simplemente quieren construir un mundo mejor. Verle las malas costuras al entusiasmo jipijipijay de Wikipedia, YouTube y el blogging no implica - no sé por qué algunos piensan eso- desaparecerlos, o enjuiciar anónimos, o apagar sin posibilidad de reclamo el switch de internet y establecer para siempre el tránsito obligado por las bibliotecas físicas. La herramienta en sí no es ni buena ni mala. Se puede matar hasta con un tomo grueso de las obras completas de Vallejo de un golpe en la cabeza. (1)

El periodista Gustavo Gorriti ayer en su columna en Caretas señalaba también otro fenómeno consecuencia de la Web 2.0: el desmedido crecimiento de la información y la entropía del periódico:

Hace pocos años hubiera sido difícil concebir la simultánea decadencia del diario junto con el crecimiento de la información. Ese parece ser ahora el caso en muchas naciones. Pero si resulta que buena parte de la información necesita, para lograr calidad, de su vehículo histórico: el periodista y la sala de redacción, ¿es posible el crecimiento del periodismo junto con la entropía del periódico? Si la referencia es al periódico impreso, creo que sí.

Como en todas las discusiones análogas la mirada está puesta en la calidad. Gorriti no es un apocalíptico. Su columna describe las fórmulas que buscan los periodistas expertos para hacerle frente a los nuevos tiempos. Curiosamente, mientras más cae el nivel de la información, más evidente se hace la necesidad de periodismo de calidad o de investigación.

La respuesta de los diarios en casi todos los casos es la de reducir personal periodístico. Como se trata de un proceso que tiene varios años ya, hay redacciones que son ahora apenas esqueletos funcionales de lo que fueron en sus años mejores. Y junto con la cantidad se fue el músculo y también la calidad. 

Su texto es el de un experto en la investigación que entiende que hay que acomodarse a la ciberpublicación. No el de un convencido que piensa que un millón de bloggers y sus granitos inexpertos y soliviantados de arena es una mejor forma de periodismo. (2)

Lectura opcional: Un artículo en el Wall Street Journal sobre la "ciencia amarilla", la versión experta del "periodismo amarillo". De cómo el sensacionalismo científico podría estar ocultando la verdad. Interesante, aunque debatible por su ejemplo específico.


(1) Lo que quiere decir que una mala crítica a los críticones es la siguiente: "Si tienes un blog no puedes decir nada".

(2) Habiendo dicho esto de todas formas no está mal mirar el otro lado de las cosas (o quizás regresar al punto de partida). Así que espero postear pronto algo que se titule: "Elogio del amateur".

1 comentario:

El Chato Heston dijo...

Brother, la verdad no tengo intencion de ser el troll del blog (a pesar de los 4 comments en un dia); creo incluso que nuestros puntos de vista estan bastante cerca. La diferencia esta en aquello de lo que tratamos de guardar distancia: el jipijipijay del web 2.0 vs la escandalizacion arcaica (que, ejem, si suele pedir enjuiciar anonimos). Demas esta decir que no te veo afiliado a esas posturas extremas; y que estos debates si me interesan mucho.

El artículo del WSJ se basa en una observacion valida del metodo cientifico, para deslizar la idea que hacemos mal en preocuparnos del calentamiento global. Me parece entender que el autor asume que al no poder ser probado el calentamiento global, las medidas contra el mismo estan demas.

Aún así, fue harto interesante la revisión a la aparición de la prensa amarilla. Da que pensar que, si bien inevitable, el amarillismo es un genero que ha conquistado su propio espacio. Tal vez sea un poco dificil de entender esto en la realidad peruana, donde los periodicos con calata se mezclan con los, digamos, oficiales. En USA, una de las primeras cosas que me llamaron la atencion fueron los pasquines tipo 'National Enquirer' o 'The Globe' tienen su propia sección en el supermercado, con historias tipo el niño vampiro u ovnis.

Saludos