martes, 16 de junio de 2009

¿Distensión?

¿Después de la derogación de los decretos de la discordia? Francamente no creo. Pero que desde ahora hablen los que saben. Yo me quedo con una gran desazón, aunque sí celebro que un gran sector de la blogósfera haya mostrado su lado más indignado en esta coyuntura. Este blog vuelve a la torre de marfil. Aunque estoy seguro que García es una fuerza tanática que desafía cualquier intentona de refugio y paz mental.

Solo me gustaría recordar estas palabras de una revista que suele ser -aunque no parezca- una de mis guías mentales, una de mis brújulas orientadoras. Más de cincuenta años no es poca cosa:

A nuestro país (...) se le presenta una coyuntura económica y geopolítica singularmente favorable si el próximo gobierno se maneja con sagacidad y serenidad, firmeza e independencia de tutelas exteriores.

Las quejas contra Alan García y su primer gobierno son innumerables y mayormente justificadas, pero en estos años el candidato aprista ¿no ha sido específico en sus mea culpas y preciso en la nuevas disciplinas que adoptaría? ¿No ha sido razonablemente didáctico en justificar su optimismo sobre un futuro desarrollo con justicia social?

La política crea, sin duda, caricaturas de sus protagonistas y tanto la prensa como los propios contendores trazamos líneas inmisericordes.
Editorial Caretas, Junio 2006


Si algo ha matado incontrovertiblemente García en su vida como político y presidente han sido las ilusiones y varias de nuestras pocas seguridades. Un presidente del XIX en pleno s. XXI.

3 comentarios:

Daniel Salas dijo...

¿Por qué será que estos finales nunca me satisfacen? Algunos suelen decir en estos casos: "se cumplieron los objetivos de la lucha" o "no han muerto en vano". No me convence. Algo anda mal. Por el contrario, la facilidad con la que el gobierno ha terminado por ceder y el papelón internacional que ha hecho me hace sentir que las muertes han sido de todas maneras en vano, que ha sido un derramamiento de sangre que no puede ser reivindicado de ninguna manera. Ha sido desastroso el papel de Alan García. No siento que este final haya valido la desgracia.

aversh dijo...

claro que sí, daniel. por supuesto que algo anda no solo mal, sino muy mal, huele a podrido, este gobierno se pudre en vida

la razón de la facilidad con que el gobierno ha cedido en este caso es un ejemplo lamentable de la forma irresponsable con que hacen las cosas. a alan se le dijo desde el principio: las leyes de la selva no deben creadas por quienes no conocen la selva ni saben de sus antecedentes ni mucho menos de la realidad que se vive en ella. el papel aguanta todo y un grupo de ignorantes crearon leyes que a todas vistas estaban condenadas a ser derogadas porque existe lo que se llama la pirámide legal, en la que la constitución está por encima de todas las que salgan y si no se ciñen a ella, son peces fuera del agua: boquean hasta morir. lo lamentable es que mientras boqueaban, se llevaron tantas vidas inocentes consigo

ni perdón ni olvido, esas muertes no deben ser vanas. no podemos seguir de brazos cruzados mientras nuestros hermanos tienen que decidir que es mejor morir luchando que por inanición y olvido. las condiciones en que se quedaron las zonas explotadas es una condena a muerte para sus habitantes. quien no sabe de eso, que piense lo que sentiría al ver morir a su familia por enfermedades que no pueden curar con sus hierbas porque cerca no tienen ni hospital, ni médico, ni medicinas, y lo que es peor, a nadie le importa la suerte que corren

que caiga todo el peso de la ley contra este gobierno genocida

aversh dijo...

"torre de marfil" creo que escuché/leí a cierto enmascarado que siempre decía eso...