viernes, 19 de junio de 2009

Sangrecitas políticamente desvariadas

¿Se va Yehude Simon? Muchos lo dan por hecho, pero por aquí las cosas dan vuelcos rápidamente. Hace unos días era el villano, pero García en su mensaje a la nación se plegó a su idea del "retroceso por la paz". Y ayer el Congreso finalmente votó a favor de esa fórmula. La percepción es la siguiente: la persona que peleó por la derogación en el Ejecutivo fue el Primer Ministro, mientras García era el hombre de la injerencia extranjera, los ciudadanos de primera o segunda clase, los manipulados, etc. Los amazónicos, con la derogación, hoy aplauden a Simon, y otros grupos de protesta ahora solo quieren conversar con él (ayer a Leyton lo regresaron a Lima desde Andahuaylas con solo un apretón de manos). La instancia dialogante es ahora Simon y, curiosamente, el único dique de contención de las ínfulas autoritarias de García. Hasta sus apariencias difieren: el ágil negociador que se mueve por todo el Perú versus el inflado déspota ilustrado apoltronado en Palacio sin capacidad de reacción.

Lo que dicen los fujimoristas. Carlos Raffo lo dijo bien ayer: "Simon es un Judas". Pero ya sabemos que si los fujimoristas dicen algo es porque hay que entender las cosas al revés. Raffo se refería a que ahora se lo ve como un "santo varón". ¿Los postergados lo estiman?

Being Alan García. Hoy en la mañana Mariátegui se preguntaba "¿qué estará pensando García?" En efecto, todo lo anterior bien pueden ser razones para que Simon salga del Gabinete, considerando que el Presidente nunca quiere que nadie lo sobrepase. Aunque Del Castillo era "el bombero", siempre fue una especie de extensión y un traductor de García (a diferencia de Simon, que más parece un antagonista constructivo, un lunar democrático). Recordemos que cuando JdC se presentó en televisión al frente de todo su Gabinete en la crisis de los audios García estuvo invisible y no dio ningún mensaje a la nación.

La oposición está en la calle. Eso es lo que dice Fernando Rospigliosi en un buen diagnóstico del Apra en estos momentos. Las soluciones para manejar una oposición así son dos: o mano dura o ceder. El pueblo ya habló: mano dura no quiere. Dicho sea de paso: ¿dónde están las encuestas que miden la popularidad de García después de Bagua? ¿Se estará acercando a cero?

Green is the new red. Si bien los humalistas pusieron el pecho políticamente con los selváticos -hasta han perdido congresistas- Toledo también se subió al coche opositor y ladrillo a ladrillo va construyendo su candidatura. Mientras Lourdes ha quemado la suya antes si quiera de partir, me pregunto si un García tan nefasto en los dos años que quedan para el 2011 podría producir una nostalgia toledista. Yo ya estoy tarareando "Amor, amor".

Características toledanas. Haga lo que haga, Toledo jamás será considerado un autoritario. Durante su gobierno soportó todos los adjetivos menos ése. Y he ahí su gran capital. Keiko, Humala, García y Lourdes (que ahora parece una versión descafeinada de García) son candidatos de la filosofía contraria: "hacemos primero, consultamos después".

(A mí me gusta "A Primera Hora"). (Esto merecería otro post, pero me gusta el estilo "pase-remate al arco" de la dupla Delta-Mariátegui. El director de Correo ha traducido sus chiquitas al formato televisivo: la Delta relata la noticia y Mariátegui da el punch-line. Creo que mucha gente se deja llevar por la línea editorial para decir que el programa es malo, pero la dinámica espídica de Mariátegui cae mejor en la modorra matutina. Yo me veo siempre cambiando al Canal 2 y dejándolo ahí desde las 6.30am).

Actualización: Ofrecer la derogación de los decretos a los nativos fue un impromptu exclusivo de Yehude Simon según Caretas.  También Carlos Basombrío. 

1 comentario:

aversh dijo...

yehude nunca debió aceptar ser parte de este gobierno, era como anular su candidatura para el 2011. no sé si la anulación de esas leyes anti-constitucionales lo libren de la culpa en el genocidio cometido

y en lo q se refiere a toledo, sí, hay muchos nostálgicos ya, yo en el montón...