jueves, 25 de junio de 2009

Michael Jackson








La imitación de Michael Jackson del peruano Jorge Benavides en "El Especial del Humor" bien puede ser una muestra de lo que muchos gorilones locales jamás soportaron del artista: alguien que nunca quiso ubicarse bien ubicado en su segmento racial y un hombre lo suficientemente afeminado para traicionar las expectativas sexuales prejuiciadas de lo negro. Jackson pasado por el diorama de la peruanidad se convertía en un mal hijo de La Victoria, un bastardo de lo grone, un violador chupapinga que al final era acribillado a piedrazos de tecnopor por sus lapsus de pedófilo. La violencia de la dupla Benavides-Alvarez ha hecho reír mucho a los chanchos. Pero vista desde un ángulo más sincero es una fotocopia de todo lo imbécil que podemos tener. 

La imbecilidad se queda en la caricatura y se olvida, claro, de la música. La música de la voz y la música del cuerpo. Con la muerte de Jackson muere parte de una generación para quien la discoteca - the dance floor- se volvió diurna. Terminada la rebeldía lumpen de Travolta de sábado por la noche, la discoteca de Jackson transformó la nocturnidad cocainómana en un mainstream soleado. Hizo a muchos -niños en el momento de su eclosión- armar sitio una mañana cualquiera en el dormitorio para seguir los siseos de sus hi-hats. Imposible imitarlo, pero muy fácil admirarlo. MJ tenía un tempo tan personal que era un constante ad lib de las extremidades y de la glotis, una sucesión de chillidos, gemidos, aspiraciones y ululeos que, aunque tribales y sexuales, más parecían el lenguaje de la felicidad espontánea. Elvis meneó la pelvis con cierto arrebato, pero Jackson encontró en la ingle un chakra musical esencial.

La vida personal es la vida personal y ahí estarán los biógrafos para husmear en cada detalle prosaico. En el pasado, este blog le dedicó un par de posts al artista en un intento de homenajear las síncopas prodigiosas y al personaje público que se alistaba para el retorno. La muerte de MJ es portada web en todo el mundo. Algunas dan sus condolencias al fuera de serie. Otros quizás simplemente al megafreak. Arriba la galería.

8 comentarios:

LuchinG dijo...

"La vida personal es la vida personal y ahí estarán los biógrafos para husmear en cada detalle prosaico."

Eso quisiera yo, pero las personajes publicos son los primeros en cruzar las frontera: no seríen realmente figuras públicas (con algunas excepciones) si no se dedicaran a vender su vida personal. Cuando a un jugador de fútbol lo contratan para vender celulares, no lo contratan porque patea bien la pelota, lo contratan porque la gente vive pendiente de su vida personal; y él vende su vida personal para ganar dinero. Por eso cuando algunos se quejaron porque botaron a este chico de la propaganda de Claro, yo dije "¡y uqé querían? ¿Acaso lo han contratado por buen futbolista?"

aversh dijo...

Definitivamente que hay -y habrá, definitivamente- mucho que decir de la vidad personal de Michael Jackson. Y aunque coincido con Luching, no puedo ignorar que es verdad que Michael jackson fue un grande de la música.

Que descanse en paz, al fin...

hipomanco dijo...

luching, si nos permites un momentito, estamos en duelo.

Bruno Ysla Heredia dijo...

Muy pertinente tu homenaje a Michael Jackson. Es curioso que asi como paralelamente a los Beatles ocurrió la psicodelia, también en paralelo a Jackson ocurría lo de la cultura hip hop que también me parece que tiene esa cosa diurna que dices (pienso en chicos bailando y haciendo piruetas de cabeza en las esquinas con los tocacasetes de todo volumen). Es curioso o son webadas mías.

Mi reacción ante la muerte de Michael Jackson fue de sorpresa por varias razones. Cuando pude darme cuenta de que no era una broma se me ocurrió que mi reacción fue algo así: "¿Qué, acaso Michael Jackson estaba vivo?". Por una parte, él se había convertido en el cadaver viviente de su gran video Thriller (voy a decir algo jodido: Las webaditas de los "grandes" videos de Peter Gabriel lucen hoy como tecnologías de la prehistoria, pero lo de "Thriller" me sigue dando miedo y probablemente siempre lo hará) pero por otra, y quizás por lo mismo, Jackson era un personaje de ficción que existía antes de que yo existiera (allí están las imágenes de los Jackson 5 o la noticia de que Diana Ross lo "descubrió" para hacernos ver a los chiquillos de la era "Thriller" que MJ no había nacido de la nada) y yo creía que seguiría existiendo cuando yo ya no esté aquí, aún con sus problemas judiciales, las efimeras noticias sobre su bancarrota y la venta de su rancho Neverland y, sobre todo, su extraña fijación por los niños de la que nunca se sabrá a ciencia cierta qué fue (¿tendríamos que saberlo?). Mas no, resulta que Michael Jackson era una persona real, de carne y hueso y que tenía un corazón de verdad, de esos que un día dejan de funcionar y se acabó todo.

Igual, yo esperaba que Michael Jackson algun día lanzara el disco que lo reconcilie con todo el mundo. Cuando salió el sencillo de Invincible, "You rock my world", creí que había reencontrado el camino pero las reseñas hicieron leña al disco. Después de eso, hace ya varios años se supone que estaba trabajando en un nuevo album con diversa gente, aunque la presencia de algunos o algun miembro de Black eyed peas como que no me entusiasmaba mucho.

Cambiando de tema (pero no mucho), la frase que cita LuchinG también me parece cuestionable aunque su contraargumento no me convence: En principio sí contratan a alguien porque patea bien la pelota y no creo que lo que se venda sea la vida personal sino la imagen, lo que se ve de fuera (PIL, Public Image Limited, ja). El asunto con Michael Jackson no tiene tanto que ver con sus cambios de apariencia porque creo que la apariencia está en el límite de lo que es la imagen pública y la vida privada (aunque igual me pregunto si MJ habrá logrado la autenticidad de la que hablaba "La Agrado", aquel personaje de "Todo sobre mi madre") sino con su relación con los niños (ok, no voy a decir "extraña" porque en realidad no sabemos cuantas personas podrían mentir al respecto). Correcto, eso ocurría dentro de su vida privada pero ¿afectaba? la vida de otras personas, personas que tal vez no tenían mucha conciencia de lo que estaban haciendo (que tampoco sé si Michael Jackson la tenía). Quiero decir, no sé qué tan privado sería esto. ¿Alguna idea?

Saludos

Ronald dijo...

Amigos,
Creo que es necesario recurrir a los medios alternativos de comunicación para no permanecer impávidos frente a la avalancha mediática que cae sistemáticamente sobre nuestras cabezas direccionando nuestra percepción. Acá les presento una página que pretende ser un espacio para la libre expresión de ideas y el debate…

http://toromata.wordpress.com/

Daniel Salas dijo...

Luis:
Entro un toque para recomendar el artículo del excelente lingüista John McWhorter y que va en la línea de lo que dice Bruno Ysla:

http://blogs.tnr.com/tnr/blogs/mcwhorter/archive/2009/06/25/michael-jackson-the-man-who-wasn-t-there.aspx

schatz67 dijo...

Muchos hablan sobre las celebridades con una asepsia digna de mejor causa.Y un argumento como el que señala que una figura pública no lo sería si no se dedicase a vender su vida personal es francamente risible.Como dice Luis,la vida personal es eso y nada más.Todo lo demás es un perverso juego entre los medios cancerberos y el morbo sobrealimentado de la sociedad que quiere saber de que color son los calzoncillos del héroe dominguero o pantallero.

Para poder acceder a un contrato publicitario hay que tener un mérito profesional indiscutible.Un ejemplo,las recientes apariciones mediáticas de Kina Malpartida.Alguien puede decir que Kina ha vendido su vida privada? Ella sale a vender públicamente sus affaires? Para nada, la contratan para vincular una imagen de solvencia y éxito a una marca que se quiere posicionar en el mercado.

Al futbolista que era imagen de Claro lo contratan por ser un buen futbolista y tener una imagen exitosa y lo hacen firmar una cláusula en la que se dice expresamente ue si existe algun tipo de escándalo relacionado con la vida privada del jugador y que pueda afectar no solo su honorabilidad sino también a la marca el vínculo quedará disuelto.Las reglas claras,el no las cumplió y se quedó sin contrato.

Uno de los mejores vehículos de marketing es Roger Federer.A él lo contratan porque su vida privada vende?Para nada, no hay nada más tranquilo que la vida del suizo.En que quedamos entonces? En la imagen exitosa, en los títulos, en el toque de Midas que una persona con esos palmarés le puede imprimir a una marca.

En fin, creo que seguirle explicando eso al desavisado comentarista es echarle bellotas aderezadas a los cerdos.Mejor regreso al tema original del asunto:Michael Jackson desde mi perspectiva personal era un producto del star-system,con dos discos interesantes (Off the Wall y Thriller)y que fue víctima de sus propias limitaciones personales y de un entorno perverso.Equiparar su legado (vendedor,que duda cabe) a un grupo como The Beatles es exagerado.Jackson era un producto venido a menos y lo unico inmortal que dejará serán sus récords de ventas y su esencia plástica no degradable.El sistema,que lo fabrico y lo vilipendió,hoy lo llora inconsolablemente.

Saludos

Jorge

LuchinG dijo...

LuchinG: Es falso que todos los que son famosos vendan su vida personal, ahí tienes el caso de Robert De Niro y Jodie Foster.

¿Robert De Niro, Jodie Foster? Diablos, no sabía que esas personas existieran; pensé que había soñado esos nombres. Te explico: hay que ser bien tonto para pensar las cosas en blanco y negro: yo dije en mi comentario anterior "la mayoría", porque eso es lo que puede ver cualquier persona en los medios. Pero, aún así, esos dos mismos ejemplos no son ejemplos puros: en las entrevistas, aunque no abundan en detalles, hacen comentarios que estarían en la esfera de lo personal: Robert De Niro cuenta detalles de su amistad con Martin Scorsese, Jodie Foster hace comentarios "espontáneos" detrás de cámaras. ¿Para qué? Para venderse.

Pero en los casos en los que no ocurre eso, como en el de aquel tenista suizo, ¿qué pasa?

No conozco ese caso, pero sí he visto un par de cosas de Kina Malpartida. La entrevistan por todos lados, no porque simplemente le caiga bien a golpes a sus oponentes, sino porque quieren tomarla como una heroína personal, como un personaje de una historia propia: los "peruanos" brillaMOS en el mundo. Luego vienen las entrevistas por todos lados, Bayly le pregunta si tiene novio y cuanta tontería se le ocurra, y de ahí sale en los comerciales de pasta dental. ¿Habría salido en ese réclame sin dar las entrevistas no-deportivas? Posiblemente sí. ¿Habría salido en los comerciales de pasta dental sin esa necesidad que sienten muchos de agregar una heroína a una historia propia? Te aseguro que no.

Estás cambiando de tema, LuchinG. Primero dices "no serían realmente figuras públicas (con algunas excepciones) si no se dedicaran a vender su vida personal", ahora dices que lo que venden es un ídolo. Esa es una falacia... ¿cómo se llamaba?

La falacia del francotirador: disparas para cualquier lado, y luego marcas el blanco alrededor del hueco de la bala. Me encantaba usarla en el colegio. Para nada, no tiene sentido discutir un tema si no se está siendo honesto. Si he sido crudo o impreciso en mi comentario, mil disculpas; pero era sólo un comentario, no una tesis. Repito: yo me refería a la gran mayoría de los casos; en el caso de Kina Malpartida hay, al menos, algo de eso. No podría decirlo con certeza cuánto porque, gracias a dios, hace veinte años tengo cable en casa y casi no veo televisión local.

No, LuchinG, ni siquiera así se cumple la regla. Si para ser famoso hay que vender la vida personal, y hay gente que no vende su vida personal y es famosa, entonces la regla tampoco no se cumple en la mayoría de los casos; lo que pasa es que primero son famosos y luego hacen comentarios sobre su vida personal.

Error. Yo no he inventado a Paris Hilton, ella es una persona de carne y hueso.

Ese es un caso extremo.

Ah, entonces ¿es una excepción a tu propia regla? Y si hay una excepción a la regla, dicha regla realmente no existe, según tú mismo dices.

...

Te explico: no existe teoría que pueda explicar la realidad completamente (aunque me cuesta creer que esta regla se cumple también con el darwinismo). Creo que lo más que podemos hacer es identificar una tendencia, muy marcada en este caso, diría yo.

Francamente, hablar contigo es como echarle bellotas aderezadas a los cerdos, arrojar manzanas a los chanchos y trufas a los berracos.

Abre cualquier revista y verás que tengo razón. En el primer número de Dedo Medio le preguntaron a Vanessa Saba cuántos besitos le dio a su último enamorado. Era para morirse de la risa. Tema a parte: cuando se hace una variación sin sentido en una frase, el efecto es cómico. Como aquella frase "más gallo que el caballero carmelo". ¿Qué trataba de expresar, que quien la dijo leyó el libro? Dios mío.

Bah! Te las das de muy crítico, pero eres tan narcisista que te entrevistas tú solo.

Voy hacer mil copias de esta entrevista y las voy a repartir a todos en la oficina. Supongo que es muy deshonesto de mi parte, pero qué quieres, eso vuelve locas a las chicas.