jueves, 4 de junio de 2009

Fríos, inviernos, frazadas, biomasa y nuevas cocinas

Interesantísimo texto del médico Roberto Accinelli publicado hoy en El Comercio:

Les aseguro que todos los niños fallecidos vivían en casas donde sus padres usan biomasa para cocinar (leña, excrementos de camélidos o de vacunos, champas de ichu o pasto). Y en estas viviendas los niveles de contaminantes exceden en gran proporción los límites permisibles, y son muchísimo más altos que los que hay al interior de una vivienda en la que todos los adultos fuman más de una cajetilla por día.

Estudios hechos por diferentes investigadores médicos, incluyendo a los de nuestro grupo del Instituto de Investigaciones de la Altura de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, han demostrado que las personas expuestas a biomasa presentan inflamación crónica de todo su organismo, y no solo de los pulmones. Una de las consecuencias de esta exposición crónica es que la capacidad de defensa de los pulmones está disminuida, lo que hace que estas personas presenten más neumonías, bronquitis e
IRA.

Léase completo. Es en estos casos cuando la ciencia es más útil que el malapalabrerismo (1). Salvo, claro, que estés en campaña para otra cosa. Hic.

(1) Dícese del floro rajón y achorado que excita el sentimiento de culpa ajeno alrededor de una tragedia.

3 comentarios:

aversh dijo...

no sé qué decir, la verdad. duele ver esta realidad, esta indiferencia hacia nuestra gente, hacia los niños. lo único que espero es que toda esta campaña, este interés que se ha creado hacia el problema del friaje en los andes, traiga como resultado algún plan para evitar que cosas como éstas sigan sucediendo año a año.

los resultados de las investigaciones que realizan los especialistas no deberían quedar encarpetados para sacarlas a relucir en momentos como éstos. las autoridades deben escuchar a los que saben y tomar medidas preventivas para evitar que nuestros hermanos de los andes sigan contaminando sus pulmones de la forma en que lo hacen, pero hasta que no les muestren el plan A, B, C... ellos seguirán buscando la manera de calentar sus hogares de la manera en que saben hacerlo.

la caridad no está mal, lo que está mal es condenar a nuestra gente a vivir de la caridad cuando pudieran darles la oportunidad de vivir de acuerdo a sus posibilidades, brindándoles lo necesario para poder sobrevivir en las punas, de la misma forma en que podemos sobrevivir en otras areas del país

Daniel Salas dijo...

La boñiga se ha usado como combustible desde tiempos muy lejanos. Es la primera vez que sé de sus posibles consecuencias tóxicas. Se usa mucho en la India donde, al contrario de lo que se cree, la gente no se come a la vaca precisamente para sacarle el máximo provecho posible hasta que se muera.

LuchinG dijo...

Algo sobre por qué no se comen a la vaca sale en el libro Canibales y Reyes, disque comer carne es un método poco eficiente de consumir proteinas; es decir, comer carne es como regar un parque con un camión cisterna: 100% efectivo, pero ineficiente; el riego por goteo requiere mucho trabajo, pero es mucho más eficiente en el uso del agua; y por eso es que la cultura india estaría prohibiendo comer vacas: no habría suficientes proteinas para alimentar a una población tan densa. Y además, supongo que también se habrán dado cuenta de lo altamente contaminantes que son las granjas.