domingo, 7 de junio de 2009

Sangrecitas cotidianas

Sobre los sucesos en Bagua mejor callar y leer a los que saben más. Básicamente sigo al Gran Combo Club, cuyo último post "Del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" es muy fácilmente suscribible. Presenta una especie de "hoja de ruta" con una visión alternativa para manejar estos conflictos, diametralmente opuesta a la de aquellos que quieren hacer sentir verticalmente la "autoridad".

El punto 6 habla de libertad de prensa irrestricta. Sin duda, este ha sido uno de los grandes problemas de la tensa coyuntura: es muy difícil tener una opinión porque los reportes de los grandes medios vienen ya prejuiciados. Hay un abuso de la palabra "barbarie" que nos retrotrae al s. XIX.

El mensaje oficial de García también viene entintado con cierta retórica colonialista: "asesinados en condiciones de salvajismo y barbarie" y "riquezas de gas y petróleo del subsuelo que de acuerdo con la Constitución pertenecen a toda la Nación". Degollar es de nativos salvajes en tanto que balear es de fuerzas civilizadoras. Luego, eso de anteponer las riquezas a las personas, el medio al fin, la mayoría en desmedro de una minoría sistemáticamente maltratada, es poco menos que inhumano.

El apagón de un par de horas de ayer en la noche nos llenó de cierta inquietud a quienes lo sufrimos. En la reunión en la que estaba, a la luz de las velas, la conversación rápidamente derivó a los sucesos en Bagua. Escuché varias opiniones encontradas mientras un amago de gripe -¿la porcina?- reptaba por mi organismo.

Antes del apagón fui al cine. Dos problemas graves en Larcomar. La función de las 7.40 en realidad era a los 8.20. Frente a los reclamos solo una respuesta: quien se "equivoca" no es el cine sino los periódicos o las webs que colocan la información. Absurdo. ¿Quién puede equivocarse con un copy-paste? Además, no es la primera vez que me sucede. A Cineplanet Alcázar fui a una noche para darme con la sorpresa que la película anunciada -en periódico y web (cine.com.pe) por igual- ya no estaba más en cartelera. Tuve que irme a otro cine. Cambian horarios como se les da la gana.

El segundo problema es la proyección. Imagen y sonido pésimos. Mitad de la película vino con un sonido de saturación espantoso. Luego se corrigió parcialmente. Entre pararse a reclamar -y perderse parte la película - o pedir devolución de dinero -y haber perdido tontamente tiempo valioso- no queda más remedio que seguir adelante. Dieciocho soles dudosamente invertidos. En Lima ir al cine ya no es un placer.

La película que vi fue "Star Trek", muy bien tratada por la crítica americana. Lamentablemente a mí me dejó bastante indiferente. Viajecitos en el tiempo, un Kirk que parece salido de la serie "The Fast and The Furious" y harto chiste de sit-com que aligeran ese 80% de nintendo que es toda la película. Con todo, el personaje de Spock joven estuvo interesante. Por si acaso: jamás en mi vida he visto un solo episodio de Star Trek y ninguna de sus películas. Tengo la ligera sospecha que demasiada atención se le ha dado a los geeks. Que permanezcan como subcultura nomás. (Y sobre J.J. Abrams, mucho mejor estuvo su producción "Cloverfield", dirigida por Matt Reeves. Bloodyhell del recuerdo, hic)

Y para finalizar y no perder la costumbre, otro breve entremés que es parte de la obra "Viaje hacia el fin del blog", pronto en el CCPUCP. Se titula "Sucesos en tiempo real":

Blogstar 1: No sabes! Pablo O'Brien acaba de revelar cosas que dijo Jessica Tapia!
Blogstar 2: Ajá! Finalmente se sabe quién es! ¿Qué dijo?
Blogstar 1: Algo sobre Genaro, papel higiénico y limpiarse culo. Literal: "“El dueño del canal tiene el derecho de comprar el papel higiénico del grosor que quiera para limpiarnos el culo”
Blogstar 2: Dios mío! Así tratan esta noble profesión. Es lo más abyecto que he escuchado sobre el periodismo.
Blogstar 1: Ni siquiera en la época de Fujimori.
Blogstar 2: Ni siquiera. Vas a postear de hecho, ¿no?
Blogstar 1: ¿Postear? Ya lo twiteé!
Blogstar 2: Excelente. Por mi parte, prepararé un discurso intentando limpiar este oficio de tanta escatología.
Blogstar 1: Me encanta cuando empiezas a usar palabras nuevas.
Blogstar 2: Escatología, ecuménico, kafkiano y "por arte de birlibirloque".
Blogstar 1: Jaja. Genial.
Blogstar 2: Es que una cara bonita no es periodismo, pues.
Blogstar 1: Tienes razón, basta de hipocresías. Oye, hablando de caras bonitas. Me acaban de pasar nuevas fotos de Stephanie Cayo.
Blogstar 2: Uy, reenvía!

15 horas, 43 minutos después....

Blogstar 1: Oye, acaba de salir Jessica Tapia en Enemigos Íntimos.
Blogstar 2: Qué dice? Es indefendible!
Blogstar 1: Acaba de desmentir a O'Brien.
Blogstar 2: No!
Blogstar 1: Así es. No dijo lo que él dice que dijo, la sacaron fuera de contexto y además lo llamó cobarde. Lo que dijo, además, fue parte de una reunión de chamba.
Blogstar 2: Pero, ¿es que acaso se pueden decir lisuras en una reunión de chamba? No seamos pend..., pues!
Blogstar 1: Bueno, yo solo te cuento.
Blogstar 2: La abyección sobre la abyección. Ay, periodismo, cuántos crímenes se cometen en tu nombre! ¿Postearás sobre eso?
Blogstar 1: Ya lo twiteé! ¿Tú que harás?
Blogstar 2: Creo que dejaré que mi público saque sus propias conclusiones.
Blogstar 1: Sí, total, esto mañana saldrá en todos los pasquines. Les encantan las peleítas.
Blogstar 2: Así es. Y, la verdad, no estamos para embarrarnos con dimes y diretes. 
Blogstar 1: Bien dicho, doctor.


2 comentarios:

LuchinG dijo...

La parte más interesante de la película (no soy un trekkie, sólo simpatizante) es las diferencias de personalidad entre Spock y Kirk, pero apenas si pudimos ver eso con la cantidad de auto-referencias que hacían. Si querían resetear la historia, mejor lo hubieran hecho en serio, no recurriendo a la triquiñuela de un universo palalelo.

Dominion dijo...

Siendo un trekker y conociendo a amigos trekkers mas hardcore (no usamos el termino peyorativo trekkie), resetear la historia hubiera sido un sacrilegio ya que Abrams tendria a la mayoria de la comunidad trekker en contra perdiendo muchos de los millones que la pelicula ha hecho hasta ahora (222 millones).