sábado, 11 de octubre de 2008

116

Según cuenta la noticia David Duchovny salió de una clínica de rehabilitación para tratar su adicción al sexo. ¿Qué es en definitiva ser un adicto al sexo? ¿Y tan pocos días puede durar una rehabilitación? Parece una afección extraña en estos tiempos, excitados como estamos de hablar con la Rampolla o leer blogs donde la persecución del orgasmo es más urgente que la captura de Rómulo León. Busqué algo de información sobre el tema y me topé con un largo artículo en el New York Times: "How do you cure a sex addict". Es de hace ocho años, pero sospecho que muchas de las ideas aún se mantienen. Algunos datos: tener más de seis orgasmos a la semana ya es síntoma de que algo no anda bien; el promedio de masturbaciones semanales en un hombre es de tres; y los porcentajes de gente afectada por estos desórdenes del impulso sexual es de 95% hombres, 5% mujeres. Curiosamente, la cifra es inversamente proporcional en el caso de los desórdenes alimenticios. ¿Cómo se aliviaron los adictos al sexo? Con pastillas. Al momento de la elaboracion del artículo, el prozac o similares -porque una relación hay entre la sexomanía y los niveles de serotonina- parecía una alternativa muy razonable de tratamiento. Que es a la larga lo que muchos deprimidos dicen: que apenas empiezan con la medicación la libido prácticamente desaparece, lo que -aunque a los propagandistas de la arrechura les parezca el reino de la tristeza-  los hace increíblemente felices. Se parece a la paz, dicen.

No hay comentarios: