lunes, 30 de marzo de 2009

La post-sala

Una buena nota de Dedomedio de hace dos años hacía un repaso comparativo de todos los directores técnicos que habían pasado sin éxito por el seleccionado peruano luego de España 82: el recuento iba desde Moisés Barack, en ese lejano México 86, hasta Freddy Ternero, hoy alcalde distrital, para el 2006. Después de lo de ayer otro nombre se suma: el de "Chemo" del Solar.

Con ayuda del artículo, a primer vistazo se aprecia que en la mayoría de procesos clasificatorios siempre hubo cambio de técnico a medio camino. Es decir, que en la mayoría de procesos se contó con dos DTs:

México 86: Moisés Barack y Roberto Challe
Italia 90: José "Pepe" Macía y Percy Rojas
EEUU 94: Vladimir Popovic (empezó y terminó; según lo cuenta Dedomedio, en ese proceso quien renunció fue Chemo del Solar, entonces jugador, por no sentirse cómodo. Interesante dato.)
Francia 98: Juan Carlos Oblitas (empezó y terminó; fue el que estuvo más cerca de la clasificación)
Japón-Corea 2002: Franciso Maturana y Julio César Uribe
Alemania 2006: Paulo Autuori y Freddy Ternero

Para estas eliminatorias pasará lo mismo. Es probable que José del Solar renuncie luego del partido con Brasil este miércoles y que otro entrenador asuma, con lo que terminaríamos nuevamente con dos entrenadores para un solo proceso. ¿Quién podría aceptar tal encargo?

No vi el partido ayer porque ayer se inició mi movimiento unipersonal anti-fútbol. Pero lo que sí suelo ver muy interesado son los comentarios sobre los partidos importantes en la noche, en lo que se denomina la "post-sala". Ayer pude ver a Trisano, a la Pepa, a Núñez, etc. cada uno con su relato y su versión. Y si bien todos podían dar cuenta del partido, sobre lo que falló o lo que fue inevitable, creo que nadie supo decir qué cosa había que hacer con la selección a partir de ahora. También escuché a Bayly y a Tongo. Estuvieron divertidos. 

Por supuesto, yo tampoco tengo una respuesta. Lo que sí tengo más o menos claro que en el Perú existe la más que suficiente cultura pelotera como "producir" jugadores con talento en bruto. Los jugadores, como dice la jerga, de "categoría internacional", no nacen, se hacen. Y solo se hacen aumentando la competitividad. ¿Cómo lograr eso localmente o por dónde empezar? No sé. La Pepa decía ayer: "ya todo se ha inventado", dando entender que en esto del fútbol no hay misterios y que tenemos una gallina de huevos de oro que nadie se anima a hacerla rendir. Por ejemplo, me pareció increíble que ayer el estadio rebalsara de gente solo movida por una "ilusión" con ingredientes xenófobos o, para decirlo amablemente, con espíritu de revanchismo regional. Es pura cultura pelotera (aunque Carlos Alberto Navarro mencionó la "inflada" publicitaria de los medios). Ayer los que no fallaron fueron los aficionados.

Hoy Angel Cappa, técnico de fútbol, escribe en Deporte Total y propone varias cosas para la selección de las cuales rescato lo siguiente:  

1) Lo primero que se requiere es una reunión con todos los presidentes de los clubes profesionales, la FPF e instituciones implicadas, técnicos y jugadores, y darle prioridad a la selección con un plan de trabajo a mediano y largo plazo.

2) Entrenadores capaces, con la sensibilidad necesaria para entender el significado del fútbol en la sociedad y el estilo del fútbol peruano. 

Me gustaría tomar la primera idea de Cappa, pero partiendo desde este punto de vista: no hay que olvidar que el fútbol es, sobre todas las cosas, espectáculo y negocio. Y, por lo vivido hasta hoy, queda muy claro que, de todos los espectáculos que se esperan con ansiedad, ganas e ilusiones, los partidos de la selección son prioridad A-1 para el bolsillo aficionado. Es la única afición que no se pierde -salvo para este blogger-, que no se agota, que no se aburre, que no se desgasta, que se renueva a cada rato. Entonces, si la selección debe ser prioridad no es porque haya que ponerse la mano al pecho, sino porque, a la larga, es sumamente conveniente. Esa afición es contagiosa, viral, fanática. Absurda, claro, pero rentabilísima. Es el gran negocio de una bandera nacional, de un "sentimiento". O mejor dicho, es la privatización de una bandera y de un "sentimiento" que hemos aceptado felices y sin mayores contratiempos porque apela a nuestra irracionalidad resultadista. No aprovechar tal circunstancia mejor -pecuniariamente, socialmente- sería realmente ridículo. 

El punto dos de Cappa también es esencial: un entrenador que entienda el significado del fútbol en la sociedad. El DT es también un relacionista público, o sea, un tipo que debe entender al aficionado. Porque el DT no le debe responder a los periodistas, sino a los aficionados (los periodistas no pagan entrada). Las conferencias de prensa "técnicas" son aburridísimas y las puede hacer cualquiera. Pero hacer del seleccionado una causa social es cosa de líderes. ¿Cuál de todos los técnicos de arriba fue un líder, o sea, alguien que no se ahogó por la marea de los medios y el ánimo volátil de la opinión pública vía malos resultados? Barajen sus respuestas.

Pero ese camino es, quizás, más gaseoso y espinoso. En realidad, si se ve a la Selección como un gran espectáculo creo que las cosas se aligeran, se vuelven más concretas, menos dramáticas, y no como ayer, en donde ya nadie sabía cómo manejar el estupor o esconder la cabeza. Si la Selección tuviese la gerencia de KISS -ejemplo de coyuntura-, otro sería el cantar: un maquinaria perfectamente engrasada que asegure espectáculo todos los años y en todos los partidos y que mantenga a la hinchada fiel a su propia mitología. Pero el espectáculo empieza en la cancha y con los jugadores. No con las bombitas distractoras de Magaly TV y sus misérrimos ampays. Es increíble cómo los que mueven los hilos del fútbol se están dejando arrebatar una afición.

En fin. Estos fueron mis cinco minutos de nostalgia futbolera: la que viví de niño con Argentina 78 y España 82. Al final del post volverá el cascarrabias de siempre, el que puede vivir sin fútbol tranquilamente. Es posible: está comprobado.





5 comentarios:

El Chato Heston dijo...

Brother, te hago una pregunta:
¿Y que tal si es que el hincha, cojudo como él solo, no acepta nuestra condicion de equipo malo?
¿Por qué un deporte en el que de un par de campeonatos regionales no pasamos, termina discutiendose en el Congreso? ¿Por qué se le endosa la responsabilidad de 'salvar el orgullo patrio', o 'reivindicar el honor ante el enemigo histórico'? No solo la prensa: El hincha que se pinta la cara para ir al monumental y sale renegando, frustrado, como si no supiera contra quien ha jugado. Quitenle relevancia a lo que no tiene relevancia.
Ojo con otra cosa: que esta dirigencia este llena de rateros, lamentablemente para mi reserva moral, no es motivo del atraso del futbol. Hay dirigencias modernas, soildas, transparentes. Pero tambien esta la AFA de grondona, el grupo Tenfield de Uruguay, la Conmebol de Leoz. Tener una dirigencia honesta o deshonesta no implica que el futbol progrese; sino Cienciano no hubiese ganado la Sudamericana, y Finlandia y Nueva Zelanda serian potencias mundiales.
Te cuento algo: mis viejos nacieron en Huaral. De ahí, a pesar que soy crema, siempre le tuve simpatía al Union Huaral de la época de Pedro Ruiz, los Rey Muñoz, Salguero, Leturia, etc. Iba a la cancha en los veranos que pasaba alla a ver partidos contra La Joya de Chancay, La Palma de Huacho, etc. Jamas pensé, pues, que el Huaral llegase a ser campeon intercontinental, pero algunos partidos hizo, por ahí incluso fue Campeon Nacional en el 89 con Cordero, el Venado Aguirre, Farfan, etc.
Negarse el relativo placer del futbol local es tan igual como pensar como no viene Kevin Shields, no tiene sentido ir a la Noche a ver a Resplandor, un absurdo.
Que le queda al hincha entonces? Ver futbol y aprender. Para que la proxima que le juegues a Chile con Bielsa en el banco, con Alexis Sanchez, Mark Gonzalez, Matias Fernandez, Suazo, etc., sepas a quien le estas jugando. Y apoyar, brother, porque sino no eres hincha, solo un posero mas. Si quieres ser hincha para sentirte ganador, nacionalizate brasileño, o -como muchos dicen- hazte hincha de Kina, Sofia o del equipo nacional de Winning Eleven. Asi salgamos campeones mundiales en ping pong, no me interesa ni lo seguire. Yo, como cualquier hincha del Atletico de Madrid, de Racing de Avellaneda, del West Ham United, busco en el deporte una distraccion, no el balsamo para sentirme ganador por el logro de otros. Quieres sentirte triunfador? Trabaja. Quieres distraerte un rato? Mira futbol y aprende. Asi al menos, la prioxima no te sentiras frustrado.

Luis Aguirre dijo...

Hola Chato: si buscas en el deporte solo una distraccion estas en minoria. Así no lo ve el hincha peruano (y, en general, cualquier hincha) que, con una derrota, se deprime, se malhumora, siente que su vida vale menos, busca revancha. Parece broma, pero, a mí modesto entender, así funciona el fútbol FIFA, que ha hecho un gran trabajo pra identificar orgullo patrio con resultados en la cancha durante decenas de años.

¿Es irracional? Claro, pero así funcionan este opio. Aquí la situación, en el partido con Chile, llegó a uno de sus puntos de estupidez más grandes. No es que los hinchas peruanos no supieran contra quién estaban jugando (deportivamente hablando): fueron completamente cegados por el nacionalismo. Así de simple. Mi hipótesis es que, en la medida que el Perú está recuperando su autoestima, según se dice, al mismo tiempo, creo, se está volviendo más nacionalista, más fácilmente xenofóbico.

Pero es solo una idea.

saludos

aversh dijo...

fútbol como distracción y "así al menos no te sentirás frustrado" ja, ésa sí que está buena, chato. no conozco ni uno que vaya al estadio pensando de esa manera. todos quieren que su equipo gane, y en caso no gane, van preparados para sacarle la recontra mugre al equipo contrario o al réferi o a matarse entre barras contrarias.

a mí particularmente no me gusta el fútbol, ni el de mi barrio, ni porque mi padre fue presidente de un club de fútbol, ni por nada. iba a los estadios porque tenía las entradas gratis y por no quedarme sin la patota, pero me entretenía haciendo otras cosas allí dentro. ahora voy a volver a ir porque me están invitando gratis de nuevo, pero igual me voy a entretener haciendo otras cosas ahí dentro.

vuelve a tu estado cascarrabias natural, sin fútbol se puede vivir. pregúntale a beto, jajajaja (no me hagas caso)

schatz67 dijo...

Luis,

Interesante tu reflexión.Rescato también el comentario del Chato Heston al redimensionar la motivación primaria del hincha del fútbol;algunos como tú le dicen opio, otros le llaman distracción pura y dura.

Como ya te lo he comentado mi relación con el fútbol ha pasado por todas las etapas:hincha,socio,dirigente,primera división,fútbol infantil,segunda división, selección etc.etc.etc.Aunque te parezca pedante leerlo en el fútbol peruano (y allende las fronteras en parte)lo he visto casi todo.Y con la experiencia que me da el haber hecho esa travesía alucinada (y alucinante)te hago los siguientes comentarios:

1) La afición por el fútbol es una de las pasiones más sanas que existe no solamente en nuestra sociedad sino también en todo el mundo.La primera visita a un estadio lleno,el contacto cercano con los ídolos, la emoción que te produce el fin de semana etc.etc.son en la mayoría de los casos sensaciones sanas e impolutas que siempre se guardan independientemente de nuestro devenir en la vida.Es eso malo? Para nada, por el contrario,parte del odio y la aversión que muchos terminan desarrollando hacia este deporte comienza cuando comprobamos que nuestros héroes eran de carne y hueso y necesitaban cambiarse de camiseta,que la goleada que celebramos hasta el vómito era en realidad consecuencia de un soborno y que -además de no ser inmortales-algun día comprobamos que en la cancha no somos invencibles.

2)Cuando ingresé a perder tiempo y dinero al fútbol (en paralelo a mis actividades profesionales, luego dejé mis actividades profesionales y me dediqué varios años a perder dinero a tiempo completo en el fútbol)pensaba que a partir de la experiencia que había visto en otros países podía cambiar desde abajo la situación del fútbol peruano.Desperté a la realidad cuando una tarde me llamó un director técnico que habíamos traído de Holanda para hacer un diagnóstico de un Club centenario para quejarse amargamente que ninguno de los profesores citados había ido a la convocatoria pues un octagenario "formador de estrellas" les había dicho que no vayan pues "ese gringo los iba a dejar sin trabajo".El otro golpe de realidad vino cuando tuve que organizar un torneo Sub-20 internacional y el equipos Sub-20 del Ajax(con Van der Waart,Johnny Heltinga y media selección holandesa más) debía chocar con su par de Alianza Lima.Todo iba bien hasta que el mejor jugador del Ajax salió expulsado y cobraron un penal sospechoso a favor de Alianza:resultado final,ganó Alianza gracias a un árbitro comprado por los dirigentes de menores.Conclusión:No solo Alianza Lima es el Perú, el fútbol nacional es una representación exquisita de todos nuestros defectos como sociedad.No olvidar este punto que es muy importante pues muchos pretenden encontrar excelencia o éxito en el fútbol y solo encontrarán lo mismo que en el país:expresiones individuales de éxito y una lamentable expresión colectiva.

3) Mi devenir sucesivo en el fútbol me puso de cara con lo peor que uno se puede imaginar:dirigentes mediocres y corruptos, organizaciones deportivas corruptas y anquilosadas, futbolistas que empezaron con humildad y terminaron convertidos en sujetos insufribles (y terminan poniendo conos en academias en el ocaso de su carrera)y un sistema que solo produce fracasos,desorganización y caos.Así como Albert Camus confesó que todo lo que el había aprendido de la vida lo había aprendido en el fútbol yo puedo confesar hoy que todo lo malo que yo había visto en el país lo volví a encontrar exponenciado en el fútbol.Este pues no es un microcosmos de nuestra sociedad sino más bien la montaña rusa de nuestros falsos paradigmas.

4)Precisamente, si hay un terreno fértil para los falsos paradigmas es nuestro país, podríamos llenar 10 posts con los industriosos habitantes prehispánicos,los generosos aportes europeos a la cultura y vida peruana, los desinteresados esfuerzos de los próceres libertarios, los heroísmos de todas nuestras guerras pérdidas o acaso el más flagrante y doloros:la insignificancia de nuestro país en el concierto mundial.Y en el terreno de los paradigmas el cultivo estrella es el fútbol:Nunca hemos sido nada, nunca le hemos ganado a nadie y nadie nos avisó que el deporte rey estaba cambiando drásticamente y que se iba a convertir no solamente en un mega-negocio sino también en una ciencia deportiva más que en una pichanga sabrosa.Y así estamos, poniéndole la blanquirroja a once pichangueros que generalmente se enfrentan a una expresión colectiva afiatada ,preparada y disciplinada.En verdad somos los ultimos en todo,hasta yo que me alegré por el empate que le sacamos a Argentina he empalidecido al ver la catana que los altiplanicos le metieron a Argentina, ahora sí nos cagó Evo.
A no olvidar tampoco aquel paradigma (que tu de alguna manera recoges) que en el Perú existe talento pero que esta desperdiciado.MENTIRA,en el Perú nacen peloteros habilidosos y quimbositos pero que al no atravesar un proceso adecuado de desarrollo y enriquecimiento conductual se termina perdiendo(a.k.a.Reimond Manco,Farfán,Machito Gómez,Sandro Baylón, Piticlin Palacios etc.etc.etc.)

5) A este desastre súmenle nuestro desapego a las normas, y nuestra conocida desafección por las expresiones como "largo plazo" y "planificación". Y - polémica afirmación- agréguenle un componente sumamente peruano y muchas veces negado de nuestra idiosincrasia:la cagonería.Somos una sociedad cagona que generalmente(salvo extraordinarias excepciones)esta representada en todas sus manifestaciones por sujetos cagones.Personas que arrugan,presidentes mitómanos,congresistas mentirosos que ni siquiera firman sus goles,autoridades locales y regionales sumamente venales,periodistas comprados(o vendidos);gente que dentro y fuera de la cancha no sabe respetar códigos personales ni colectivos y que -cualquier semejanza con la historia es pura coincidencia- solo se preocupa por el sálvese quien pueda.

En el fútbol hay que aplicar la famosa frase argentina:QUE SE VAYAN TODOS.Para refundar, para construír y para volver a pensar en que algun día se puede recuperar esa ilusión genuina que alguien se llevó sin permiso el día que conocimos la realidad.

Todo lo demás es cuento Luis.Reunir a los involucrados para darle prioridad a la selección es una sana intención de mi buen amigo Angel(lo conocí en Argentina en el 2003 cuando dirigió brevemente a Racing)pero que lamentablemente no va a funcionar.El fútbol esta directamente vinculado al tema de la ducación y este tema debe resolverse a nivel extensivo,no en función de una expresión de élite.Asi como hay que educar a los maestros y trabajar con los más pequeños en una educación de nuevo cuño hay que hacer lo mismo en el fútbol a nivel precisamente de los colegios y clubes amateurs.

Y eso debe hacerse en medio de un proceso de largo plazo que todos deben respetar.Como tu bien sabes basta que un técnico mire mal a la presna para que esta quiera tirárselo abajo.Haciendo un símil con la realidad...sabes de algun emprendimiento estatal o público donde el largo plazo es la norma????

Podría seguir escribiendo horas sobre lo mucho que hay que hacer y lo poco que se ha hecho sobre el particular.Pero debo respetar tu espacio y por sobre todas las cosas debo entender ,que al igual que el cine nacional nuestro fútbol no es un enfermo terminal:simplemente no existe.

Un abrazo

Jorge

Luis Aguirre dijo...

Bueno, Jorge, muchas gracias por el comentario. Pero tú sigue no màs, si quieres seguir.

Solo resalto este punto:

"A no olvidar tampoco aquel paradigma (que tu de alguna manera recoges) que en el Perú existe talento pero que esta desperdiciado.MENTIRA,en el Perú nacen peloteros habilidosos y quimbositos pero que al no atravesar un proceso adecuado de desarrollo y enriquecimiento conductual se termina perdiendo"

No sé en qué sentido dices que la existencia de ese "talento" es mentira. Ser hábil futbolísticamente hablando no es genético: es cultural, es aprendido. Y aquí la "quimbosidad" se aprende bien. Pero, como dices, falta lo otro, dar el salto a la alta competencia. A lo que voy es que si ni siquiera hubiese habilidosos peloteros de esquina, pues pensar en un fútbol grande seria casi imposible, un gasto mucho más oneroso. Ahora, si es verdad que ni siquiera tenemos esa materia prima humana, pues el "futbol peruano" debe ser una de las mas grandes alucinaciones de la historia del s. XX. Mi postura es: la cultura está (como hace años de años hemos tenido la gastronomica), solo nos falta encontrar al Acurio del fútbol.

saludos