lunes, 16 de febrero de 2009

La tetilla del oso

Me siento algo mal de repensar mi emoción por el Oso de Oro de La teta asustada -gran título- ganado el sábado. Es que no he visto la película. Y normalmente me sucede al revés: primero veo una película y luego me produce satisfacción saber que una que me ha gustado mucho recibe un reconocimiento, una palma de oro, un oso, un globo, un patita calvo con los pies juntos. ¿Qué es un premio bien otorgado? Un acto de justicia que complace el espíritu. Quizás por eso se suele decir que un premio mal otorgado (pienso en Fahrenheit 9-11, A beautiful mind, entre otros ganadores extraños) es injusto. Injusto para los no reconocidos, esto es.

También me siento mal porque algunos celebran como si un premio al cine sea como un partido ganado por la selección. Hoy veré el Angel del Once y seguramente hablará de Claudia Llosa. Hasta Desde el Tercer Piso -que siniestramente para mal de las neuronas está teniendo un giro cultural- habla de La teta asustada, al mismo nivel verbal (*) que lo hace Alan García, presidente que quién sabe qué cosa entenderá por arte, por cine, por cultura. Mucho más misterioso es saber qué considera arte, cine, o cultura de calidad. Lo que le he entendido es esto: un premio para el Perú es casi como un nuevo TLC. Un producto local exportado y consumido con satisfacción en el extranjero.

Y finalmente me siento mal porque en abril, cuando se estrene La teta en el Perú, empezará el nuevo ciclo de discusiones sobre arte vs. historia, ficción vs. realidad, estética vs. sociología. Es revisitar, como siempre, esa mesa redonda donde Arguedas recibió la crítica fulminante de que su novela Todas las sangres no guardaba correspondencia con la realidad. Es decir, se comenzará a hacer política -¿qué cosa no es política al fin y al cabo?- y aparecerán los que ideologizarán la teta y los que estetizarán la teta; los que la denigrarán por ser racista y los que la ensalzarán -¡ya lo están haciendo y no la han visto!- porque presenta, ahora sí, cierta verdad sobre la violencia en el Perú. Son los mismos que desestimaron Vidas paralelas porque solo mostraba un lado -y muy tergiversado- de las cosas, o sea, porque mentía. ¿Forrest Gump era importante porque tocaba la problemática de los savants en la historia americana? Quizás para algunos gumps locales, sí. Nada es inocente, enseñó Said.

Así empiezo la semana, angustiado por la teta por venir. Me angustia saber que los productos lácteos de Gloria no me harán crecer y recordar cómo Garcilaso escribió que mamó la tradición oral inca de la leche materna. Y también me angustia sentirme transportado a esas imágenes de leches y tetas que aparecen tanto en Macbeth y en boca de Lady Macbeth, ambiciosa dama que clamaba a gritos que su bondadosa leche sea cambiada por hiel porque quizás así su esposo, al mamarla, podría obtener ese plus de vitamínica malignidad para cometer el tan ansiado regicidio.

En fin. Me siento mal. He tomado algo de yogurt y nada. La cabeza me sigue dando vueltas y se repite solo una cosa: la ficción nunca sabe para quién trabaja.

"Mala leche", me responden por ahí.

(*) El primero que descifre lo siguiente ganará un póster gigante de Bloodyhell :

La Teta Asustada. Nombre duro y a la vez conmovedor. Símbolo a la vez del miedo y del amor. Reflejo de lo que somos.

Y que el Perú, recordando lo que fue y lo que no debe volver a ser, y teniendo orgullo por tener creadores que con calidad nos lo recuerden, vaya encontrando el rumbo que alguna vez podría tener para dejar de ser el país adolescente que siempre fue y, esta vez, llegar a su madurez.

7 comentarios:

byslah dijo...

Pucha, qué manera de complicarte la vida. La emoción no tiene nada que ver con que la película sea buena (todo es probable); tiene que ver con que Llosa es una chica peruana con la que tal vez uno pudiera haberse encontrado en la calle; la emoción tiene que ver con que Solier es peruana, de extracción humilde, con la que también uno pudiera haberse encontrado en la calle; y de pronto ambas están donde nunca ningún peruano en lo que se refiere a reconocimientos internacionales artísticos ha estado antes, donde posiblemente nadie que uno se encuentre en la calle ha estado antes.

La emoción también tiene que ver con que, hasta que los sabihondos digan lo contrario, el premio SI tiene prestigio, no es una lengua de MTV, ni un premio Herralde, ni Planeta, ni tu restaurante exitoso de comida peruana en otro país. Es cierto que no es la Palma de Oro pero igual, vale y mucho.

Qué puedes hacer, tú también tienes tu parte peruanita, tu nacionalismo chiquito que se emociona, tu pequeño rinconcito blanquirrojo a donde tu racionalidad no llega. Pero tampoco seas masoquista, para qué vas a ver el Tribunal de la tele, "leer" a Godoy o lo que los de Ch. privada tengan que decir al respecto. ¡Ya pues!

Tu tercer párrafo sí me parece interesante (los otros son de interés pero involuntariamente), ¿pero por qué en vez de "Forrest Gump" no dices "El nacimiento de una nación"? La pregunta no es retórica, por si acaso.

Igual, tú eres mi persona "yo no soy como los demás" favorita

saludos

Enrique Patriau dijo...

Cabe emocionarse legítimamente por el premio a La Teta Asustada, aunque después no te agrade del todo (algunas reseñas no son muy halagadoras, la de El País, por ejemplo). Míralo de esta pragmática forma: puede ser un impulso clave para el cine peruano (eso espero).

P.D. ¿Esa cita es real?

schatz67 dijo...

Luis,

De acuerdo contigo en la desazón que manifiestas por todos los nuevos pasajeros que se aúpan al carro de la película.En ese sentido
la retórica de García no solo es indescifrable sino también paradójica viniendo de un tipo que se ha zurrado en todos los juicios de violaciones de derechos humanos y que tiene como vivepresidente a un tipo que comparte esa misma visión.

Tratando de separar las cosas te debo confesar que a mí me ha entusiasmado el premio a la pela por tratarse de un tema álgido y que siempre es mirado de costado por muhos componentes de esta sociedad.Mientras fujimoristas,apristas,ultra-derechistas y hasta el mismo Yuca Cipriani se empeñan en meter la tierrita debajo de la alfombra y hacer de cuenta que "aquí no ha pasado nada" muchas personas ,sin DNI ,sin tierra y sin familia,siguen esperando justicia,vindicación de sus derechos y ayuda para poder recomponer sus vidas, enterrar a sus muertos o simplemente poder saber que pasó con los familiares que nunca más volvieron a ver.

Por eso,en un país donde una turba asalta impunemente "El ojo que llora" es importante que este tema se vuelva a poner en agenda y la sociedad internalice todos los efectos que este conflicto sigue teniendo en un país indolente por tradición.Ese,independientemente de cualquier consideración cinematográfica o chauvinista ,es el verdadero mérito del reconocimiento que ha tenido la directora y la película.

Sobre la película conversaremos cuando haya la oportunidad de apreciarla con detenimiento y una vez que los efluvios del premio se hayan desvanecido.Todo lo demás, los reconocimientos públicos,las declaraciones inflamadas y los apresurados reconocimientos es pura pose y oropel.Quiero verles las caras cuando se vuelva a poner toda la carne en el asador y se vuelvan a llamar a las cosas por su nombre.

Saludos

Jorge

Luis Aguirre dijo...

Holas:

Pues sí, claro que me emocioné, así empiezo el post. Pero luego repensé un poco esa emoción. Y también empecé a leer las reacciones. Me comencé a hacer muchas preguntas.

No recuerdo si cuando Santiago Roncagliolo ganó el Alfaguara hubo una reacción similar. Pero sí recuerdo bien que el premio no evitó que algunos críticos pulverizaran la novela. Quizás lo que me molesta es que de pronto salieran voces hablando de envidias, complejos y sonsera y media, en vez de seguir el juego del debate propuesto. Es un poco irracional, ¿no? Ahora otra vez se habla de complejos -mira el post de Heduardo- y no puedo evitar pensar en cómo García dijo lo mismo cuando las voces críticas cuestionaban su modelo. Por un lado hay un oso de oro y por el otro cifras macroeconómicas envidiables. Pero es el mismo lenguaje. ¿Qué es precisamente lo que está en juego aquí? Esas son las preguntas que me hago.

Byslah: no entiendo bien tu pregunta. Mencioné Forrest Gump porque fue una película que barrió con los Oscar, tocaba temas "históricos", y tenía como protagonista a un personaje que se consideraba a sí mismo "poco inteligente". Pero, ¿acaso cabía interpretar la película como reflejo de la problemática de un savant o más bien había que detectar el simbolismo detrás? A eso iba mi comentario, quizás no fui claro. Pero también podemos hablar de "El nacimiento de una nación" sin duda, que aún sigue sacando ronchas. Ensalzada técnicamente, denigrada ideológicamente. Es un debate eterno.

Enrique: el lado pragmático es el lado más importante. Pero finalmente será cosa de cómo la gente vinculada al cine empiece a moverse apuntalada por este premio. La verdad pienso que ser director de cine debe ser uno de los trabajos más difíciles que existen. Tratar de mantener una visión haciendo malabares con el dinero saca de foco a cualquiera, sobre todo si no estás dentro de una industria (o sea, Hollywood).

Y la frase es real y literal. Un ejemplo de cómo llevar la gramática a sus límites más insospechados. Pero lo interesante es cuando Godoy dice que la Teta es "un reflejo de lo que somos". Recomiendo leer un post de Daniel Salas en el GCC sobre el realismo ingenuo y contratastarlo con la frase godoyina.

http://grancomboclub.com/2009/02/antes-de-ver-la-teta-asustada.html

muchos saludos y gracias por los comments

byslah dijo...

Mi pregunta se refería un poco a la discusión que se ha armado en el GCC, aunque creo tú lo planteabas desde otro punto de vista.

No sé si cuando dices lo de Roncagliolo te refieres a ti mismo o al mundillo cooltural en general; pero si es a lo último, nada se compara a las reacciones a las críticas a la segunda novela peruana que ganó el premio Herralde de novela (la primera fue "La noche es virgen" de Bayly, me parece que el hoy sacrosanto Roberto Bolaño era parte del jurado, pero igual el premio ése no era "muy importante" en ese entonces, importante fue recién cuando lo ganó esa otra novela) que se abrió un blog colectivo para criticar a las críticas (aahhhh... lejanas épocas de la "aristocracia" blogueril) y que casi podría decirse que fue para eso porque los entusiasmos amainaron al poco tiempo y alguien se las arregló para publicar en una revista "nice" de CCSS un artículo muy científico que concluía que las críticas a tal novela eran fruto de la "mala leche" (oh, es el eterno retorno) y la envidia.

¿Si a un crítico no le gusta, deberá también justificar qué le vió el jurado de Berlin? (si a un espectador no le gusta, pues no le gusta)

saludos

Enrique Patriau dijo...

Luis, por descifrar esa frase, mínimo espero un Oso de Oro.

Digamos que la gramática no es el fuerte de JAG.

aversh dijo...

primero muestra el poster, despues ofrecelo como premio.

aversh si existe...