lunes, 9 de febrero de 2009

¿Por qué no respetamos el CD?

Sandro Mairata, periodista peruano, escribió un balance de fin de año musical del país que le concierne para la revista Rolling Stone-Colombia en diciembre del 2008. Además de consignar como destacable esa redundancia tropical llamada Bareto, también mencionó brevemente la quiebra de TDV, Tecnología Digital Victoria, lugar a donde muchos grupos y artistas peruanos enviaban sus másters para obtener CDs originalísimos producidos con gran tecnología. Desde ahora solo queda solitariamente Laser Disc Peru. He googleado el caso, pero no hay mucho que hallar en internet. En realidad, nada.

No sé exactamente qué significa ese colapso para el mercado peruano. Pero lo evidente parece ser que la piratería y el mp3, cual bacteria pseudomona aeruginosa, está carcomiendo con mayor virulencia el viejo modelo de negocios musicales y, además, destruyendo nuestra capacidad de oír mejor. Los CDs de disqueras -salvo los peruanos- son en su mayoría argentinos, o colombianos, o mexicanos, brasileños o chilenos. ¿Precio? Un promedio de 44 soles para arriba vía importación + IGV. Primer elemento disuasivo para cualquier interesado. El segundo y mortal elemento es la portabilidad del mp3 y su obtención casi gratuita. Por más que la diferencia de sonido entre un CD y un mp3 sea notoria en favor del primero, el CD original tiene el respeto de pocos. ¿Por qué incluso pierde frente al adefesiero vinilo, maravilloso para la vista, pero irritante para el tímpano en algunos círculos melómanos?

El proceso es irreversible. Entre la cultura de la informalidad -ideología para algunos- y la web los que queremos pagar por música de alta calidad en el formato tendremos el dinero, pero pronto no habrá de dónde escoger. 

OTROSÍ: Sandro Mairata en su página cuenta la historia de otro colapso: la Rolling Stone-Colombia (que se dedicaba también a informar sobre los asuntos musicales peruanos) no va más. La compraba siempre. Una pena.


5 comentarios:

Flavio dijo...

¿Vinilo malo para los tímpanos? Ud. necesita escuchar un disco de vinilo fino en un tornamesa "de verdad" (es decir, verdaderamente de alta calidad), con eso se dará cuenta que la calidad del vinilo es por lo menos igual a la del CD... ocasionalmente, mejor.

Luis Aguirre dijo...

Lamentablemente, Flavio, la "calidad" del vinilo es un concepto enteramente subjetivo. La comparacion vinilo-cd en relación a la fidelidad no resiste comparacion. El CD -lo digital- es superior, objetiva e infinitamente.

Pero, ¿hay casos en que un vinilo se "escucha mejor" que un CD? Sin duda: son esos albumes en vinilo de la era pre-cd que, al pasar a CD, no han sido remasterizados. La masterizacion para vinilo es un proceso especial solo aplicable al vinilo. Es por eso que una trasposicion simple y directa de ese master a CD jamas llenará las expectativas audiófilas. Se escuchará "flojo" y "sin fuerza". Es como ver en una pantalla HD un video de VHS. Se requiere ir a la mezcla final de las cintas originales y remasterizar.

Es verdad: hay gente que gasta un dineral en tornamesas "de verdad". Pero eso solo mejorará el sonido en relación a los tornamesas "de mentira", no al CD. En todo caso, no solo es necesario el tornamesa "de verdad": también se necesitarán carísimos parlantes "de verdad" o, de lo contrario, estupendos audífonos "de verdad" para el total disfrute, lo único que en la cadena de emisión a recepción musical se mantiene en análogo, al menos hasta que nos podamos injertar chips en las oídos.

saludos

litio dijo...

Hola Luis. Sigue causándome extañeza tu defensa cerrada del CD. Entiendo que afirmes que el sonido digital es mejor que el analógico, aunque no lo comparto (y me parece que hay razones físicas para afirmar lo contrario), pero igual esa es una discusión vana pues los medios analógicos no son viables masivamente en la era digital. Entonces no nos distraigamos con eso, hagamos como que no existen vinilos ni casettes. Existen los CDs y cientos de formatos de audio digital.

El CD reproduce audio en stereo a 44.1KHz y 16 bits. No puede hacer ni más ni menos, jamás. El oído humano puede oír mucho mejor que eso. Estas especificaciones no son la mejor imitación de la realidad, son lo mejor que se podía lograr con la tecnología existente en 1982 y para un producto accessible al público. Vamos, la tecnología avanzó mucho y ahora se puede obtener mucho mejor sonido en mucho menos espacio. No estoy hablando del mp3, por supuesto. Es cierto que los equipos de sonido y reproductores portátiles basados en mp3 nos tienen encerrados en un mundo de muy baja fidelidad, ¡pero la salida no es volver a una tecnología de hace 27 años!

Luis Aguirre dijo...

Hola litio: disculpa por la demora en responder. Pero nadie está volviendo a una tecnologia de hace 27 años. Esa tecnología sigue funcionando. Se intentó con los Super Audio CD (más resolucion), pero hasta ahora no hay pruebas de que el oido humano pueda percibir la diferencia entre aquél y el CD (por más que exista gente que jura y rejura que sí se escucha mejor). Hay todo un terreno donde la subjetividad juega malas pasadas. La "audiofilia" -si es que tal secta existe- es un laberinto.

No sé si la discusión vinilo- CD sea vana porque se siguen imprimiendo vinilos bajo el eslógan de que se escuchan mejor (Radiohead incluido).

Mi defensa del CD no es cerrada, pero sin duda es una trinchera en la que me instalo solo como instinto de preservación frente al mp3.

Que siga la discusión.

saludos

DJ dijo...

Ustedes me llamaron la atencion y definitivamente usando un tornamesa de verdad, claro que cuesta y porsupuesto que se escucha mejor sea vinilo o no.
En la actualidad el CD esta perdiendo la vatalla. Para estas alturas Los tornamesas y cualquer equipo de sonido,los reproductores portatiles deven de ser compatibles con un "USB" y no es caro, es mas calquier taxista tiene uno en su auto,que te cuesta vajarte un programa de audio por internet "gratis" la cancion o el albun que mas te guste "gratis", lo combiertes en el formato que tu quieras, imagino que con 360 kbps son sufificientes amenos de que no seas mas exijente, y lo embias a tu "¡pod", reproductor de "MP3", o a tu celular (todos tenemos uno)o asta un sensillo dispositivo de almasenamiento masivo "USB" es una sujerencia, el detalle nadamas es conseguir algun dispositivo compatible pero pues no es nada que la pirateria no pueda arreglar yo me compre un amplificador ace unos dias y no me quejo.